Archive for marzo 2012



Si tú eres la luna, yo por fuerza soy el mar. Quizás la razón más poderosa sea esa atracción que ejerces sobre mí sin planteártelo siquiera, desde el día en que te vi por primera vez, hasta hace unas horas, cuando no podía dejar de tocarte, buscando esa sensación que me recorre el cuerpo al contacto con tu piel. La más poderosa, tal vez, pero no la única... Es quizás porque eres la fuerza que hace que se muevan mis mareas... Eres la que consigue que todo a mi alrededor parezca funcionar mágicamente. El universo parece conspirar, por medio de tu gravedad, para que todo fluya, para que el sentimiento predominante en mi corazón sea la alegría y crea plenamente que puedo afirmar que soy feliz con mi vida tal como está. Y que yo diga la palabra felicidad para aplicarla a mí... No creo que llegues a entender lo que es...

También, puede ser, que tenga esa necesidad de reflejar toda esa luz que corta la oscuridad como un cuchillo. Porque quizás tenga razón quien te ha dicho que eres esa maravillosa luna que permanece en el cielo, arrojando luz cuando lo demás se ha perdido. Y perdida, llegué a ti. Y algo me dice que me he encontrado. Algo me dice que ME HAS ENCONTRADO. Y no puedo desear más que mantenerme donde estoy, o, como única modificación, acercarme más y más a ti...

Así, al ser la luna que arroja su luz sobre mi pecho, recibiendo tan solo el reflejo de lo que me das, no puedo evitar que suba mi marea para alcanzarte, para dejar en tus labios el sabor a sal de mi cuerpo perdido, así como tú no puedes evitar llenarme, con tu imagen redonda e inmensa, de un amor como pocas veces he sentido en mi vida. Mi pequeña maravilla lunar... 


Te quiero.



Si tú eres la luna, yo soy el mar

Posted by : Any R 3 Comments
El frío recorre mis músculos, haciéndome tiritar a pesar del jersey, de los calcetines, del nórdico... Sé que entraré en calor... Pero, ¡oh, no es lo mismo! Abrazo tu lado de la almohada, buscando el aroma que todavía sobrevive desde la última noche que has pasado a mi lado y aspiro con fruición, encontrando ese regusto a vainilla, tabaco y sudor. Eres tú... Es tu esencia la que se queda conmigo en las noches en que tu ausencia me obliga a dar vueltas en la cama en una vigilia de absurda añoranza como pocas veces había sentido. Me falta tu piel fría, al contacto con la mía ardiente... Me falta tu respiración, ese aliento dulzón y espeso, con aroma a tabaco y café cargado... Añoro tu risa, el sabor de tu saliva en mis labios y el rumor sordo de las profundas inspiraciones que dejas fluir cuando ya estás dormida. Te extraño... Te extraño y te añoro... Te extraño, te añoro y te recuerdo a cada momento, hasta el punto de llegar a soñar contigo. Quizás a veces despierta, casi siempre dormida... Apareces en cada una de las historias locas que me rodean cada noche, esas que por la mañana apenas puedo recordar pero que brillan porque tú te encontrabas allí y es lo único que recuerdo y sé a ciencia cierta...

Porque dormir sin ti es como tumbarse bajo un cielo sin estrellas sin más abrigo que el calor de mi propio corazón echándote de menos.

Lo sé, lo sé... Soy ñoña a más no poder...

Dormir sin ti

Posted by : Any R 2 Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -