Archive for marzo 2017



Dudo. A veces, sólo a veces, me acepto tal como soy. Otras... Otras no me aguanto a mí misma hasta el punto de que me echaría de casa para no tener que soportarme. Antaño, cuando me acuciaba este problema, dormía. Salida fácil para un problema realmente complicado. Ahora, cuando me desarma la banalidad fútil de mi existencia, distraigo mis sentidos ahogándome en historias que nada tengan que ver con la mía. Supongo que tengo la impresión de que, si analizase la vida que llevo, todo sería un enorme interrogante alrededor de varios conceptos enlatados:

¿Me quiero?
¿Me quieren?
¿Es esto todo?

Mi mente se esfuerza en creer que queda mucho por hacer. "Todavía no has publicado un libro, Any", me recuerda acuciante. "Ya puestos, tampoco has tenido hijos, y convendría que plantases algún que otro árbol...". Ya... Mira, puto cerebro de mierda... Eso es lo que alguien dice que debemos hacer para dejar nuestra huella en el mundo. ¿Y si yo no quiero dejar huella? ¿Y si no me creo que esa sea la manera? "Joder, Any... Pararía de reírme para llamarte gilipollas en tu puta cara, pero es que me acabas de contar el mejor chiste de toda mi jodida existencia. ¿No te lo crees? ¿TÚ NO TE LO CREES? A pies juntillas, princesa sin reino venida a menos". (Como podréis comprobar, no me caigo demasiado bien, soy una imbécil cuando quiero).

El caso es que siento un vacío en el pecho, donde mi antiguo mejor amigo (mi corazón), era el que guiaba mis pasos y mis sueños hasta su máxima exponente. Y analizo, analizo, sigo analizando... Y es una putada, porque tengo que echarle la culpa a algo (sino al final la culpa será mía y eso es ¡¡¡TERRÍBILIS!!!). Echo la vista hacia atrás y me planteo cuándo comenzó todo esto. Analizo los factores, no los comprendo, dudo, reculo, me lo pienso otra vez... Y sigo sin tener nada claro. ¿Qué necesito para recuperar esa imagen de mí misma a la que amaba más que a nada en el mundo (incluso más que a nadie en el mundo pese a lo que de cuando en cuando quisiese obligarme a creer el puto órgano central que bombeaba mi sangre)?

Sé lo que necesito. Necesito una epifanía... Una de esas buenas hostias en la cara que descoloque mi mente y me obligue a currármelo para volver a estructurarla. Es lo que necesito, sí. Lo sé, lo tengo clarísimo... Pero también tengo claro que no es lo que quiero. Porque otro de los maravillosos defectos que se me ha colado en la mochila con el tiempo, es el MIEDO. Y me acojona... Me acojona perder hasta una moneda de 5 céntimos... Así que me freno, me quedo en la cuneta mientras veo a los coches pasar a toda hostia por el asfalto helado de un invierno más. Y soy plenamente consciente de que sólo hay dos maneras de salir de ahí. Una, es levantando la mano, dando un "me gusta" y que alguno de los vehículos pare para sacarme del agujero. La otra, es plantarme ante el camión más grande que vea aparecer por el horizonte y permitirle que me lance por los aires hasta una nueva dimensión de mí misma.

Ala... No pretendía escribir lo que he escrito... Pero son los peligros de analizarse a una misma. Pos a tomar por culo...


Análisis de la personalidad externa subyacente. Vol. II: ME QUIERO, NO ME QUIERO

Posted by : Any R 0 Comments


2008. Fallas, Valencia.

"Tu padre está muy mal".

Bonita manera de celebrar el día del padre, ¿verdad?

"Pues vuelvo a casa".

"No, no, tú tranquila. Aguantará un par de días para que llegues a despedirte".

No aguantó.

El día 21, de madrugada, expiró su último aliento. Yo estaba mirando al techo, esperando a que pasasen las horas para coger el avión y apretar su mano por última vez. No pudo ser.

Era un hombre complejo. Tanto, que no puedo decir que llegase a conocerle. Sí, durante 11 años para mí fue el mejor padre del mundo. A pesar de las peleas de broma que acababan con llantos, o de los cinturonazos que caían cuando no me portaba bien (que era bastante amenudo, por cierto). Ese hombre moldeó mi conciencia, mi personalidad, mi fuerza... Y luego se largó y me dejó más tirada que una colilla a la salida de un baño en una gasolinera en cualquier carretera estatal.

Ojalá estas cosas me hubiesen pillado un poco más mayor. Lo suficientemente mayor para llegar al chino donde nos veíamos una vez al mes (o cada dos o tres meses), sentarme y preguntar: "¿qué música te gusta, papá?" "¿Cómo fue tu infancia?" "¿Cuales eran tus sueños?" La posibilidad de haberle conocido como persona, no sólo como un fracaso de padre, de los de "haz lo que yo digo y no lo que yo hago". Haber podido madurar la pregunta antes de su muerte... "¿Papá. por qué me llamo Ana? Cuéntame esa historia, por favor..."

Quedaron tantas cosas por decir...

Hace relativamente poco, alguien me dijo que tenía que dejarle ir, dejar de darle vueltas a estas historias, sacar la frustración por él de mi corazón. Pero cuando tanto El Corte Inglés como el resto del mundo se empeñan en recordarme no sólo que ya no tengo un padre, sino que el mío se fue sin que pudiese despedirme, que hubo un año en el que este día no lo felicité porque era una cría y estaba más cabreada con él que con el mundo, porque quería provocar en él una reacción (cosa que hice y que todavía me duele más recordar...). Porque dejé de regalarle nada, porque hasta dejé de considerarle mi padre, porque sólo sentía que me había fallado. Por eso odio estas fechas... Desde que empiezan los anuncios de "regálale algo caro a tu padre" hasta que pasa el día 21... Las odio con todas mis fuerza, como no he odiado nada en mi vida. Ojalá todo eso me hubiese pillado más mayor, con más cabeza, con menos rencor y más vida. Ojalá me hubiese pillado ahora y pudiese haberme hecho amiga de mi padre. Porque sé que era un hombre complejo, interesante, lleno de luces y sombras... Alguien digno de conocer.

Pero bueno... Ahora es inútil lamentarse. Ahora sólo me queda odiar estas fechas por toda la basura que me hacen sentir.

Allí donde estés: Feliz día del padre.

Querido papá

Posted by : Any R 0 Comments


El blog va poco a poco. Mi informático favorito todavía no ha conseguido que funcionen correctamente los comentarios. Dicen que Wordpress da menos problemas. Pero quizás la tónica de mi vida ha sido complicarme siempre más de lo necesario. Supongo que este blog tiene tanta trayectoria en mi vida que me niego un poco a aceptar migrarlo... Poquito a poco... Quizás la practicidad me acabe venciendo, quizás sea yo la que se rinda sin luchar. Por ahora, aquí nos quedamos, no hay tiempo para pensar más. Mi cerebro me pide un descansito, aunque, para variar, no estoy en disposición de dárselo.

Trabajo, trabajo y más trabajo. Empiezo nuevos proyectos. Abandono frustraciones antiguas... No paro. Psicológicamente, porque físicamente los kilos se acumulan ante mi costumbre de sentarme al ordenador a la mínima oportunidad. Ya van por 80 y algo... Reconozco lo que llevo en la boca del estómago que me obliga a tragar todo lo que se me pone por delante. Es ansiedad. Por demasiadas cosas. Quizás debiese acelerar el proyecto que tengo en mente para recuperar la fe en la raza humana, pero la escased de tiempo y a veces también de ganas, me frena lo suficiente como para preferir ponerme una peli y evadirme del mundo. (Por cierto, super recomendable para ello la de Dr. Strange, todo un descubrimiento, me llegué a emocionar y todo...).

Veo cosas que me ponen los pelos de punta a diario. Y... Ufff... Estoy atacada con el retroceso mental de la sociedad actual al respecto de las libertades sociales. Confundir el tocino con la velocidad, acusar a la educación en tolerancia y en respeto de adoctrinamientos, palizas brutales a personas - sin que me importe una mierda el motivo o que en este caso (orientación sexual) ni siquiera exista... Me da miedo en lo que se está convirtiendo el mundo. Me da auténtico pavor. Y ahora, después de tanto tiempo viendo cómo ocurría esto, cómo se iba gestando poco a poco, siento que tengo los conocimientos adecuados para aportar mi granito de arena para poder cambiar las cosas... Tengo que intentarlo. Al menos intentarlo...

Y con este Break de todos los proyectos que tengo pensados para el blog (el Análisis de Personalidad, la Confianza en la Raza Humana, la Princesa de Jade...), con este "descanso" intento dar un amago de continuidad a esto para no volver a perder del todo el hilo. Aunque sea "despacito", seguiremos avanzando.

Take a break

Posted by : Any R 0 Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -