Archive for abril 2018

 
Van y vienen. Las ideas y las ganas. Pocas veces vienen en el momento en que dispongo de tiempo y medios para reproducirlas. Hoy no es el caso. Pero algún día lograré que coincida.
 
Hace tiempo que le doy vueltas a la posibilidad de compartir mi alma de diversos modos. Supongo que es esa sensación de que, si no subes al tren, lo pierdes. Pero me falta valor. O quizás constancia. O puede que me sobre pereza. O que todavía valore demasiado mi identidad digital y no quiera ponerla más en riesgo de lo que ya lo está.
 
Mientras, retomo las viejas costumbres a golpe digital (de golpear furiosamente con los dedos la pantalla del móvil), regreso a la palabra escrita que tanto me ha ayudado en otras ocasiones. Terapia de vomitona literaria (subiéndome a la moto de que mis palabras lleguen al nivel de la literatura).
 
Voy poco a poco estructurando mi vida y mi propio interior. A veces, es un armario organizado, tirar cosas que ya no sirven, rompiendo el apego al pasado fútil e inútil que no hace más que frenarme los pasos. Otras veces, es buscar aquello que me ha hecho feliz e intentar desatarlo de nuevo. Hoy toca un pequeño escupitajo, mañana quizás pueda ser una entrada a la semana, incluso puede que me anime a la moda del vlog...
 
Nunca sabrás a dónde pueden llevarte tus pasos si no comienzas a caminar. Miro hacia los lados, sigue acechando el peligro. No importa, suspiro, me armo de valor y levanto la pierna derecha, precisamente la que me duele estos últimos días. La empujó hacia adelante con cierta timidez aprendida que no consigue frenarme lo suficiente. Y, con delicadeza, poso la suela de mis botas en el pavimento, iniciando con ello una reacción en cadena que me estremece hasta el alma.
 
Un primer paso. Un intento de programar una continuidad y una vida distinta a la que he llevado estos últimos años. El primer paso.

Programada

Posted by : Unknown 1 Comment

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -