Posted by : Any R martes, enero 03, 2012



Tercer día del año. Un buen principio. Un camino por delante de 366 días que valdrán su peso en oro. Un camino largo, duro y con cambios y sorpresas. Muchos cambios. Muchísimos cambios. Junio y julio están marcados en el calendario como un final esperadísimo que ha trastocado mi vida de principio a fin, dándole vueltas a todo lo que he hecho este último año 2011. Con esa fecha marcada, sólo puedo esperar, intentar no mirar y descubrir en su momento qué ocurrirá conmigo, con mi vida y con todo lo que la/me rodea por aquel entonces. Al menos sé que el trabajo no me faltará. Ya es más de lo que tienen muchos. Y un trabajo que me llena como nunca he creído que llegase a hacerlo.

Lo admito, tengo miedo. Ese miedo del conejo en su madriguera que sabe que fuera le estará esperando el zorro para cazarlo cuando menos se lo espere. Pero quizás no esté... Así que sea como sea tendré que asomar el hocico peludo y mirar a un lado y a otro, averiguar por el olor en el aire qué tiempo hará y afrontar con valentía una incertidumbre llena de luces y sombras que se extenderá por un tiempo indefinido a lo largo de mi vida. ¿Un par de años, tres, cuatro... diez? ¿Quién sabe? Quizás idas y venidas, quizás el olvido, quizás una lista de sueños convirtiéndose en realidad... Quizás miel y rosas... 


¿Y si esta vez sí?



3 comentarios por lo de ahora.

  1. ValkiRia says:

    Yo todavía no sé qué me espera en este nuevo año...pero estoy preparada para lo que venga!!

  2. buen blog saludos desde México

  3. Verónica says:

    Y mis mejores deseos para ti en este año que comienza.

    besos

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -