Archive for enero 2009

Bueno. Cansada ojerosa y con tan sólo cinco minutos antes de perderme entre los fascinantes secretos de la mecánica de las motos, me veo en la obligación de agradecer el premio que me han otorgado dos de mis amigas blogueras. Mil gracias a las dos, de verdad.



Las reglas:

1- Subir la imagen y añadir la fuente que te lo envió:
http://lunatika-dreams.blogspot.com/ (Mi lunática favorita)
http://asisoyyestoestoesloquehay.blogspot.com/ (MI HISTORIA...)


2- Compartir 3 cosas que nunca haya hecho pero me gustaría hacer:

1. - Viajar por todo el mundo.

2. - Llegar a tener una pequeña personita que me llame "mamá".

3. - Publicar un libro.



Compartir 3 cosas que nunca haya hecho y que nunca haría:

1. - Es difícil decir lo que uno nunca haría... Espero que matar, más que nada por mi excesiva conciencia.

2. - Odiar de por vida a alguien (el odio sólo en monodosis para encarar ciertas realidades).

3. - Olvidar a alguien que ha dejado marca en mi vida.



Entregar el premio a 6 personas:

Cierto, las normas están para romperlas. Nono (http://nonombrarte.blogspot.com/), no sé si alguien te ha nominado, pero eres mi única nominación (por el comentario de Lunátika). No iba a nominar a nadie, pero no te puedo dejar fuera ;)

Las otras cinco... Lo siento, pero me gusta ir contra corriente.

Muchas gracias de nuevo a las dos nominadoras. Un beso enorme, chicas.

Ala, me voy a sumergir en el apasionante mundo de la mecánica.

Gracias

Posted by : Any R 5 Comments
En Santiago nunca deja de llover. Ni siquiera cuando el sol brilla en el centro del cielo con todo su explendor. Las piedras parecen añorar el agua. A veces me siento como una de ellas. Me abraso los labios al llevarme la taza hacia ellos. Tendría que aprender un poquito más. Más paciencia, más mesura. Las gotas siguen cayendo al otro lado del cristal. Hay una procesión de paraguas en la calle perpendicular a esta, que chocan entre sí, que se golpean buscando un sitio para pasar. Un día lluvioso más en Compostela.

La gente me mira al pasar, sólo durante unos instantes. Les devuelvo la mirada. Ya es mi segundo té del día. En realidad es mi segundo té de la última media hora. Me gustan mis nuevos jefes. Aunque conocerlos signifique que no sé cuando podré volver a respirar. Por suerte hoy sin falta me acabaré el libro, el último de la saga. Mañana sin falta leeré lo que me queda del libro de la autoescuela. Y cuando me llegue el paquete, estaré lista para abandonar todo intento de vida personal, dejar el ocio para momentos mejores, centrarme en el trabajo y en el futuro.

Les he caído bien. Diría que mi manera de ver la vida les ha impresionado. Es curioso... Últimamente no dejo de pensar en que soy una niña, pese a que todo me demuestre y me diga que no es así. De un tiempo a esta parte, la gente que yo considero "adulta" valora mis opiniones y mis ideas como posibilidades, por muy descabelladas que sean. De pronto, gente que sólo me había dado palmaditas en la cabeza como a un cachorro, me dirige la palabra simplemente por charlar. Todo el mundo espera demasiado de mí. Demasiado. Y quizás yo soy la que más. Sólo espero no defraudarnos.




(P.D: Veré si puedo atender mañana algo de por aquí. De todas formas, gracias por el premio, Lunátika, intentaré hacerle caso lo antes posible).

Principio de pluma y papel en un bar...

Posted by : Any R 4 Comments
Mi fijación con los autobuses viene de la época de escolar, aunque se extendió a mi etapa en el instituto. Existían siempre varias categorías en las que englobábamos los distintos tipos, marcas, colores. Pero la primera distinción que hicimos, fue entre el autobús en el que viajábamos todos los días al instituto y otro que nos cruzábamos continuamente, pero en el que jamás nos habíamos montado. ¿Cómo nació esa oscura pasión? Lo recuerdo como si fuera ayer...

- Mira, por ahí va un Lázara. ¿Te fijas en que lo vemos mogollón?

- Si. Y trae mala suerte.

- ¿Mala suerte?

- Sí, cada vez que lo veo empieza una racha de mala suerte. Hasta que lo vuelvo a ver.

- Ana, estás loca.

- ¿Verdad? (Como veis a este respecto no he cambiado demasiado).


Cierto día, cuando salimos del cole el bus (el nuestro era un Travidi) todavía no había aparecido. Por aquella época, pese a que nuestras casas quedaban relativamente cerca, nuestras madres nos tenían puesta la prohibición expresa de volver andando. Básicamente porque todo el camino era al borde de la carretera y nosotras éramos dos terremotos con caritas inocentes que podrían probocar cualquier tipo de desastre. Lo entiendo... El caso es que hasta media hora más tarde desde que sonó el timbre, el autocar no se dignó a aparecer. Nos subimos, fastidiadas por la tardanza y al dirigirnos a increpar a nuestro "condu" de siempre, nos dimos cuenta de que no era él. Y además ese tipejo desgarbado, con barba de tres días y gafas de sol, apestaba de una forma descomunal. Aunque no reconocimos el olor, intuimos que algo iba mal.

Cuando todos los niños estábamos arriba, el bus arrancó, a golpes, como si el hombre a los mandos todavía no supiese conducir y esa fuese su primera práctica en la autoescuela. Mi amiga y yo nos asustamos, como el resto del pasaje. Pero simplemente permanecimos callados.

El viaje a casa duró bastante más de lo normal. Sobre todo porque el hombre se comió una señal de tráfico, un buzón, los bordillos de cada acera que encontramos... No sé cómo pudo sobrevivir el pobre autobús.

Mi amiga y yo decidimos bajarnos en la primera parada y hacer el resto del camino andando, porque era bastante menos peligroso que continuar subidas a aquel desastre con ruedas. Nos quedamos con cara de tontas mientras el autobús se alejaba, mirando a nuestros compañeros con carita de susto en las ventanas. Y entonces, justo detrás de nuestro autobús, pasó otro... Blanco, con una gaviota y un sol dibujados... Un Lázara. Nos miramos, asentimos y echando un grito salimos corriendo hacia nuestras respectivas casas.

Desde entonces, tanto ella como yo comenzamos a hablar de la Maldición del Lázara. Cada vez que veíamos uno, nuestra suerte cambiaba. Si estábamos en racha, de pronto todo nos iba fatal. Si no levantábamos cabeza, de pronto todo nos salía perfecto. Llamadle sugestión, decid lo que queráis... Pero realmente funcionaba.

¿A qué viene esto tras tantos años?

He visto un Lázara.

Y de pronto, como no pasaba hace mucho tiempo, las piezas comienzan a encajar. La entrevista que tenía la semana pasada de trabajo no llegó a realizarse. Pero, maravillas del Lázara, han vuelto a llamarme hoy para quedar mañana. Cosas que pasan. Lo cierto es que llevo todo el día intentando escribir esta entrada. Y por h o por j, no había sido capaz. No fue hasta que no recibí la llamada cuando realmente pude acercarme al ordenador (quizás para que constatase que la maldición existe). ¿Cuánto llevaba yo sin ver un Lázara? Tantos años... Simplemente me pareció curioso. Y pensé en contar la historia. Y de pronto... Je, qué ironía...


Y hoy dos canciones. De vuelta de la academia no podía dejar de canturrear esta. Otra de las de la cinta del coche de mi padre.



Y esta sólo por una frase: "Y el plan del destino empezó a marchar. Qué manera de juntar a este par de extraños que se empiezan a extrañar". Sé a quién extraño... En fin...

La maldición del Lázara

Posted by : Any R 7 Comments
A veces me cuesta expresarme. Me pasa con las palabras lo que me pasa con los dibujos (solo que, por supuesto, a un nivel más bajo). Cuando imagino algo, una ilustración, agarro el lápiz. Y entonces tengo un problema... ¿Cómo? ¿Por dónde empiezo? ¿Qué detalle dibujo primero? ¿Me centro en la forma general y dejo los pequeños y minúsculos ornamentos para el final? ¿Y si me olvido? Entonces la rabia crispa mi mano y aprieto más el lápiz. A veces se rompe la punta de grafito. Otras se rasga la celulosa. En las peores ocasiones necesito deshacerme de ese trazo escrito con rabia... Pero la goma no es suficiente y a veces me obliga a cambiar de papel.

Escribiendo, nunca sé cómo comenzar. A veces no sé ni lo que quiero decir. Sólo sé que necesito expresarme. Así que empiezo a teclear. Es distinto cuando tengo la pluma entre las manos. Ya van cuatro páginas de la carta que quería escribir... Y eso que apenas le dediqué tiempo. Básicamente porque mi muñeca ya no está acostumbrada, así que duele... Y merezco ese dolor. Lo deseo. Cierta vez pronuncié una teoría de creación propia sobre el punto del dolor placentero: ese dolor que pese a que te obliga a apretar los dientes hace que te invadan sentimientos contrapuestos y que lo disfrutes como si fuese algo intensamente positivo. Ocurre tras un duro entrenamiento, ocurre cuando te sientes orgullosa del trabajo final que provocó ese dolor, ocurre en el sexo... Admito que enuncié la teoría principalmente por el sexo. Habrá quien lo recuerde de entre mis... conocidas...

Hoy no sé si tengo mucho que contar. Es curioso cuando crees conocer a alguien. Entonces tienes que comprar un regalo. "¿Qué podría gustarle?". Dios. Tienes que admitirlo: no tengo ni la más remota idea. A veces crees que conocías a alguien... Y no tenías ni puta idea.

Estoy cansada. Y mañana empezará el ritmo frenético de la semana. Iré a correr por primera vez. ¿Cuánto tardaré en recorrer un kilómetro? ¿Alguien quiere hacer apuestas? Personalmente no. No tengo ni pajolera idea. Me voy a la cama. Porque sencillamente desvarío. Eh, vaya... He descubierto que me encanta desvariar...


Posted by : Any R 6 Comments
El rayo cortó la negrura de la noche, iluminando todo el cielo oscuro. Sentí cómo mi respiración se cortaba por un instante que me pareció eterno. Pese a que la tormenta parecía estar muy cerca, no se escuchaban los truenos al finalizar la caída. Ni siquiera momentos después. Quizás la música amortiguaba el estruendoso ruido, amainando la preocupación. Llegamos al cruce enseguida, mientras empezaba a llover, ligero al principio, con más fuerza cuando tomé el camino de la izquierda, poniéndome de cara hacia los nubarrones negros.

La lluvia comenzó a repiquetear con más fuerza en el parabrisas, hasta que me di cuenta de que no era agua lo que caía del cielo. Era hielo. Granizo que cubría la carretera, los coches, los campos... Parecía que se había puesto a nevar con fuerza y que todo se encontraba escondido tras un ligero manto blanco. Atravesamos la tormenta sin pasar de 60 por hora. Encendí el limpiaparabrisas al máximo, puse la marcha más corta posible, subí ligeramente la música y comencé a tararear la canción que sonaba.

A pesar de la fuerza, del miedo tangible de mis dos acompañantes, del atronador sonido de las pequeñas bolitas de hielo sobre el capó y el cristal del coche, para mí era maravilloso ver caer cada rayo, despuntando con su luz entre el aluvión helado que se desprendía desde el cielo. Estoy enamorada de las tormentas. Quizás algún día pueda vivir una en medio de un campo vacío, mientras la lluvia empapa mi pelo y mi cuerpo, mientras el viento me zarandea con brutalidad, mientras la inclemencia de los elementos me azota como un castigo divino... Podría compararlo con un sueño, con algo que desearía vivir con todas mis fuerzas. ¿Estoy loca? Probablemente.

Cuando el clima se contuvo y amainó la descarga de hielo, convirtiéndose en ligera aguanieve, su voz me sacó del trance en el que la música me había sumido. Mi madre habló dirigiéndose a su amiga, pero provocando los recuerdos en mí.

- El día que vinimos al velatorio de su padre nos encontramos con una capa tremenda de nieve a la vuelta.

- Sí- respondí rescatando el recuerdo-. Y el día de su entierro, volviendo para Coruña, perseguí al arcoíris hasta su nacimiento...

...




Una de las canciones de la cinta del coche de mi padre.

Tormenta

Posted by : Any R 8 Comments
Ayer era el típico día en el que no debería haber salido de casa. Pero me alegro mucho de haberlo hecho. Los colegios cerraron por el temporal. Así que me quedé en la calle sin nada que hacer. Tenía dos opciones: o volver andando a casa con rachas de viento de 50km/h o refugiarme en algún sitio... Decidí cruzar mitad de Santiago para ir a mi ya habitual (As Dúas). Tuve la sensatez de llevarme el libro, así que esperé hasta las nueve de la noche, a que pudiesen venir a buscarme.

Llámale destino, o tener una herradura en el culo... Mientras volvía envuelta en la seguridad del coche, vimos a la policía parada ante la casa de una de mis amigas. Pensé que podría haberles pasado algo a ellos, así que curioseé más de lo normal. Pero no, se habían desprendido pedazos de los tejados de los edificios de alrededor y habían destrozado varios coches. Si hubiese vuelto a casa cuando me quedé tirada, habría pasado por allí... Me estremecí al pensarlo y al decir en voz alta: "menos mal que esperé".

Después, en casa, se cortó en varias ocasiones la luz. Así que terminé a duras penas de forrar mi carpeta nueva y de ver "El Dorado". Y luego me quedé a medias de capítulo del libro, sin embargo cuando decidí dejar de esperar y dormir, volvió la luz, haciendo que la lámpara me cegase. Después de reirme, agarré el libro, terminé el capítulo y a dormir.

Espero que el temporal no haya hecho estragos en la vida de nadie. La verdad es que fue terrible. Asustaba escuchar los aullidos del viento. Pero ya ha pasado. Y de nuevo sale el sol. Tras las tormentas, siempre aparece la calma.

Temporal

Posted by : Any R 6 Comments
Llego a casa, me quito la chaqueta y la cuelgo de la silla. Me deshago de las botas, que ya comenzaban a martirizarme y también de los pantalones empapados.

Hoy es uno de esos días en los que llegas a casa con la certeza de que te encanta la vida que llevas. Porque sí, porque consigues sentirte orgullosa de ti misma, porque ves a gente a la que hacía tiempo que no te encontrabas, porque te comes una tosta del "As Dúas" (adoro ese bar... ¡¡¡y adoro sus tostas!!! Por cierto, publicidad: este sábado están de Aniversario y hacen fiesta a partir de las 22:00), porque todos tus planes se van al garete y lo vas arreglando como puedes pero con una sonrisa en los labios... No sé, es un buen día. Y mañana a estudiarme el manual de la autoescuela y a ver a mi amor platónico... ¡Qué ganas!

Ahora mismo tengo la misma sensación que cuando estoy enamorada... Esa sonrisa perpetua que acaba haciéndome doler los hoyuelos, esas ganas de cerrar los ojos dejando resbalar la cabeza hacia atrás, inspirando hondo y dejando que el aire se escape entre los labios con un suspiro. Escuchar canciones de amor y desamor y permanecer con el mismo humor, estremeciéndome cada vez que escucho la palabra amor, cada vez que alguna frase me llama "que existe el cielo desde que te vi"... ¿Enamorada? No. O sí... Creo que estoy enamorada de mi vida. Porque tras tanto tiempo, vuelvo a tener un propósito, porque estoy rodeada de gente increíble, porque el surrealismo que mueve mi vida sacude todo y me sigue haciendo sonreir de un modo especial... Me he perdido... Ya ni sé lo que escribo. Me he dejado llevar y... lo admito, me he perdido xD.

Voy a abandonar. Cenaré algo mientras veo alguna peli, descansaré tirada en el sofá, con mi madre (el rato que aguante) y pensaré en el día de mañana antes de tirarme en cama con el libro que toca para avanzar un par de capítulos antes de enterrarme a fondo en el mundo de los sueños.

Así que... Buenas noches a tod@s.


(La canción que estaba sonando mientras escribía)

En casa...

Posted by : Any R 4 Comments
Lo peor del día: el dolor de pies tras caminar más de 15 km en todo el día.

Lo mejor del día: la clase de danza del vientre.

Una imagen: la sonrisa de una chica que pasaba bajo un chorretón de agua mientras sus amigas lo esquivaban.

Un sonido: un disparo, seguido por los graznidos de las gaviotas al levantar el vuelo asustadas (en Santiago sólo nos falta el mar, ya tenemos las gaviotas).

Lo gracioso: un hombre hablaba por teléfono, gesticulando como un loco. Cuando se quedaba callado, llevaba la mano libre al oído libre para que los ruidos de la calle no le molestasen. Cuando volvía a hablar, gesticulaba de nuevo de forma exagerada.



Hoy ha sido un día duro. Parecía que las carpetas clasificadoras de toda la vida se habían agotado en todas partes. En algunos sitios me miraban con cara de "estás pidiendo algo demasiado anticuado, cariño". Pero finalmente la conseguí tras todo un día de caminatas de casa al centro, del centro a casa... También me he matriculado en la autoescuela (sólo dolió económicamente, la teoría parece más fácil de lo que será la práctica tras el cambio). Pero tampoco me asusta. Lo único que no tengo controlado es el trabajo que tengo que conseguir para pagar todo el dinero que estoy gastando. Pero lo arreglaré. Ahora que estoy convencida de que la entrevista no se llevará a cabo, he decidido presentar mis currículums en todas las pizzerías de la ciudad. Malo será que en alguna no puedan darme trabajo por las noches que pueda compatibilizar con mi nueva faceta de ama de casa, con las clases y con los entrenamientos... Porque hoy he descubierto que puede darme el tiempo para todo. Sobre todo teniendo en cuenta todos los momentos que hoy tiré a la basura.

Mañana toca volver a la autoescuela e ir a firmar mi último contrato de profe divertida. Luego... Luego a darle caña a los tests para sacarme el carnet cuanto antes e ir sacando cosas de en medio.

En fin... Hoy ha sido un día muy largo y pese a que mañana no tengo por qué madrugar todavía, quiero hacerlo. Necesito ir marcando pautas, rutinas, acostumbrar a mi cuerpo a trabajar de nuevo... Ay, hoy estoy realmente molida...


Besos a tod@s. Y buenas noches.

21/01/2009

Posted by : Any R 7 Comments
Lo sé, es temprano. Pero muchos de mis hábitos tienen que cambiar. Después de lanzarme a saco, tendré que mantenerlo.

Estoy ilusionada. Hace tiempo que no tenía una meta tan grande delante. Seguramente desde que acabé la carrera... Ya había olvidado lo que se sentía estando en una clase, respondiendo preguntas, tomando apuntes... Y realmente lo echaba de menos. En especial cuando el tema es algo que desconoces completamente y que te interesa.

Ahora que empiezo con las clases, con los entrenamientos y que tendré que buscar un trabajo para pagármelo todo, voy a pasar mucho menos por aquí... Ya no tendré tiempo de leer y de comentar todos los blogs como antes (algo que lamento profundísimamente) pero haré lo que pueda por mantenerme al día. Lo que sí intentaré será actualizar siempre que pueda. Aunque también quería retomar mis escritos, algo abandonados por la desidia y la vagancia...

También sigo queriendo escribir esa carta que supuestamente iba a empezar hoy. Lo haré. Pero hoy... No me apetecía ponerme sentimental... Quizás mañana. Hoy bastante tuve con el momento en que me dieron de nuevo el pésame y casi se me rompe la voz. Pese a todo, fue un buen día. Un muy buen día.

Es curiosa la vida. Sí, muy curiosa. Pero no deja de encantarme vivirla. De hecho, siento como si me dedicase esta canción... Y pienso hacerle caso.


Hora de dormir

Posted by : Any R 9 Comments
Empiezo con fuerzas. Hoy fue el último día de relax. Y mejor así. A partir de mañana empieza el movimiento en mi vida. Y tanto... Por la mañana me voy a la academia a que me expliquen cómo funciona todo... Por la tarde entrevista de trabajo.

¿Qué ha pasado en Madrid? ¿Quién de todas las personas a las que he visto y conocido tiene una herradura en el culo y me ha pegado parte de su estrella? Es curioso. Lo he decidido, lo he cumplido. Llego a casa y el ocupa ha desaparecido. Eso se traduce en una cantidad creciente de tareas para mí solita (la basura, el aspirador, la limpieza, la comida...) y sin embargo me ilusiona saber que de nuevo soy yo la que tendrá que moverse, como cuando vivía en Coruña... Es increíble cómo de repente parece que todo funciona. Mi madre está contentísima. Cuando llegué la vi asomarse con un peinado juvenil y una sonrisa de oreja a oreja. Hacía tiempo que no la veía así...

Estas "vacaciones" he estrenado la pluma nueva. Y es maravilloso sentir su peso... Sentir los trazos que vas dejando sobre el papel, el sonido que se produce al rasgarlo con el plumín... Adoro ese sonido. Ya no recordaba lo que era con una pluma de esa calidad. Es como si arrastrases una pala por un campo de arena, pero más suave, más ligero, más delicado...

También hacía tiempo que no enviaba una carta... Me encantaba escribirlas cuando era más niña. Y he recordado lo mucho que disfrutaba al escribirlas con la pluma y acabar con los dedos manchados de tinta. Mi época de carta en mano, o de amigos por correspondencia... Lástima haberlo perdido. Quizás ahora tenga la excusa perfecta para retomar esa costumbre tan... liberadora.

Se abre un nuevo camino ante mí. Y más me vale ponerme en pie y empezar a recorrerlo para "ver lo que hay delante y para ver lo que hay detrás...".

Un beso para todos (y más para todas) ;)



De vuelta

Posted by : Any R 8 Comments
Al fin se acaban estas largas vacaciones que me he tomado. Me queda esta última semana, que transcurrirá en Madrid. El lunes estaré de vuelta para coger con fuerza las riendas de mi vida y empezar a guiarla hacia algún camino en concreto. Porque está muy bien simplemente vivir, pero de cuando en cuando es mejor saber qué camino tomarás, aunque no puedas averiguar qué pasará mientras lo transites.

Aviso de mi viaje (que comenzará en unas horas... qué manía de no dormir...) porque desapareceré una temporada. Intentaré desintoxicarme de ordenadores y empezar a coger de nuevo la pluma. Prometo volver con mucha más fuerza y decisión que antes.

Y ahora a la cama. Porque ya es demasiado tarde y me va a pasar factura cuando el despertador suene. Os dejo con una canción que significa mucho para mí, fue una de las primeras con la que hicimos coreografía en danza del vientre y se puso a sonar cuando empecé a escribir el texto. El vídeo... En fin... Nuestra coreografía era mejor. xD

Hasta el lunes (si no caigo metiendo una entrada antes... xD).



Vacaciones

Posted by : Any R 12 Comments
Salí de casa sin recordar que hacía unos momentos había mirado por la ventana y amenazaba lluvia. Así que no cogí el paragüas.

Caminé lentamente, decidiendo a medio camino que no tomaría el camino habitual, sino que seguiría de largo, recto, sin tener que enfrentarme a la demoledora cuesta de San Francisco. Pasé por delante de la peluquería y levanté la mano para saludar a sus ocupantes, que me devolvieron el saludo con efusión. Tenía la cabeza llena de pájaros, ya que no era capaz de pensar en lo que debería pensar. No podía quitarme de la mente la ironía de que había sido partícipe esa tarde. La primera persona con la que decido iniciar una conversación por el msn me amarga el día; la segunda me lo anima.

Así que allá seguí la caminata con la sonrisa puesta hasta que sentí las primeras gotas de lluvia. "Y yo con gafas", pensé. Sí, con gafas... Con unas deportivas a las que les entra agua por debajo, un pantalón que arrastra y una chaqueta de ante... Y sin paragüas, claro. Sin embargo, no pude evitar sonreir.

Pasé por Compostelae Eventos (PUBLICIDAD SUBLIMINAL: Si queréis organizar cualquier tipo de celebración, esta es vuestra tienda, en las Salvadas, enfrente del hospital viejo, el letrero naranja...). Y me detuve para saludar igual que en la peluquería, pero la vista en el periódico de la ocupante me obligó a detenerme y gesticular. Así que cuando me vio, ya parada, me hizo un gesto para que entrase. Me gané una buena charla y una tentación: "¿un pitillito?". Y conseguí negarme. Increíble pero cierto.

Salí de allí y tuve que guardar las gafas en el bolsillo, no me gusta que las gotas se queden en los cristales deformando la visión, casi prefiero ver borroso del todo. Llegué a la primera tienda poco después. Entré, esperé y pregunté por una estilográfica, no estaba segura si Parker o Waterman, con el lacado en azul. Respuesta: "Si no sabes el modelo no puedo hacer nada". Ni siquiera puedes enseñármelas... Vale, pues nada. Aún así pregunté por la otra. Tampoco trabajaban la marca.

Segunda tienda, la que tenía más probabilidades. Me paré en el escaparate y atisvé con ansia las Waterman de diseño lacado en azul. Pero no... No eran ni parecidas. Y además en esa tienda no se podía pagar con tarjeta. ASí que pasé de largo sin preguntar siquiera. Recordé que sí tenían la otra marca, por si tenía que regresar a por ella...

Tercera tienda. Adoro ese lugar. Fue donde me enamoré por primera vez. Un amor tan intenso que todavía hace latir mi corazón con fuerza. Waterman Serenite.



La primera vez que la vi me cortó el aliento. Sé que algún día surcará el papel entre mis dedos. Miré la pluma que me parecía más similar a la que recordaba vagamente de mi pasado durante unos minutos antes de decidirme a entrar. Finalmente atravesé la puerta.

Una pluma lacada en azul, no sé si Waterman o Parker. Solo tengo una Parker en azul. Abre el expositor, la recoge y me la acerca... Era la que yo llevaba varios días mirando como candidata. Las palabras se escaparon de mi boca: "Esa es". Cobraban con tarjeta. Y además tenían la otra... Redondo. Todo redondo. A la tercera va la vencida.

Salí de la tienda. Llovía más fuerte. Pero mi sonrisa no quiso desteñirse. Saqué el móvil y envié un mensaje: "Era una Parker". ¿Cómo pude haberlo dudado? La flecha característica de esta marca en el clip, la punta dorada, el brillo, el tintero...

Ahora ya es mía de nuevo. Cuando la perdí la primera vez prometí que volvería a tenerla, aunque jamás me había planteado que fuese así. Aunque ahora llega lo más complicado. Hay una carta que escribir.

Os dejo una imagen de mi pequeña preciosidad.

Pensamientos estilográficos

Posted by : Any R 7 Comments
Hoy pensé en muchísimos temas distintos sobre los que hacer una entrada. Se han borrado todos de mi cabeza... ¿A dónde han ido? A saber...

Hoy me pasé todo el día buceando en 34 Gb para rescatar canciones. Finalmente, dos cds en mp3 y un cd de audio han sido el resultado. Y no he mirado todavía las dos carpetas de varios con cientos de canciones cada una... En fin, que sí, que tengo demasiada música y debería hacer limpieza.

También he ido a ver la obra de d2, que como ya había anunciado estaba en la sala NASA desde el viernes. Con esta ya han sido tres veces... Y volvería a verla. Hay ciertas partes en las que las frases se clavan como dardos... En especial los dos monólogos de Diego. Fascinantes. "¿Nunca habeis pensado simplemente en dejar de existir?"

Luego nos fuimos de cena los tres hermanos. Creo que es la primera vez que hacemos algo así. Pero porque esta vez hay problemas que requieren que estemos más unidos que nunca. No sé cómo se saldará esto. Pero al menos hoy algunos puntos hemos discutido y aclarado. Ya es algo importante.

Dios... Me siento un poco tonta hoy, ¿no? Os dáis cuenta, ¿verdad? Estoy escribiendo en plan inconexo... Como si estuviese pensando en cualquier otra cosa menos en lo que escribo... Quizás es por eso... Puede que tenga algo en la cabeza que me impide... Que me deja idiota, vaya. En fin, que lo mejor será que lo deje para mañána. Porque está visto que hoy no pensaré en nada más que en ti.

Buona notte.

Inconexa

Posted by : Any R 8 Comments
Hoy las tiendas de plumas se han confabulado contra mí... Abría todo, menos las tres tiendas que conozco. En fin, que la carta tendrá que esperar al lunes.

Acabo de llegar a casa y vuelvo a marcharme. Pero recalar aquí me ha puesto de mala hostia. Para empezar, nadie me avisó de que había nuevo escalón en la entrada, así que he dejado mi huella en el cemento. Para seguir, estaban cambiando el colchón de la habitación de mi madre, lo que quiere decir que el ocupa no va a marcharse. Después discusión con mi madre porque quería que me llevase el coche (la última de estas acabó con mi coche esnafrado contra un 206).

Cuento despacio desde el 10 al 0.

10

9

8

7

6

5

4

3

2

1

0

Respiro hondo...

Esto está mejor...

Y pese a que pensaba quedarme un rato más, me voy a ir ya... Porque simplemente prefiero congelarme de frío antes que quedarme aquí. El ambiente se ha vuelto enrarecido... Ayer me piden que duerma con la puerta abierta por si al ocupa le da por volverse loco... Y hoy está cambiando el puñetero colchón. Sonará estúpido, lo sé. Pero tiene su sentido.

Cabeza erguida, bufanda de colorines, abrigo calentito... Y a pasear mis ideas y mis frustraciones.

De todas formas, hoy ha sido un buen día. Imposible que fuese diferente con el buen sabor de boca que me dejó la noche de ayer... (El lunes vuelvo a intentar conseguir la pluma, espero que tu oferta siga en pie).

De mal humor

Posted by : Any R 4 Comments
No sé si tengo más ganas de echarme a reir o a llorar. Es uno de esos días en los que tienes tantas emociones dentro de ti que nunca sabes cuál llegará a la garganta. Es un día de esos en los que si te has levantado de la cama, era para acariciar la fría nieve. Y tendrías que haber vuelto y no haber hecho nada más. Pero por otra parte es ese tipo de días que te hacen avanzar en la vida, que te obligan a evolucionar y a ser consciente de que tienes que tomar las riendas del caballo desbocado (tú misma) y solucionar cada problema.

Lo he decidido. Cogeré las riendas. Puede que no deba volver a ser la misma de antes (nunca lo he conseguido de todas las veces que he cambiado), pero puedo construir un nuevo yo, de nuevo con fragmentos de ese espejo roto... Tengo planes, tengo cosas que hacer.

Quiero comprarme esa Parker de oro que vi el otro día... Esa que es tan parecida (si no igual) a la que mi padre me había regalado. Con ella, quiero escribir una carta. Encerraré en el papel todo lo que siento hacia él, descargando la ira, la frustración, la impotencia, el orgullo, el dolor, la rabia... TODO. Porque nunca le di las gracias... Y no encuentro mejor manera para hacerlo. Una vez haya escrito la carta, la meteré en un sobre que lacraré. Ya veré si pido un coche prestado durante sólo un día o si relamente me sincero con alguien para que me acompañe. Pero no quiero derrumbarme ante nadie... Prefiero ir sola. Pasaré por una floristería y pediré una rosa roja, sin preparar, sin quitarle las espinas (una rosa sin espinas no es una rosa, lo diré toda mi vida). Y cogeré el coche hacia el lugar donde descansa... Hacia el lugar donde lo vi por última vez. Me sentaré justo en frente del nicho y abriré el lacre del sobre. Sacaré la carta y la leeré en voz alta. Volveré a meterla dentro del sobre y lo dejaré ante la lápida, con la rosa. Después regresaré a casa.

Tengo que tomar las riendas de esta casa. Ya es hora de ser consciente de que tengo la edad que tengo, que ya no soy una niña y que hay demasiadas cosas que hacer aquí; hacerme cargo de que cuando me fui a Coruña era capaz de aparcar la pereza y centrarme en ordenar y mantener la casa medianamente limpia, en hacerme de comer a mis horas y fregar después... Tengo que ponerme las pilas, pero ya.

Demasiadas cosas que hacer, mucho en lo que pensar... Pero tengo la fuerza suficiente, tengo la determinación. Realmente, quiero levantarme y caminar dejando atrás todo lo que me pueda herir o lastrar...

Así que cojo impulso, aprieto la mandíbula bien fuerte y me empujo hacia adelante, poniéndome en pie y guardando el equilibrio, para mantenerme todo el tiempo que sea necesario. Como me dice siempre que me caigo en el msn un ángel: "¡¡Arriba!!"

Gritos, charlas profundas y obra de teatro

Posted by : Any R 4 Comments



Me encanta el crujido de la nieve bajo mis botas. Pocas veces he podido sentirlo, pero siempre lo recuerdo... También me gusta su tacto... Agacharme, estirar un dedo y dibujar en el suelo mientras la nieve se funde con mi calor y mi mano se enfría con su gelidez... Traté de hacer una bola de nieve gigante... Pero me faltaban motivos... Y paciencia. Curioso... A mí me faltaba paciencia...

No soy yo misma. No sé desde cuando, ya no lo sé. De ahí mis problemas con el espejo, de ahí mis batallas conmigo misma, de ahí la rabia que últimamente me aparta de lo único que tengo ganas de hacer...

Y entonces cae la nieve. Cae la nieve, blanca, pura, nívea... Y cierro los ojos pensando en dejarme llevar por lo que sea, en simplemente ir enfrentándome a la vida como venga, de frente, sin huir ni esconderme...

Pero no ha nevado demasiado. Y el sol sale, implacable, destrozando la pureza y dejando lodo donde hace unos instantes todo era hermoso...

Ya no me afecta conducir... Vuelve a relajarme. Mientras conduzco no soy consciente de mí misma... Sólo existe el mundo que me rodea. La radio, las canciones, la gente, los otros coches... El gilipollas de turno que intenta adelantarte donde no debe... Vaya, esas cosas sin importancia. Esas cosas que me permiten olvidarme por unos instantes de si sé o no sé quién soy. A veces me pregunto por qué me hago tantas preguntas... Pero no puedo evitar reirme al darme cuenta de que eso es otra pregunta... Lo acepté, aunque a veces cueste sobrellevarlo. Nunca voy a ser feliz, porque siempre habrá una pregunta que responder. A fin de cuentas, he decidido ser esa niña filósofa que se agarra al pelo del conejo blanco que sale de la chistera...

Y lo hago con una sonrisa en la cara. He alterado el orden de mis planes. Me voy a comer y después a ducharme, para paliar el frío. Primero agua hirviendo que me limpie de todo lo que me preocupa... Y luego agua fría, para prepararme para el resto del día de hoy... Será duro. Muy duro. Pero es lo que hay.


Nieve

Posted by : Any R 7 Comments
De pronto lo necesité con mucha urgencia. Me costaba respirar (aún me cuesta). Así que con la excusa de sacar al perro (que más que excusa era una obligación pospuesta durante toda la mañana) salí a la calle. Enfilé hacia el fondo de la calle, donde el asfaltado termina y comienza la hierba. Pancho se volvió loco... Pocas veces atravieso esa barrera últimamente... Hoy lo necesitaba. Caminé despacio y en silencio, mientras él olisqueaba aquí o allá. Hasta que llegué al principio del camino de siempre. No existía tal camino. Sin embargo, mis pies decidieron seguir caminando y torcieron hacia la izquierda. Súbitamente tenía muchísimas ganas de ver el río. Al llegar a él, descubrí que bordeándolo, a la derecha, existía un camino nuevo, que sólo había recorrido en contadas ocasiones en mi infancia. Así que simplemente lo seguí hasta el puente.

Volví pronto, pues elegí un mal momento para tomarme un descanso. No me di cuenta hasta la vuelta de que el sol brillaba en un cielo completamente azul, sin ninguna nube que pudiese llegar a mostrarse a mi vista. A la ida había caminado mirando al suelo, sin detenerme demasiado, pero buscando con ansia un trébol de cuatro hojas. O quizás una señal que me indicase el camino. La señal fue el camino mismo... ¿Por qué dejé que pasase tanto tiempo sin recorrerlo, que ya ni existe? Recuerdo aquellos días, no hace más de un año o dos como mucho, en que cuando algo me superaba comenzaba a caminar y me perdía en mis lugares favoritos... En el puente de piedra, en el lavadero abandonado, bordeando la fábrica de curtidos, o llegando incluso al molino viejo... ¿Cómo he podido abandonar algo que era tan mío?

La respuesta es Coruña. Cuando me desbordaba, tomaba el paseo hasta el Burgo, a veces hasta llegaba San Pedro de Nós... Fijaba la vista en las calmas aguas del mar y me perdía... Aquel era mi río. Y ahora tuve que esperar hasta este preciso momento para redescubrirlo... Mi río... El de toda la vida. Creo que hoy necesito un respiro de mí misma, de mis pensamientos, de todo lo que soy yo en definitiva. Necesito olvidarme de mi propio nombre. Realmente lo necesito...


Necesitaba tomarme un momento

Posted by : Any R 8 Comments
Hacía tanto, tanto frío que el aire cortaba la piel. Era difícil pensar en cualquier otra cosa que no fuese la nariz helada, la cara acartonada, las orejas enrojecidas... Pero sí pensaba en algo más. Pensaba en cientos de cosas más... Pensaba en el chico tan alto con el que me crucé. ¿A dónde iría con tanto frío? ¿Volvería a casa? ¿Se iría al centro a tomar algo con una chica? ¿Con un chico? Pensaba en las dos chiquillas a las que dejé quedar atrás, estudiantes de medicina por sus palabras, para que luego una de ellas me adelantase y me acompañase caminando la mitad del camino, hasta el punto donde el coche tocó el claxon y me hizo sacar la mano del bolsillo para saludar. Hizo amago de parar y yo le indiqué que siguiese. Total... Ya estaba helada.

Al entrar en casa las gafas se me empañaron, igual que cuando en la calle intenté subir la braga a la altura de la nariz. Tuve que bajarla de nuevo al sentir la humedad de mi respiración acariciando mis labios... Demasiados recuerdos...

Curiosamente estaba cansada. Normal. Llevaba tiempo sin hacer tal esfuerzo. Y sin sentirme tan inútil. Es normal, siempre me pasa. Y aún así me sigue encantando la sensación de cerrar los ojos y que el cuerpo se mueva. Claro que eso no es algo que haga en las clases. Allí sólo miro a mi hermano moverse. Me encanta, me intimida, me fascina... Pero aprendo. Aunque sea poco a poco, estoy aprendiendo. Y cuando estoy sola, ante el espejo de mi habitación, sin atreverme a mirarme y con alguna canción de ritmos árabes sonando me muevo, me dejo llevar, dejo que mi cuerpo escoja los movimientos. ¿Y quién sabe? Quizás algún día abra los ojos y me mire, quizás algún día me deje llevar asi delante de otras personas. ¿Quién sabe?

Quisiera levantar la vista y reconocerme en la imagen del espejo. A veces creo que estoy justo ahí delante, saludándome con la mirada. Pero de pronto un ruido me hace apartar la vista y al volver a centrarla ya no soy yo la que se esconde tras ese cuerpo. ¿Quién es? ¡Ay, no sé, yo no la conozco! Es esa chica que se deja el pelo largo por una tontería, sólo para comprobar hasta dónde puede aguantar; es la que se pinta las uñas de negro porque teme cómo pueda quedar cualquier otro color así que agarra lo seguro; es la que no se atreve a levantar la mirada del suelo... Pero entonces levanto un brazo y me rasco la cabeza. Y la mirada se eleva para posarse en mis propios ojos. Soy esa. Esa que contra la voluntad de varias personas importantes en su vida se tatuó su alma en la espalda y su corazón en los brazos; esa que en ocasiones despide fuego por la mirada; esa que no teme lanzarse de cabeza a los abismos, aún sabiendo que dolerá la caída y que todavía será peor levantarse y trepar sola el acantilado... Y entonces otro ruido me distrae. Y vuelvo a mirarme... Y simplemente soy yo, con cara de cansada, y ganas de lavarme los dientes y meterme en la cama. Saco la lengua y me miro las amígdalas, que siguen del tamaño de una pelota de golf. Y sonrío. Mañana será otro día. ¿Qué veré al mirar el espejo?



Frío

Posted by : Any R 7 Comments
Vaya. Terminado. El resumen del día de hoy. Me he pasado el día en cama, tratando de no maldecir demasiado todo cada vez que tragaba saliva...

Estos días están siendo demasiado desconcertantes. No consigo hacer nada útil... Mañana por la mañana he quedado para tomar algo... A ver si el aire gélido me permite recuperar un poco la cordura y el centro... Hace tiempo que debería estar terminando una novela... Y dejarme por ahora de cuentos. Llevo seis años ya tras ella... Y ahora que la tengo tan cerca la voy dejando... ¡Pues no! ¡Leche! Estoy un poco enfadada conmigo misma hoy. ¿Por qué? A saber... Soy demasiado voluble... Y no me apetece discutir conmigo. Quizás mañana. Aunque romperé la tregua... Hacía mucho tiempo que no hablaba sola... (¿Os dais cuenta de la cantidad de puntos suspensivos que utilizo? Eso es malo, muy malo. ¿Y por qué lo hago? Por culpa de nuestro amigo el msn).

En fin, no estoy muy segura... Puede que sí o puede que no... Pero creo que tengo fiebre... Al menos hace frío y a mí me sobra la ropa (solo me queda el pijama, que me deshice de todo lo demás - tiene gatitos mi pijama, miau... xD). Y no sé por qué creo que empiezo a ver la realidad de una forma distinta. Hasta parece que uso menos puntos suspensivos... (mieeeerda) xD

Creo que debería dejarlo e irme a dormir... Pero no tengo ganas de dormir. Me apetece leer. Sí, voy a leer. Aunque ya sé lo que pasa al final. Es lo malo de ver primero la película. Pero luego ya paso al segundo, que con lo mala que fue la primera no harán continuación. ASí que me salvaré. O no, igual el libro es malo... jejeje. Yo sí soy mala xD

En fin, que bona notte a tutto il mondo.


Crepúsculo, messenger y dolor de garganta

Posted by : Any R 12 Comments
Alguien me dijo hoy que debería escribir todos los días en el blog... Podría intentarlo... De hecho nació con esa idea... Bueno... En momentos de mi vida habrá días en los que podría incluso escribir dos o tres veces... Otras quizás pase semanas sin querer actualizar... Me dejaré llevar un poco por eso... O acumularé ideas para que el toro no me pille... Ah... Sí, durante temporadas lo intenté al menos... Propósito de año nuevo... Van cinco días y llevo dos entradas... Mierda de propósitos tardíos... xD

Me gusta contar cuentos. Sobre todo, me gusta hacer míos los cuentos y cambiarles todo aquello que me dé la gana. Tendría que intentarlo más amenudo. Gracias por la idea ;). Aunque también tengo un cuento propio entre manos... Unido a una cuenta atrás (que al final se cumplirá sin ver su objetivo...). En fin, yo no soy el equipo A, mis planes no siempre salen bien. Pero a veces con los cambios descubrimos novedades que nos alegran la vida. No me pierdo la comida del sábado ni la mañana del miércoles... Así que todo bien...

Es curioso que justo hoy se me haya dado por los cuentos. Mi hermano apareció con el regalo de reyes... Un par de camisetas de la tienda de "COSO" (MOMENTO PUBLICIDAD: Coso, en Casas Reales, Camisetas de REI ZENTOLO y SHIRT GIGOLÓ, manualidades, chapas, marionetas, complementos, bolsos, pendientes, un poco de todo... Muy recomendable tanto por precios como por atención. Animaos a visitarla). Una de ellas dice: "¿Quién teme al LOVE feroz?" y la que más gracia me ha hecho: "Para acadar os encantos das mouras... hai que saber ben o conto..." Pues vaya... va de cuento la cosa... Y entonces me viene a la mente una frase de un profesor de la facultad: "Contar es permitir que las cosas que pueden olvidarse no se olviden nunca". Y me siento tan honrada de contar tantas cosas... De mantener este blog a base de recuerdos propios (e incluso alguno ajeno), de seguir poco a poco madurando mis propias ficciones, de mirarlo todo desde la perspectiva del "no puedo olvidarme de esto"...

Y estoy desvariandooooo, me voy a dormir que mirad la hora que es... (6:07). Es lo que pasa por dormir hasta las 17:30 (pero mi cuerpo ya no podía más). Necesito un descanso... De mí misma... xD

Otro insomnio...

Posted by : Any R 6 Comments
No puedo sacarme ciertos retazos de la noche de la cabeza... Cierro los ojos de cuando en cuando para que les sea más fácil a los recuerdos acudir a consolarme ahora que ya no estoy allí... Entre las sábanas, entre tus brazos...

¿Qué es lo que más regresa? Alguna frase: "no dejes de mirarme". Caricias. Besos. Miradas. Roces. Provocaciones. Cada instante...

Ha sido mejor que cualquier relato que yo haya podido escribir... Me preguntaste si haría de esta noche uno más de la lista... Me temo que no tengo palabras que hagan justicia a lo que he sentido contigo. Hacía tanto tiempo... Para algunos de esos escurridizos sentimientos incluso toda una vida...

No puedo borrar tu mirada, no puedo dejar de sentir tus caricias, maldije el tener que ducharme, porque todavía tenía en mi piel tu olor... Y en mi boca el sabor de tus labios... Hace sólo unas horas que he estado a tu lado... Y te extraño desde el mismo momento en que nos besamos en la puerta por última vez...

Y como prenda, para asegurarme de que te volveré a ver, está mi foulard. Bajé las escaleras subiéndome la cremallera de la chaqueta hasta que descubrí que faltaba algo, justo al agarrar el pomo de la puerta. Te imaginé encontrándolo. Sabría que querrías devolvérmelo. Quizás hoy... Quizás pronto... Quizás tenga que esperar más... No me importa, sé lo bien que se está entre tus brazos, así que no me preocupa.

Todavía me estremezco al recordar...

Posted by : Any R 8 Comments
Bueno, parece que triunfó la idea de haceros hablar. No esperaba tantas respuestas, la verdad. Gracias. Y puesto que vosotros me habéis intentado describir, yo voy a corresponderos respondiendo a cada uno de vuestros comentarios.

eX – Muchas gracias por leerme y por decidirte a comentar. Me alegro de que te guste lo que escribo y te invito a seguir visitándome. Yo, por mi parte me pasaré también por tu “hogar”.

^lunatika que entiende^ - Inocencia… jejeje. Entonces quizás aparente sólo cierta faceta de mí. Me alegro de romper con las ideas establecidas de cómo soy, precisamente por eso lo hago… Y no, no hacía falta comentar la segunda foto xD Sólo pedía una definición de mí. Pero gracias ;P.

ce… - El comentario es perfecto. Gracias, gracias, gracias. Por decirme que llego al ser de otra persona, por elogiar mis manos y mi mente, por decirme que cada vez te gusta más pasarte por aquí… Mil gracias. :* Sigue pasando por aquí, siempre serás bienvenida.

sam – Uy, uy, uy… Sólo hice un vídeo de esos… Vaya, vaya… Que por cierto yo quiero una copia… Bueno… Es todo cierto, lo admito, me has calado… Salvo dos cosillas… No, no me gustan las cosas dulces, sólo hay tres cosas que sí me hacen perder los papeles: el frapuccino de chocolate, el vodka negro con T de trina (da igual el sabor) y el dolce vita (leche condensada, chocolate, nata y chocolate o canela espolvoreado). ¿Y quién dijo que la habitación de la segunda foto fuese la mía? :P

helen – Así que no me imaginabas así… Vaya… Qué tendré para que todos me imaginéis diferente… Igual nos hemos visto, probablemente… Santiago es muy pequeño… ;)

Jelly – Ais… Mira que tardas en pensártelo… :P

Nono – Me has dejado con la boca abierta… ¿Que no me conoces? Cualquiera lo diría. En el poco tiempo que hemos compartido me has calado a base de bien… Salvo por una cosa… Nunca discutas conmigo… En la propia discusión jamás claudicaré, aunque probablemente cuando tenga tiempo de reflexionar me disculpe y te dé la razón… :P (y gracias por lo de guapa).

Tanais – Feliz año :P Y gracias. Otra más que no me imaginaba así… Ya me contaréis algún día todas cómo es que me imaginabais… Me alegro de haberte dado la sorpresa.

Anónimo – Así que una historia… Maravilloso… Me habría gustado leerla, una lástima. Y bienvenido a mi blog, espero seguir encontrando tus comentarios. Gracias ;).

Djuna – ¡Ole! Gracias por otorgarme tal homologación ;). Un abbraccio.

Edy – Bueno, reitero lo de los dulces… No, no me gustan demasiado salvo las tres excepciones. Sí, poso ante las cámaras descaradísimamente y también tengo mi venilla de niña traviesa.
En cuanto a preferir… Era una foto para hacer un calendario, así que la imposición fue blanco y negro. Iba a poner otra foto en color, pero era bastante más atrevido… Así que me quedé con esta. Y estás completamente en lo cierto… Me encanta provocar, pero usando la imaginación. Bienvenido y vuelve siempre que quieras.

Anubis – Gracias por los dos comentarios :). Y gracias por esa distinción entre las dos yos… Me ha gustado muchísimo, porque realmente esas dos distinciones son algo casi palpable, completamente real. Gracias por dar ese nuevo enfoque a ambas fotos. :*

Morena
– Ais… La he dejado sin palabras… Mil gracias, linda. :*

Anónimo – ¿Qué puedo decirte…? Simplemente que me encantará que nos conozcamos más ;). Y quiero mi trébol… :P

¡¡¡Una Linda Cabra!!! – Eres una mujer excepcional, de eso no hay ninguna duda. Mil gracias por estar siempre ahí, aunque de cuando en cuando tengas que usar el sacacorchos. Tienes una paciencia infinita conmigo, aunque admite que yo contigo también… (justo ahora te acabo de dejar con un “quieres que te deje tranquilita” en la boca xD). Se te pilla muchísimo cariño… :*

Mokiña – O que escribiches é fermoso. Encántame, encandílame a túa maneira de fiar palabras. Seguirei lendo os teus poemas e todo o que escribiras ata o de agora. É todo un pracer coñecerte.

Verónica (peke) – Simplemente no me apetecía escribir ese día… Seguiré haciéndolo, porque escribir es mi vida. Feliz año a ti también.

Romina – Bienvenida tú también a mi hogar. Ponte cómoda y quédate el tiempo que quieras por aquí. Gracias por tus comentarios. :*

Y esto es todo por hoy. Pretendía publicar esto el día 1. Pero las circunstancias (el resacón del 15 fundamentalmente) impidieron que mi velocidad de respuesta fuese la habitual.

Simplemente quiero desearos a tod@s que el año 2009 sea propicio para cumplir todos vuestros deseos. Yo me encamino a cumplir los míos…

Feliz año nuevo (o esto es una fieshta)

Posted by : Any R 10 Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -