Posted by : Any R sábado, enero 10, 2009

Hoy las tiendas de plumas se han confabulado contra mí... Abría todo, menos las tres tiendas que conozco. En fin, que la carta tendrá que esperar al lunes.

Acabo de llegar a casa y vuelvo a marcharme. Pero recalar aquí me ha puesto de mala hostia. Para empezar, nadie me avisó de que había nuevo escalón en la entrada, así que he dejado mi huella en el cemento. Para seguir, estaban cambiando el colchón de la habitación de mi madre, lo que quiere decir que el ocupa no va a marcharse. Después discusión con mi madre porque quería que me llevase el coche (la última de estas acabó con mi coche esnafrado contra un 206).

Cuento despacio desde el 10 al 0.

10

9

8

7

6

5

4

3

2

1

0

Respiro hondo...

Esto está mejor...

Y pese a que pensaba quedarme un rato más, me voy a ir ya... Porque simplemente prefiero congelarme de frío antes que quedarme aquí. El ambiente se ha vuelto enrarecido... Ayer me piden que duerma con la puerta abierta por si al ocupa le da por volverse loco... Y hoy está cambiando el puñetero colchón. Sonará estúpido, lo sé. Pero tiene su sentido.

Cabeza erguida, bufanda de colorines, abrigo calentito... Y a pasear mis ideas y mis frustraciones.

De todas formas, hoy ha sido un buen día. Imposible que fuese diferente con el buen sabor de boca que me dejó la noche de ayer... (El lunes vuelvo a intentar conseguir la pluma, espero que tu oferta siga en pie).

4 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -