Archive for enero 2012

Mi cama todavía huele a ti... Con la nostalgia de tus labios en mi boca acaricio el recuerdo de tu mirada con la dulzura emancipada de cada pequeño momento contigo. Mi pequeña maravilla de miel y sol en la mirada, de manos cálidas y amables siempre dispuestas a la caricia suave y salvaje de una amante intensa y controlada; mi desliz acertado en una retahíla de errores cometidos y por cometer; mi luz de luna en una noche oscura frente a la incertidumbre de un camino por recorrer. Me abrazo a los recuerdos enlatados de mi última noche contigo, al tiempo que aferro la almohada saturada del olor de tu piel, de vainilla, tabaco y amor a raudales. Y te añoro de una forma que todavía no he aprendido a controlar, como se puede añorar aquello que se tiene y no se tiene en las desiertas noches plagadas de sueños contigo. Y cierro los ojos. Suspiro... Me imbuyo de ti y me pierdo en la imagen de tu cuerpo desnudo bajo mi piel, con la forma de un cuadro mitológico en el que se representan Nut y Geb. Y perdida en el ardiente deseo del serpenteante camino de tus besos en mi cuerpo, me abandono al mundo de los sueños manteniendo la vana esperanza de encontrarme contigo en ellos.



Posted by : Any R 1 Comment


Tercer día del año. Un buen principio. Un camino por delante de 366 días que valdrán su peso en oro. Un camino largo, duro y con cambios y sorpresas. Muchos cambios. Muchísimos cambios. Junio y julio están marcados en el calendario como un final esperadísimo que ha trastocado mi vida de principio a fin, dándole vueltas a todo lo que he hecho este último año 2011. Con esa fecha marcada, sólo puedo esperar, intentar no mirar y descubrir en su momento qué ocurrirá conmigo, con mi vida y con todo lo que la/me rodea por aquel entonces. Al menos sé que el trabajo no me faltará. Ya es más de lo que tienen muchos. Y un trabajo que me llena como nunca he creído que llegase a hacerlo.

Lo admito, tengo miedo. Ese miedo del conejo en su madriguera que sabe que fuera le estará esperando el zorro para cazarlo cuando menos se lo espere. Pero quizás no esté... Así que sea como sea tendré que asomar el hocico peludo y mirar a un lado y a otro, averiguar por el olor en el aire qué tiempo hará y afrontar con valentía una incertidumbre llena de luces y sombras que se extenderá por un tiempo indefinido a lo largo de mi vida. ¿Un par de años, tres, cuatro... diez? ¿Quién sabe? Quizás idas y venidas, quizás el olvido, quizás una lista de sueños convirtiéndose en realidad... Quizás miel y rosas... 


¿Y si esta vez sí?



Estrenando año

Posted by : Any R 3 Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -