Posted by : Any R martes, enero 13, 2009

Salí de casa sin recordar que hacía unos momentos había mirado por la ventana y amenazaba lluvia. Así que no cogí el paragüas.

Caminé lentamente, decidiendo a medio camino que no tomaría el camino habitual, sino que seguiría de largo, recto, sin tener que enfrentarme a la demoledora cuesta de San Francisco. Pasé por delante de la peluquería y levanté la mano para saludar a sus ocupantes, que me devolvieron el saludo con efusión. Tenía la cabeza llena de pájaros, ya que no era capaz de pensar en lo que debería pensar. No podía quitarme de la mente la ironía de que había sido partícipe esa tarde. La primera persona con la que decido iniciar una conversación por el msn me amarga el día; la segunda me lo anima.

Así que allá seguí la caminata con la sonrisa puesta hasta que sentí las primeras gotas de lluvia. "Y yo con gafas", pensé. Sí, con gafas... Con unas deportivas a las que les entra agua por debajo, un pantalón que arrastra y una chaqueta de ante... Y sin paragüas, claro. Sin embargo, no pude evitar sonreir.

Pasé por Compostelae Eventos (PUBLICIDAD SUBLIMINAL: Si queréis organizar cualquier tipo de celebración, esta es vuestra tienda, en las Salvadas, enfrente del hospital viejo, el letrero naranja...). Y me detuve para saludar igual que en la peluquería, pero la vista en el periódico de la ocupante me obligó a detenerme y gesticular. Así que cuando me vio, ya parada, me hizo un gesto para que entrase. Me gané una buena charla y una tentación: "¿un pitillito?". Y conseguí negarme. Increíble pero cierto.

Salí de allí y tuve que guardar las gafas en el bolsillo, no me gusta que las gotas se queden en los cristales deformando la visión, casi prefiero ver borroso del todo. Llegué a la primera tienda poco después. Entré, esperé y pregunté por una estilográfica, no estaba segura si Parker o Waterman, con el lacado en azul. Respuesta: "Si no sabes el modelo no puedo hacer nada". Ni siquiera puedes enseñármelas... Vale, pues nada. Aún así pregunté por la otra. Tampoco trabajaban la marca.

Segunda tienda, la que tenía más probabilidades. Me paré en el escaparate y atisvé con ansia las Waterman de diseño lacado en azul. Pero no... No eran ni parecidas. Y además en esa tienda no se podía pagar con tarjeta. ASí que pasé de largo sin preguntar siquiera. Recordé que sí tenían la otra marca, por si tenía que regresar a por ella...

Tercera tienda. Adoro ese lugar. Fue donde me enamoré por primera vez. Un amor tan intenso que todavía hace latir mi corazón con fuerza. Waterman Serenite.



La primera vez que la vi me cortó el aliento. Sé que algún día surcará el papel entre mis dedos. Miré la pluma que me parecía más similar a la que recordaba vagamente de mi pasado durante unos minutos antes de decidirme a entrar. Finalmente atravesé la puerta.

Una pluma lacada en azul, no sé si Waterman o Parker. Solo tengo una Parker en azul. Abre el expositor, la recoge y me la acerca... Era la que yo llevaba varios días mirando como candidata. Las palabras se escaparon de mi boca: "Esa es". Cobraban con tarjeta. Y además tenían la otra... Redondo. Todo redondo. A la tercera va la vencida.

Salí de la tienda. Llovía más fuerte. Pero mi sonrisa no quiso desteñirse. Saqué el móvil y envié un mensaje: "Era una Parker". ¿Cómo pude haberlo dudado? La flecha característica de esta marca en el clip, la punta dorada, el brillo, el tintero...

Ahora ya es mía de nuevo. Cuando la perdí la primera vez prometí que volvería a tenerla, aunque jamás me había planteado que fuese así. Aunque ahora llega lo más complicado. Hay una carta que escribir.

Os dejo una imagen de mi pequeña preciosidad.

7 comentarios por lo de ahora.

  1. No sé cómo lo haces, pero puedo imaginar perfectamente tu paseo de una tienda a otra buscando la pluma... XDD

    Me encanta leerte!!

  2. Tanais says:

    jejejejejeje alguna vez tamb me ha pasado algo parecido con algún q otro objeto...es tu tesorooooo jajajaja

    Un abrazo

  3. Djuna says:

    La pluma...siempre me ha acompañado desde jovencita, con ella logro lo que los grafólogos llaman "identidad".
    Baci mille
    e sicuro cammino verso la capitale.
    Ciao

  4. helen says:

    Yo tb imagino tu paseo... como q la ciudad me resulta muuuuuy familiar jejejeje :P

    preciosa pluma...

    besiños

  5. Morena says:

    Excelente relato.

    A mí me pasa lo mismo que a vos, pero no lo expreso así , maravillosamente.


    Besitos.

  6. Nono says:

    Me alegro un montón de que por fín tengas esa pluma y de que la empieces a usar. Será complicado pero seguro que te hará bien, sea lo que sea que escribas con ella. No le cojas tanto gusto como para olvidarte de nosotr@s ehh ;) Besicos niña!!

  7. Adoro esa pluma negra y plateada!!!!

    No quiero saber el precio...

    Sueño desde YA con ella!!!!!

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -