Archive for marzo 2009

El otro día haciendo la compra, sentí un impulso súbito de meter un objeto en el carrito (además de las cuatro botellas de Lambrusco). Agarré el estuche metálico y cilíndrico, azul con letras blancas, lo deposité con el resto de mercancía y continué con mi viaje por los distintos pasillos del supermercado.

Llegué a casa y abrí el bote. Retiré el papel de aluminio que lo cubría y la crema blanca despidió su aroma característico. "Huele a... huele a... a...". Mientras la extendía por mis brazos dí con la respuesta. Salí corriendo de la habitación para buscar a mi madre y en cuanto la encontré le planté mi antebrazo ante las narices y la insté a olerme.

- ¿A qué huele, mamá?

Me miró como siempre con excepticismo, casi a punto de pronunciar lo de siempre ("estás loca"). Pero de pronto sus ojos se abrieron desmesuradamente. Lo reconocía, pero su lengua patinaba entre sus labios. No sabía qué era exactamente.

- ¿No te huele a Verano?

¡¡¡Sí!!!

De niños, al volver de la playa, mi madre nos echaba crema de Nivea (los after sun se inventaron mucho después) para suavizar nuestras pieles y aliviar posibles quemaduras provocadas por el sol. Por eso, todos los veranos de mi infancia se veían impregnados del aroma de Nivea. Y entonces reflexioné unos instantes. Me llevé la mano a la boca y lamí el dorso. Nada. No sabía a productos químicos. No sabía a nada. Sonreí. Nivea...


Y automáticamente pensé en ti. Porque siempre, haga lo que haga, acabo pensando en ti.

Olor a Verano

Posted by : Any R 14 Comments
¿Cómo puedo echarte tanto de menos?

Hoy he sentido algo extraño. Día a día, va costando menos. El sol caía a plomo y en la sombra la brisa te ponía la carne de gallina. Fue duro. Pero no dejé de correr, incluso de apretar el paso, hasta que no escuché la voz de "¡ya!". Y después circuito en línea, y arrancadas (sprint de toda la vida). Y llegar a casa para darme cuenta de que no sé estirar los puñeteros glúteos. Así que seguirán doliendo (tengo que empezar a aplicar lo que he aprendido hoy en internet para poder sentarme sin cagarme en todo...).

Bueno... Yo había dicho algo... Y siempre, siempre, siempre cumplo mi palabra...

Suspiro, pensando en ti, antes de entrar en el baño. Como siempre, dejo la puerta abierta para poder escuchar la música. Tengo puesto el segundo CD de Colección Privada, el de los remixes. Suena "Entender el amor". Muevo la cadera al ritmo de la música mientras me suelto la coleta mirándome al espejo. Las ojeras no desaparecen... Ni lo harán... Me gusta quedarme hasta las tantas contigo... Sonrío al pensarte. Y te deseo aquí mientras me quito la camiseta. Detrás va el resto de la ropa. Cierro los ojos y pienso que son tus manos las que me libran delicadamente de cada prenda. Ojalá fuese real. Abro el agua un poco antes, para que salga ya caliente cuando entro en la ducha. Me dejo empapar, pasando las manos por el pelo y por el rostro, por el pecho, por el vientre... Ojalá estuvieras aquí. Entonces cambia de nuevo la música, el CD ha empezado otra vez. Y no puedo evitar seguir pensando en ti, asociándote con la música.



Disfruto de cada detalle de la canción, mientras las gotas de agua resbalan por mi piel y muevo la cadera al ritmo. Poco a poco sumo el pecho, los brazos... Bailo bajo la lluvia. Tengo que imaginar que me miras... No puedo evitarlo. Y entonces, amortiguados por el agua, escucho unos pasos.

No me importan. Ya se irán.

Pero no se van... Se acercan...

"Vuelo y luego caigo..."

Cuando siento la presencia al otro lado de la mampara, abro los ojos y te miro. Mi corazón se desboca... Eres tú. Temblando de pies a cabeza, abro la corredera. No puedo creerlo y tengo que tocarte para poder asimilarlo. Tú cierras los ojos al contacto de mi piel mojada sobre tu mejilla. Sin decir nada, comienzo a desabrochar los botones de tu camisa. Sonríes, abres los ojos y comienzas con el pantalón. Tardamos tanto en desnudarte que siento que me moriré de angustia. Pero al final, me hago a un lado para dejarte entrar. No puedo dejar de tocarte. Cada fragmento de tu piel es algo nuevo, es algo antiguo, es algo que llevo tanto tiempo deseando... Y ahora estás aquí, haciéndome temblar de excitación. Abro el agua de nuevo y dejo que caiga sobre nosotras. Estás preciosa con el pelo empapado. Las dos sonreímos justo un segundo antes de permitir a nuestros labios acercarse para conocerse. Y cuando tan sólo queda un instante para rozarnos, desapareces y es la fría pared la que acaricia mis labios con suavidad.

Abro los ojos y suspiro. Desearía tanto tenerte aquí...


Ais... Quiero un abrazo. Hoy no me apetecía quedarme sola en casa... snif snif.


************************************


"He aprendido de ti prácticamente todo lo que sé. Aprendí lo que significa la humildad, la responsabilidad, el esfuerzo, el trabajo duro… Antes de irte lo eras todo para mí. Eras mi baliza en el mar, mi faro al llegar a la costa, mi estrella polar… Quizás por eso se me hizo tan difícil aceptar que te fueras. Me enfadé tanto contigo… Me habías fallado. Pero ya no soy una niña. Y pese a que no te justifico en absoluto, lo entiendo perfectamente. Simplemente eras un hombre. Sentí alguna vez las ganas de romper con todo y escapar, al igual que tú. Sentí la angustia de saberme atada de por vida a un destino. Sólo intentabas escapar. Sólo ser libre. Quizás yo habría hecho lo mismo en tu situación... No, no habría podido. Y te admiro por tu arrojo, aunque no esté de acuerdo (estuviese cuadra mejor) con todo lo que hiciste después."

Sola

Posted by : Any R 5 Comments
¿Puedes ver cómo brillan las estrellas esta noche? Son casi tan hermosas como tu sonrisa. E igual de lejanas... Entre tú y yo hay un infinito uniforme que nos aparta cuanto más deseamos encontrarnos. Hace presión, como las manos del destino sujetando a cada una a un lado del ring. Pero en algún momento sonará la campana y las manos soltarán la presión, dejarán que nos acerquemos. Y comenzará la lucha... Tus brazos contra los míos, nuestros pechos apretándose y los labios recorriéndose con todo el fragor de la batalla. El sudor resbalará por la espalda, perlará nuestras frentes, empapará nuestros muslos... Vaya... Te deseo... ¡Qué novedad!






Resumen de la semana:

1. He suspendido el examen de moto. Tiempo del circuito: 26,16.

2. Ya no tengo trabajo, he renunciado.

3. Retomo trabajos creativos que había abandonado (iniciando el proyecto fotográfico con mis dos minibollos favoritos y volviendo de nuevo a la pobre novela).


***************************

"¿Sabes? Hace un año pensé que lo tenía todo. Tenía un trabajo, tenía independencia económica de mamá, tenía un coche… Estabas orgulloso de mí y me alegro de que no vieses más. De todas formas descubrí que ese “todo”, no era lo bastante importante. Incluso me cuesta mucho menos sonreír ahora que lo he perdido. Curioso, ¿no? En el trabajo me dijeron que no valía; al quedarme sin él, no podía mantener el piso; y el día de navidad empotré mi Alfa Romeo en un 206. Pero en fin… Tengo mucho que contar, y esa ha sido siempre mi prioridad. Sentir, vivir, conocer, aprender… No necesito más. ¿Ser feliz? La felicidad no es más que una suma de momentos que nos empuja a querer vivir pese a todo lo malo que nos ocurra. Yo siempre he elegido vivir. Y nada va a hacerme cambiar de idea… Así que creo que puedo asegurar que he sido, soy y seré feliz. Por momentos, en pequeños instantes, pero existe. Es suficiente.

Te echo de menos, señor R. Sé que no nos veíamos demasiado, pero me gustaban esos pequeños momentos. A pesar de que me los tomase como una obligación, a pesar de las broncas con mamá a la vuelta, tras recitar la sarta de mentiras que me habías vendido, a pesar incluso de que te interesase más la casa que saber un poquito más de mí. Porque sí, me sigo llevando con Rf., pero dejó de ser mi mejor amigo a los 15 años… Y siempre preguntabas por él… Pero no iniciaré una sarta de reproches. ¿De qué servirían ahora? ¿De qué habrían servido nunca? No. Los reproches ya no importan, las venganzas ya no importan, los rencores se han esfumado. No, ya no siento rencor. Simplemente, lo siento."
Posted by : Any R 7 Comments
No me gusta la sensación de no recordar... No me gusta la sensación de no saber lo que he hecho. Me revienta hacer cosas que normalmente no haría, sin poder controlarme, sin poder analizarlas después mediante el recuerdo... No debería haber bebido tanto. Pero lo hecho, hecho está. Aunque luego tuviesen que contarme un regreso a casa que no consigo recordar en absoluto, mensajes que no debería haber enviado (además de a números equivocados...), ausencias, vacío, confusión... Lo hecho, hecho está.

Me duelen los brazos y la espalda de haber empujado la moto aprendiendo la entrada al examen de mañana. Tengo pocas esperanzas de aprobarlo. Pero las tengo. Tengo que intentar tragarme los nervios y hacerlo como en los últimos minutos de las prácticas, donde voy con seguridad, comiéndome el cronómetro, pasando las paralelas y acelerando a fondo... Tengo tantas ganas de sacar el carnet y llegar a tener la moto de mis sueños...





"Te hablaba de la pluma, pero como siempre perdí el hilo. Lo retomaré. Te hablaba de ella por una razón. No podía escribir esta carta sin ella, papá. Y aunque no tengo entre manos precisamente el mismo objeto, he encontrado la misma marca, el mismo modelo, con el mismo lacado y los detalles en oro. También empecé a mirar las Mont Blanc. Me habías prometido una cuando publicase mi primer libro. Pues voy a hacerlo, papá. Algún día, por supuesto sabes que siempre se me dio genial eso de dejar para mañana las cosas (como con los deberes de mate, a pesar de que intentases obligarme a llevarlo todo al día).

Hacía tiempo que no escribía con pluma. Ahora va todo por ordenador. A ti no te gustaban nada. Por eso me pediste la Olivetti. Lamento habértela dado. Era como la pluma, papá. Era un recuerdo de ti. Y al igual que para las preguntas, no tengo valor para acercarme a esa mujer y pedirle que me la devuelva. ¿Qué le importa a ella, si ni siquiera le importabas tú? Pero no quiero hablar de nadie que no seas tú, o que no sea yo. Y hay tanto que decir que meter todavía más temas sería motivo de novela. Algún día… ¿Quién sabe? Quizás me anime a contar parte de mi vida, cuando tenga una perspectiva más amplia de mis recuerdos.

¿Sabes? Me resulta difícil verme ahora. Porque me da la impresión de que todo lo que hago tiene que ver contigo. Quién me lo iba a decir, ¿eh? Pero sí. Comprarme la misma pluma, meterme a policía, mirar las Mont Blanc (que son muy caras y muy chic, pero no me gustaron nunca demasiado)… Sigo poco a poco recopilando canciones del coche. Aunque por más que busco la lista que hice antes de… en fin, de que te fueras, no puedo encontrarla. Pero si tengo que empezar de cero, lo haré."

En blanco

Posted by : Any R 3 Comments
En ocasiones me gustaría saber pedir un poco más en lugar de tratar de ofrecer lo que creo que se espera de mí. Me gustaría poder pedirte un momento contigo. Poder tomar ese momento y moldearlo, aplastarlo a voluntad y estirarlo para que durase una vida... Pero no sabemos... ¿Quién lo sabe? Sólo sé que quiero algo... Quiero algo contigo.




"Tengo tantas ideas dando vueltas en mi cabeza, que sin duda esto será un caos. Pero también tú eras así. Porque con el tiempo entendí que sólo eras un niño grande, caprichoso, egoísta, irresponsable… Te obligaron durante demasiado tiempo a ser un hombre recto e intachable. Pero tú eras como F… Eras un chico libre y alocado, algo travieso, pero con un corazón de oro. Pese a toda la rabia y la mala leche, eras una buena persona. La típica cerca de la que quieres estar siempre. Siento haberme dado cuenta tan tarde. Pero era difícil identificar tu camino sin haber empezado a recorrerlo. Ahora te entiendo un poquito mejor. O eso me gustaría. Eras un artista, ¿verdad? Un artista frustrado que nunca tuvo el valor de F. de seguir sus sueños (pese a las amargas consecuencias que debe soportar ahora). En ese punto fuiste más como S. Te embutiste pronto en las responsabilidades, dejando a un lado los sueños de aviones y tanques de guerra. Yo no quiero volar tan alto como F., para caer después. No quiero ser como S. o como tú y encerrarme en un trabajo y una casa, una vida de responsabilidades y alcohol para aguantar un día más (aunque S. remonta el vuelo, te gustará saberlo). Yo quiero ser más lista. Quiero seguir tu camino, sí, pero a mi manera, por mis motivos. ¿Recuerdas lo que me decías de niña? Te ponías serio, con esa cara de ogro malo de película y hacías sonar tu voz alta y clara: “Tú de mayor vas a ser policía, pero no una pringada como yo. Tú vas a llegar a comisaria”. No sé por qué, pero últimamente recuerdo muchas de las cosas que me has dicho alguna vez… Esa, especialmente, es la que me ha llevado a apuntarme a la academia, a preparar las oposiciones con unas ganas que no le había echado ni a la carrera. Aunque sabes lo poco constante que puedo ser, a ver cuánto me dura. Pero quiero hacerlo. Quiero ser policía, igual que tú."

Algo contigo...

Posted by : Any R 8 Comments
Con el tiempo me he dado cuenta de que soy profundamente exhibicionista. Quizás es que busco el apoyo de la gente, quizás su atención... Quizás simplemente me gusta que la gente sea partícipe de quién y cómo soy... Es por eso que decidí publicar algunos fragmentos de la carta que escribí a mi padre...

"¿Recuerdas aquel cumpleaños en que yo te pedí un regalo por primera vez? Me regalaste una Parker Sonnet, con lacado en azul y negro y detalles y plumín de oro. ¿Recuerdas lo que ocurrió con ella? Sí, la perdí. Como todo lo que me importa en la vida, que tarde o temprano se esfuma. A veces sin darme cuenta siquiera de que me importase. En fin, la vida es así, también lo fue para ti. Ahora que ya no es posible, me habría gustado conocerte mejor. ¿Sabes? No consigo quitarme de la cabeza la cinta que siempre llevábamos en el coche… Pensaba recopilar todas las canciones con ayuda de mi memoria, de S. y de F. Pero vaya… Estaba pensado para regalártelo a ti. Cuando empecé a hacer memoria, descubrí que tú no eras sólo mi padre, esa figura divinizada que pasó de HEROE a VILLANO a golpe de abandono. Eras un ser humano, una persona con sus intereses e inquietudes. Entonces las preguntas se agolparon en mi mente. Preguntas que sólo tú podrías responder. Preguntas que nunca podrás contestarme. Hay una en especial que me atormenta. Me contaste muchas mentiras sobre mi nombre. Me hiciste creer que ANA siempre fue la mejor opción. Pero no fue así. Mi nombre tenía que haber sido Alicia. A ese acuerdo habías llegado con mamá antes de ir al registro. Pero a la vuelta, habías cambiado de idea. ¿Quién era Ana, papá? ¿Quién era esa mujer que se colaba en tus sueños y cuyo nombre gemías mientras dormías? Nunca conseguí el valor suficiente para esbozar el interrogante delante de ti. Ahora, cómo no, ya es demasiado tarde."



Exhibicionista

Posted by : Any R 3 Comments
Estas fechas se están convirtiendo en un suplicio... No recuerdo que las cosas fuesen así hace años... ¿Por qué de pronto ahora sí? Me da vueltas la cabeza alrededor de cierta carta sin terminar, del momento oportuno... Recuerdo aquella vez que dejé de enviar un mensaje a sabiendas de que haría a alguien completamente infeliz con ello...

Mierda... ¿Por qué todo esto me tiene que hacer sentir tan mal tanto tiempo después?

Intento respirar hondo. Pero no llega. "No le pongas nombre" me había dicho una amiga, "o se apoderará de ti para siempre". Es ese sentimiento de impotencia, de rabia, de tristeza, de dolor, de angustia... Vuelve para recordarme que el año pasado no hice lo que debía. Me recuerda que no estaba cuando tenía que haber estado, que recibí la noticia por una completa desconocida en un puñetero aeropuerto... Me recuerda la espina que siempre llevaré en mi alma.

Hay quien odia la navidad... Yo creo que empezaré a odiar esta semana de marzo... Sólo esta...

¿Y si termino la carta? ¿Y si consigo escaparme de todo el mundo el jueves y se la llevo con una rosa? ¿Y si se la leo? Yo sola, para que nadie más pueda ser partícipe de mis lágrimas, para que nadie me vea derrumbarme, para... para...

¡Cuántas cosas ocurren en un sólo año!



Tú me prometiste volver...
...

Tú me prometiste volver

Posted by : Any R 12 Comments
Ojalá tuviera ya el carnet de moto (y la moto...) o ojalá no hubiese siniestrado mi coche el día de navidad. Ojalá no fuese tan responsable y olvidase todos los compromisos que tengo por cumplir... Y ojalá no hubiese vuelto a la economía de estudiante mantenida de mamá. Pero las cosas pasan por alguna razón. Y quizás todo eso me indica que debo tener calma pese a lo impulsiva que tiendo a ser. Tendré calma.


Todos los días voy caminando a la academia. Son 40 o 45 minutos de música, verde e ideas inconexas. Pero en todo ese tiempo, se mantiene siempre una constante: tengo que mirar el reloj. Sin embargo, me he puesto normas. No puedo mirar el reloj en cualquier sitio (además no valdría de nada). Hay ciertos puntos del camino en los que tengo permitido observar la esfera de números digitales para darme por enterada de si voy con retraso (y aprieto el paso) o si voy en tiempo (y me relajo). Pero siempre me ocurre lo mismo. En puntos intermedios a estos "controles", siento la imperiosa necesidad de mirar la hora. Tengo que emplear toda mi fuerza de voluntad para dominarme y seguir caminando hasta el siguiente punto. Siempre lo consigo...

Pero llegas tú. Y contigo el tiempo deja de existir. Contigo, me encuentro mirando el reloj cada cinco minutos, acusando con más gravedad el paso del tiempo... Tiempo sin tenerte conmigo. Y entonces desearía poder ser un espejo en tu cuarto, para ser la primera que te mirase cada mañana.



Primer boceto inconcluso de un futuro proyecto.

Posted by : Any R 9 Comments
Una vez mi hermano me contó que una noche no pudo dormir. Se desveló y a las 2 de la mañana, decidió que no aguantaría más.

Bajó las escaleras y salió a la calle. Seguramente hacía calor en Madrid. Caminó un par de calles, hasta que encontró su coche aparcado. En el limpia tenía enganchada una multa. "Genial" pensó, "otra para la colección". La sacó con una pericia inusitada mientras con la otra mano metía la llave en la cerradura y abría la puerta. Suspiró al recostarse sobre el asiento. Encendió la radio y rebuscó en la guantera algún CD, cambiándolo por la multa. Ya no tenía demasiado espacio. Introdujo el disco en el aparato y lo dejó sonar. Y ahí estaba, primera canción.



Condujo durante casi cinco horas, con las lágrimas cayéndole por las mejillas. Tenía tantas ganas de verle... Llegó a Bilbao con las primeras luces del día. Aparcó sin problemas, apenas había coches por la calle. Tuvo la suerte de que alguien se dejase la puerta de abajo abierta, así que no tuvo que llamar al timbre hasta que no estuvo a escasos metros de él. De todas formas, optó por el método rebuscado. Cogió el móvil y le llamó. Una vez, dos, tres... A la cuarta, una voz somnolienta se presentó, ligeramente cabreada.

- Ve a la puerta, cariño, por favor.

Escuchó los resoplidos. Pero se había acostumbrado a cumplirle los caprichos, así que se levantó y se puso la bata encima, sin llegar a cerrarla. Caminó con pasos lentos y cansados por el pasillo y abrió la puerta de su casa. Se despertó por completo cuando sus ojos vieron la sonrisa inmensa del chico de sus sueños. Sin poder pensar si era real o soñaba, se lanzó a su cuello y besó sus labios.


Vale, admito que me he imaginado la historia a mi manera. Mi hermano sólo me dijo que había hecho caso a la canción y que se había chupado 5 horas en coche para ver a un chico. Eso es lo que querría hacer yo ahora mismo... Parece mentira que pueda extrañarte de esta manera desde el instante en que dejo de poder hablarte.


En mis sueños, cojo las llaves y me subo a la moto para ir a buscarte al otro lado del mundo.

"I drove all night to get to you"

I drove all night

Posted by : Any R 11 Comments
No quería irme a dormir sin haber terminado el boceto de tu rostro. No podía... Por fin he encajado esos labios que empiezan a volverme loca con su ausencia. Lamento de veras no tener más talento, no ser capaz de plasmar en el papel todo lo que veo en ti. De todas formas no es más que un primer boceto. Porque tengo tantas ganas de ti que volveré a recorrer el papel con las manos manchadas de la mina de carbón del lápiz, escarbando en lo más profundo del folio para sacar fuera de él tus rasgos y mis sentimientos. Tu sonrisa... Me vuelve loca tu sonrisa...

Hay tantas cosas en la vida que no entiendo... Pero me gusta cómo a veces parece que todo es una estratagema del destino. Todo. Tú. Apareces cuando debes, atándome a tus palabras y a tus sentimientos de una forma inevitable. Paso a paso, te fuiste acercando a un pajarillo herido en plena caída y has conseguido que remonte el vuelo simplemente mostrándole tu sonrisa.

Seguiré buscando las palabras que definan todo lo que me haces sentir. Seguiré tratando de tragarme tu imagen para poder llevarla lo más profundo que pueda dentro de mí. Seguiré deseándote sin llegar a entender siquiera el cómo, el porqué o el cuándo... Conservaré mi paciencia intacta para cuando por fin pueda besarte.




"And i feel your ghost... How long, how far..."



P.D: Por cierto, gracias, Ben-Hur, por todos los premios que me has dejado. Aunque no soy de las que siguen las normas. Realmente podrían fabricarse premios de verdad... Hacer una mini-comunidad y otorgar un número limitado de premios con candidatos, votaciones y finalmente premiados. Eso sería algo más competitivo, y quizás más enorgullecedor. ¿Alguien se anima a que creemos un grupo en un nuevo blog sólo de premios y lo intentemos?

Insomnio obligado

Posted by : Any R 4 Comments
Agarro suavemente el lápiz y lo dejo resbalar por la hoja en blanco. Con un par de trazos descubro la forma de tu cara, tu pelo, tu cuello... Me fijo más en tus ojos, en su luz, en su color... A veces pierdo minutos enteros empapándome simplemente de ti, de tus detalles.

Sonrío al atacar esa parte de ti que tanto me gusta... Tus labios son una dulce tortura. Puedo dibujarlos ya de memoria, pero no puedo tocarlos. Confieso que es por eso por lo que los dibujo, por las ganas que tendría de repasarlos con mi boca.



... Me apeteces...


Hoy ha sido un buen día. Aunque admito que estoy tan reventada que no puedo ni cerrar los ojos para dormir. Me dedicaré a tumbarme en mi cama con la luz apagada, mirando al techo e imaginando tu respiración junto a mi cuello. Entonces, poco a poco, cerraré los ojos. Suspiraré y me daré la vuelta para que me abraces. Y a pesar de que no estás aquí, a pesar de que no pueda sentir tu calor, dejaré que mis sueños me inunden precisamente en ese momento para poder encontrarte con toda la fuerza con la que lo ansío.

Qué curiosos son los sentimientos. Hoy he estado repasando recuerdos... Y podría decirte tantas cosas de ellos... Algún día desharé migaja a migaja cada paso que nos ha llevado a donde estamos. Porque cada paso que me acerca a ti, es un paso bien dado. Es un paso que deseo apurar cada día más.

...Porque tengo ganas... Ganas de ti...



"Me disfrazo de ti, te disfrazas de mí... y jugamos a ser humanos en esta habitación."

Ganas

Posted by : Any R 5 Comments
Los viernes todo camina un poquito más despacio que de costumbre. Miro el reloj y me asusto al ver que ya voy cuatro minutos tarde. Pero de pronto levanto la vista de nuevo y me cruzo en el mismo punto con la chica de rizos y la señora del paraguas. Cuando llego al callejón pasa el chiquito con gafas y está la madre con los dos niños que juegan a las carreras por el callejón (aunque hoy también viene papá con ellos). Llego a la academia exactamente cuatro minutos tarde. Ya está abierta, vale, esos cuatro minutos suponen que no llego para pillar al profesor al que le toque abriendo la verja. Pero poco más...

Hoy no voy a ir a correr... Básicamente porque ya me destrocé bastante la garganta ayer. Me he ganado, aparte de la congestión, la tos de marras. Ais... Así que hoy toca día de relax (que no noche). Me iré por la tarde a tomar algo con mi amor platónico, para recibir miles de consejos, unas cuantas sentencias y alguna que otra bronca. Realmente me apetece. Y luego coche y a atravesar media Galicia hasta Bueu. Mi madre me echa de casa para que venga su nuevo novio, así que para no sentirse culpable, me deja el coche para que pueda hacer lo que me venga en gana (aunque ya intentó que me quedase al ver que sigo con el trancazo a flor de piel y empeorando... xD). Sobreviviré, como hago siempre.

Y no me queda más remedio que echar de menos. Es curioso. A veces ocurren cosas que no habrías esperado jamás. Este blog no ha dejado de ayudarme, de reportarme momentos inolvidables, descargas insustituibles y amistades. Sí, amistades. Porque hay veces en las que uno pasa de ser un bloguero más a algo más significativo. A veces encuentras una persona a la que le gusta que le escuches, otras alguien que quiere saberlo todo de ti, incluso gente que se enamora de tus palabras (no puedo con ello, decirme eso es ganarme inevitablemente xD). Y en ocasiones encuentras un apoyo, alguien con complejo de colchón que se dedica a amortiguar tus caídas cuando se producen y que sabe hacerte ir a dormir con una sonrisa de oreja a oreja... A veces... A veces echas de menos a alguien sin haberla visto jamás.



Viernes

Posted by : Any R 9 Comments
Las evidencias no son suficiente. ¿Qué hago aquí? ¿Me quiero quedar? ¿A dónde iré sino? ¿Qué demonios hago con mi vida? Necesito pruebas concluyentes que presentar al juicio de mi alma y mi corazón, que me incitan a continuar con algo que no sé si creer desde el inicio como una farsa. Estoy asustada, esa es la verdad. Estoy más acojonada de lo que lo he estado nunca. Porque haga lo que haga, parece que nunca funciona. Mi cuerpo no consigue regenerar las heridas que me voy infligiendo, arrastro una serie de calamidades a mi paso que me convierten en un absoluto desastre que ni respirar puede.

Tengo un pequeño problema conmigo misma. No acepto mi autoridad. La de los demás (las demás, para ser honesta) sí, pero no la mía. Así que me proponga lo que me proponga, si no se lo prometo a alguien más, acabaré fallando. El problema es cuando lo prometo y veo que camino a tumbos y que parece que de nuevo me estrellaré contra la alfombra de la puerta de entrada. Morir sin haber nacido. Acabar sin empezar. En resumen, lo que llevo haciendo los últimos años de mi vida continuamente: fracasar.

Hay algo físico, psíquico, sentimental, metafísico... todavía no lo sé, que me frena, me hace dudar, me destapa y me desnuda ante las tormentas de mi vida. Nunca sé cómo enfrentarme a las cosas. Nunca sé cómo descubrir quién soy. Cuando parece que lo tengo en la mano, se escapa volando para que no vuelva a verlo más (hasta la próxima vez).

Al igual que he dejado de buscar a "alguien" para que me acompañe en mi vida (bueno, cuando buscaba en realidad tenía la idea de convertirla en mi vida...), me esfuerzo más cada día para encontrar una respuesta a mí misma. Quiero una definición de mi propio ser que me ayude a descubrir quién soy y porqué.

A veces me pregunto qué opinión tendrá mi perro sobre la vida. Le llamo, me mira y se lo pregunto. Él suspira, pasa de mí y se centra de nuevo en su pelotita verde. Entonces, y sólo entonces, es cuando deseo ser mucho más perra de lo que ya soy. ¿Dónde estará mi pelotita?





Buscando pruebas

Posted by : Any R 6 Comments
Hace años que ha caducado mi licencia de armas. Sigo todavía sin poder renovarla, pero las armas continúan en casa. Un revolver Colt de calibre 38 especial, con un solo cartucho en el tambor. ¿Jugamos a la ruleta rusa? Va, un tiro cada una. A quien le toque la bala pierde. También está la nueve milímetros... Con esa ya es más difícil jugar. Esa la usaré cuando tenga que mandarte un tiro directo al corazón, con la punta del cartucho de color rojo, indicando que explosionará cuando se introduzca dentro de ti. ¿Imaginas el dolor? Es fácil de reconocer. Es... como el amor.

En fin, dejando las tonterías de las armas... Simplemente me fueron surgiendo las palabras. Últimamente lo hacen mucho... Me he dado cuenta de que soy su esclava, de que siempre hago lo que ellas desean. Doy mi palabra y siempre la cumplo, dejo que se expresen por mí, permito que me definan... Han ocupado un lugar demasiado importante en mi vida y sería imposible tratar de arrancarlas de cuajo de mí. Son cadenas, son los grilletes que atenazan mis muñecas obligándome a forcejear. Me despellejo con cada movimiento, pero el dolor se convierte en algo tan dulce que acabo incluso deseándolo. Así que agito los brazos ignorando las punzadas que me atraviesan de lado a lado. Continúo con la pluma en la mano, con las teclas ante mí; con los folios en blanco, con las páginas de word. Puede que de un tiempo a esta parte apenas deje fluir esa pasión por falta de momentos oportunos, pero está ahí, está gritándome que me deje llevar de nuevo hasta las playas de su isla desierta, que me olvide del resto del mundo para sumergirme entre sus brazos tan cálidos y húmedos.


Hoy quiero volver a soñar con los piratas y con sonrisas profident... ¿Puedo?








Con licencia de armas caducada

Posted by : Any R 4 Comments
Hoy he encontrado un trébol de cinco hojas. Manda cojones.


Llevo unos días desaparecida porque realmente si llegaba a escribir habría atacado al mundo, al cielo, a la tierra, a todo lo visible y lo invisible... A mí misma sobre todo. No tengo un buen concepto de mí, aunque eso no es nuevo... Estoy demasiado cansada de todo. En especial de todo lo que tiene que ver conmigo.

¿Cómo describirlo con palabras? Mmmmm, creo que no podría. Sí, no podría. Además es tarde, el PP ha ganado las elecciones en Galicia y por si fuera poco un diputado del susodicho partido me ha agregado al facebook. Tengo motivos suficientes hoy como para querer abrir la ventana, sentarme en el alfeizar y dejar que me coja el frío mientras me fumo un cigarrillo. Pero claro, dejé de fumar, ya estoy bastante fastidiada sin que me coja el frío y además seguro que alguien se pensaba que quiero suicidarme. No, gracias, todavía me quedan muchas cagadas que vivir y mucha basura que ver en mi vida.

Y por si todo esto fuese poco, son las 2:06, hace un buen rato que dije que me iría a la cama y no lo estoy cumpliendo. Mañana me levanto a las 7:30. Ais... Me duele sólo pensarlo... En fin, toca irse a dormir porque prometí que al menos un rato lo haría (sólo porque tú me lo pides). Así que "buenas noches, buenas noches, buenas noches. Es tan dulce el dolor de la despedida, que así diría hasta el amanecer."




Enganchada a esta canción (hay una versión un pelín más lentilla que me mola más).

Condenada a no entenderme

Posted by : Any R 9 Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -