Posted by : Any R domingo, enero 25, 2009

El rayo cortó la negrura de la noche, iluminando todo el cielo oscuro. Sentí cómo mi respiración se cortaba por un instante que me pareció eterno. Pese a que la tormenta parecía estar muy cerca, no se escuchaban los truenos al finalizar la caída. Ni siquiera momentos después. Quizás la música amortiguaba el estruendoso ruido, amainando la preocupación. Llegamos al cruce enseguida, mientras empezaba a llover, ligero al principio, con más fuerza cuando tomé el camino de la izquierda, poniéndome de cara hacia los nubarrones negros.

La lluvia comenzó a repiquetear con más fuerza en el parabrisas, hasta que me di cuenta de que no era agua lo que caía del cielo. Era hielo. Granizo que cubría la carretera, los coches, los campos... Parecía que se había puesto a nevar con fuerza y que todo se encontraba escondido tras un ligero manto blanco. Atravesamos la tormenta sin pasar de 60 por hora. Encendí el limpiaparabrisas al máximo, puse la marcha más corta posible, subí ligeramente la música y comencé a tararear la canción que sonaba.

A pesar de la fuerza, del miedo tangible de mis dos acompañantes, del atronador sonido de las pequeñas bolitas de hielo sobre el capó y el cristal del coche, para mí era maravilloso ver caer cada rayo, despuntando con su luz entre el aluvión helado que se desprendía desde el cielo. Estoy enamorada de las tormentas. Quizás algún día pueda vivir una en medio de un campo vacío, mientras la lluvia empapa mi pelo y mi cuerpo, mientras el viento me zarandea con brutalidad, mientras la inclemencia de los elementos me azota como un castigo divino... Podría compararlo con un sueño, con algo que desearía vivir con todas mis fuerzas. ¿Estoy loca? Probablemente.

Cuando el clima se contuvo y amainó la descarga de hielo, convirtiéndose en ligera aguanieve, su voz me sacó del trance en el que la música me había sumido. Mi madre habló dirigiéndose a su amiga, pero provocando los recuerdos en mí.

- El día que vinimos al velatorio de su padre nos encontramos con una capa tremenda de nieve a la vuelta.

- Sí- respondí rescatando el recuerdo-. Y el día de su entierro, volviendo para Coruña, perseguí al arcoíris hasta su nacimiento...

...




Una de las canciones de la cinta del coche de mi padre.

8 comentarios por lo de ahora.

  1. Tibalt says:

    Preciosa,intima, no se me encantó, he vuelto por estos lares y me preguntaba que habrias escrito, ya me he puesto al dia jeje :P

    Verdaderamente consigues que vea lo que ves, algo muy importante para mi, ya que me parecio sentir el granito en el capó.

    Gracias por regalarme un trozo de uno de tus sueños.

    un beso.

  2. Los recuerdos llegan, aparecen como flashes, nunca sabes dónde, ni porqué. Llegan y se van dejando siempre huella.
    Triste suceso que trajo un arco iris para tí. Sentimientos contradictorios que surgieron también en mi caso. Hoy he recordado.
    Muxuxxxx

  3. La palabra padre me estremece.
    Es mi ángel personal. Lo siento en la lluvia, en el sol y en cada instante de mi vida...

    Pero, hay momentos, en los que los recuerdos me absorven. Son sus momentos, más míos que ninguno.

    Besitos, linda.

  4. ¡¡Como me puedes estremecer de esa manera!!!!, aún así me encanta!

    Bicos cousa guapa!

  5. Anónimo says:

    ola linda! estoy un poco incomunicada este lugar, el movil no funciona, y hasta hace nada ni agua ni luz.
    No pienses que me he olvidado de ti...ahora hay bastante nieve...mi coche enterrado completamente...espero que siga funcionanado, jiji.
    Un besiño y espero que por esas tierras mágicas todo este dentro de los márgenes de tu felicidad.

    Sin mas me despido, en cuanto pueda sabrás mas de mi..

    Tengo tu trébol-

  6. Muchisimas gracias!!!!..., eres un encanto!!!

    ¿Estás preparada para viajar?.., Pues vamos!!

    ;);)

    Mil besos!

  7. ce... says:

    esas tormentas son las mejores, recuerdo cuando comenzo una parecida pero sin nieva aca no se da el gusto de nevar, no es zona... pero si de tormentas electricas, sigo con mi relato cuando era pequeña me escape de casa para ir a la plaza cercana solo para ver caer los rayos, mi madre corriendo para buscarme yo me fascinaba con esas luces..aun lo recuerdo bien...
    any besos, me alegraste el día despues de una ligera tragedi que acabo de digerir.

    kitty

  8. Una más says:

    Las tormentas están bien, pero mejor cuando no estamos en un coche, mejor protegidas en algun lugar...

    precioso final de post

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -