Archive for 2013

El viento gime ahí afuera. Suena como si alguien hubiese puesto el programa largo de una lavadora y faltase justo el centrifugado. De cuando en cuando se golpea contra la persiana. Comienzan unas inocentes gotas de lluvia, luego tiembla y finalmente el ruido se aleja y cambia, con una racha a contracorriente. Me cuesta conciliar el sueño y pienso en Asterix y Obelix, en todo el pueblo galo que creía que el cielo caería sobre sus cabezas... Teja a teja. Podría llegar a pasar con rachas de hasta 120 km/h.
Doy vueltas en una cama de 150 centímetros que se me hace inmensa sin la compañía del calor de su cuerpo. Es curioso lo fácil que es acostumbrarse a algo/alguien. Y vuelta a vuelta,  el frío y la soledad claman a mi alma un reencuentro que llegará dentro de un par de días que se hacen eternos sin la certeza de su sonrisa o su mirada... Mi macarrilla buenaza y sensible... Cómo te echo de menos cuando no estás...

Ciclogénesis explosiva

Posted by : Any R 0 Comments
Hoy el día ha amanecido así: blanco. ¿Cómo podría explicarlo? Abrí la persiana y al mirar fuera, la primera impresión me llevó a pensar que había nevado. Todo era blanco. Sin embargo,  no había nieve por ninguna parte y todo estaba tan apagado...

El día ha continuado de la misma manera, teñido de un blanco sucio y apagado que describe una estampa extraña, como de historia de misterio, como si pudiese pasar cualquier cosa. En momentos como este, me siento una expectadora involuntaria de noches de luna llena. El mundo entero se vuelve del revés, sin permitir que participe en todos esos acontecimientos increíbles que pueden suceder en días como hoy. Un lienzo más sucio, más oscuro,  sobre el que no puedo dibujar trazos de pluma con tinta negra, un día para que otros, y no yo, cambien el mundo. Un día blanco.





Blanco

Posted by : Any R 0 Comments
No, no me he equivocado con el título de la entrada... Es como me siento ahora mismo. Llevo como dos horas intentando cambiar un puto detallito de la plantilla del blog y no encuentro el código xml correspondiente. Me dan ganas de mandar a tomar por culo todo el puto blog... Cambios... Si es que no aprendo... xD

sdlg ighdkfjdnlkfsgunjdfgb

Posted by : Any R 0 Comments
Y entonces llega ELLA.

Desde hace un par de días, concretamente desde el día siguiente a mi anterior entrada, no soy capaz de hacer otra cosa que no sea escribir. He volado sobre la hoja en blanco y ya tengo un capítulo completo más. Empiezo hoy con el cuarto, con la cabeza rebosante de ideas y los dedos ansiando teclado y estilográfica para mancharse de nuevo con la tinta de la inspiración.

Pero qué jodidas son las musas, que se esconden donde menos te lo esperas.

Gracias por esa pregunta. ;)

Putas musas...

Posted by : Any R 0 Comments
Con la inspiración brillando por su ausencia, mantengo la creatividad viva conectada a libros fáciles de leer (o quizás difíciles por traducciones infumables) y a base de series y películas que ya he visto. Intento pensar, imaginar, y se me da bien en los parámetros en los que siempre se me ha dado, cuando camino a casa y monto una película sobre un intento de robo en algún callejón oscuro por el que me niego a dejar de pasar. Pero abrir un documento de word se me hace imposible, así como volver a dibujar algo más complicado que un par de chorradas a lápiz básicas. Tengo la sensación de que necesito un impulso, una musa que mueva mis entrañas con fuerza para que retome todo lo que he ido dejando atrás más por pereza que por falta de tiempo. Quizás la vuelta a casa por navidad, esta vez factible, me permita reconectar con esa YO que se quedó en Galicia a la espera de una vida mejor, menos cara, más cercana, más... ¿Completa? Pero esperar es de cobardes, de necios e ignorantes que se niegan a contemplar la posibilidad de que la vida es eso que nos ocurre mientras esperamos sentados a que llegue a alcanzarnos. De niña, quería ser la escritora más joven del mundo, pero ahora guardo desde hace días la dirección de correo de una editorial de las grandes que admite manuscritos y soy incapaz de enviar el mío. Me digo a mí misma que estoy esperando a acabar la segunda parte, pero esa segunda parte no cae en mis manos... Van dos capítulos y he vuelto a bloquearme al comenzar el tercero. Avanzo a paso de tortuga por un terreno resbaladizo que casi siempre me devuelve al lugar del que he salido...



Calíope, Clío, Erato, Euterpe, Melpómene, Polimnia, Talía, Terpsícore y Urania me tienen abandonada en una rotonda sin salida que me acerca de nuevo a un lugar del que ya he partido un millón de veces y al que no sé muy bien por qué, siempre tiendo a regresar...

Seca

Posted by : Any R 0 Comments

Rindiéndome a los enfáticos poderes de la luna, descanso el alma en un trono relleno de mares y tempestades que acechan en cada esquina de mi vida. Leo en libros pos modernos el triunfo y la gloria de parte de mi corazón, latiendo con fuerza hacia la dulzura agónica de una nueva vida entre algodones que hasta hace poco era prácticamente imposible ayudar a lograr. El viento gira y cambia la cara de una cinta de cassette oxidada cuyas canciones han sonado en los lugares más oscuros y diversos de miles de universos infinitos. Y la lluvia se hace de rogar en la sequía de unos labios rotos por ceguera ocasional (y emocional)de su portador. El abismo de unas sábanas negras arrastra mi vientre dolorido hacia aguas profundas en el mar de los sueños conseguidos y por alcanzar, soñando en una veta de oro de dieciocho quilates el precio de una sonrisa efímera. Castigándome, me condeno al dolor de la vida truncada, al atontamiento de drogas legales que permiten sobrellevar la tristeza de una luna más sollozando por perder la marea de vista, sin poder llegar a imaginar que es su fuerza quien la mueve, quien la arrastra consigo a cualquier lugar. Y la sonrisa continúa dibujándose en la arena, por más olas que la arrastren entre las piedras duras del fracaso de los sueños no intentados. Cojo aire tan solo para que mis músculos dispongan del comburente necesario para cumplir su cometido y hacerme avanzar por un pasillo oscuro lleno de puertas por abrir, posibilidades, vías, días, historias por contar y cuentos de hadas sin terminar. Cerrar los ojos y pensar en las princesas de todos y cada uno de mis relatos para soñar que se cumplan sus deseos. Desear soñar un éxito inalcanzable a la altura de mis manos, haciéndome cosquillas en los dedos. Cerrar el puño, cazarlo, abrir la mano ante una hoja en blanco y soplar para que las letras se escapen y corran a dibujar un futuro perfecto.

Cazando al alma

Posted by : Any R 0 Comments

Quiero ser optimista. La mitad de las veces lo consigo, aunque quizás tenga que ver con la voz que me susurra por las noches que soy capaz de todo más que con mi propia seguridad. El caso es que día a día las cosas se van haciendo más y más difíciles,  más negras,  más inestables. Siempre hay un roto para un descosido,  vaya. Lo que deseo está muy lejos de mi alcance y esforzarme al máximo puede suponer tener que enfrentarme al fracaso, pero no intentarlo es ya un fracaso de por sí. Sin embargo, la pereza me puede y siento que pasan los días sin que haga nada útil. Respiro hondo, miro cerquita, casi casi a mis pies, y continúo caminando despacito por este barrio periférico de Madrid en lugar de gastar mis botas en el empedrado frío y mojado de las calles de alguna ciudad gallega. Tengo lo que quería y tengo lo que jamás hubiera deseado al mismo tiempo. Las condiciones han ido cambiando tan deprisa que me han cogido desprevenida. Pero no puedo hacer nada más que tragar, esforzarme, irme a la cama y presentarme mañana a primera hora en un puesto de trabajo que todavía no es lo que quiero de mi vida. Y no por el trabajo en sí, que me encanta, sino por la cúpula de un antro que se cae a pedazos literal y metafóricamente, arrastrando en su descenso las almas, las vidas y las ideas de una casta de soñadores que nadie se atrevería a imaginar en esta vida.

Difícil

Posted by : Any R 1 Comment

Me fascina la belleza de las pequeñas cosas que pasamos por alto tan a menudo. Su respiración a mi lado en la cama mientras duerme, la manía de abrazarme siempre que intento levantarme...

Ayer, de camino a "casa", no podía dejar de pensar en todo aquello que no sé,  en pequeñas idioteces que me invaden la mente cuando menos me lo espero. ¿Qué son las luces que parpadean sobre los campos de Castilla León que parecen los avisos de un aeropuerto? ¿Qué ha sido de los vehículos que han dejado marcas de frenadas hasta el borde de la carretera? ¿Por qué son tan hijos de puta los de las gasolineras y levantan el precio hasta 1, 459 € el litro de gasoleo cuando podrían, en esta época de crisis, ayudar un poco y ahorrar en otros lados, como en publicidad televisiva? ¿Cuántas estrellas hay en el cielo que podamos ver? ¿Cuántas estarán ya extinguidas? ¿Cuándo he sido consciente de que, pese a todo, soy feliz?

Preguntas

Posted by : Any R 0 Comments

Todo el mundo sabe más que yo. De todo. Incluso de lo que he estudiado. Incluso de mi trabajo. De todo.

Yo soy la tonta ignorante que no deja hablar pero a la que nadie le deja explicarse. Soy la que calla y otorga, porque abrir la boca es un conflicto.

Harta. Muy harta. Si todos saben más que yo, que lo hagan todo mejor y me dejen pudrirme en mi absurda ignorancia.

Que le den por culo a todo...

Ignorante

Posted by : Any R 2 Comments

Llega un momento en el que una lágrima traviesa se niega a volver de nuevo al lugar del que ha venido y se escurre lentamente por la mejilla con ansias de libertad.

Hay quien cree que cuando llega ese momento, sale todo en tropel. Todo lo que llevas aguantando durante los últimos días. Sale la frustración, la impotencia, la rabia, el dolor, la pena, la tristeza... Sale el que no puedas aportar nada ante la catástrofe más grande que se ha producido jamás en tu tierra. Sale la sensación de que nunca estás cuando deberías para poder evitar los problemas de después. Sale la lejanía absurda de tu apoyo más grande. La estupidez de unas fórmulas obsoletas que resultan en la posibilidad de la muerte de alguien a quién quieres y que no merece pasar por algo así. Las bandadas de carroñeros sobrevolando los restos del cadáver con sus ojos de konika retratando los malos momentos de gente que ya ha sufrido bastante. Sale también ese orgullo por los compadres, por los vecinos, por los compañeros. Ves sus rostros y te lamentas de no haber podido darles una mano cuando les hacía falta,  de compartir con ellos la pesada carga del horror y la tragedia, de darles el abrazo que precisan...

Te sientes menos que nada ante poderes que escapan a tu comprensión, a tu entendimiento, a tu razón e incluso a tu fe. Y haces lo único que puedes hacer: coges un trébol de cuatro hojas y lo llevas a ese improvisado altar que han levantado a las puertas de la catedral de Santiago para ofecer suerte a toda esa gente que tanto la necesita. A todo el pasillo de críticos delante de tu madre que descansan calcinados quizás un sueño que se vuelva eterno, a toda la gente que deberá aprender a vivir sin alguien a quien quiere. A todos los que han sobrevivido a una experiencia horrible y han visto quedarse a los demás atrás. A cualquier víctima de las circunstancias, incluída tu madre, que pasará una noche más con todos esos críticos del tren sin haber estado allí, pero viéndose profundamente afectada por él.

Y cuando por fin llegas a casa, agotada, dolorida y sin más fuerzas, el sueño te niega sus brazos y te envía a la nevera compulsivamente una y otra vez, quizás por causa de la puta regla, o quizás porque esa lágrima traviesa que se ha escapado de tus párpados se ha quedado sola y te ha llevado de nuevo a un punto de partida ya terminado.

Suerte

Posted by : Any R 0 Comments
De fondo,  escucho las voces conocidas mientras se preparan para la inminente batalla en la que, como siempre, no participaré. Mi batalla llegará por la mañana, una batalla muy distinta, demasiado real a veces, que saca lo mejor y lo peor de mí a partes iguales.
Más lejos, a través de la ventana abierta para intentar soportar otra noche de calor intenso, llegan los gritos de algún loco, parece incluso que de varios, que gritan insultos en una retahíla que durará lo mismo que la oscuridad. Me asombra que los vecinos no se quejen...
El calor hace que todo sea distinto. El sudor me resbala por el cuerpo, lo siento en el labio superior cuando empapa las heridas que esta situación inhumana me ha provocado. Escuece, cuesta respirar pese a la vaselina de eucalipto que humedece mis mucosas. Me siento un poco vieja achacosa desde que estoy aquí,  teniendo que entregar a mi cuerpo unas atenciones que jamás le habría prodigado en otras circunstancias. Quién me ha visto y quién me ve...
Deseando volver a casa. Deseando cualquier lugar que no sea Madrid, o un Madrid en otra situación.
Los mosquitos me atacan sin importar los medios que emplee para alejarlos. Quizás huelen más mi desesperación nocturna ante su llegada que la pulsera repelente que llevo atada al tobillo.
Y pienso que mi vida es así... Que no tiene sentido la idea de una espera, que no comenzará todo cuando compre una casa,  o cuando consiga volver a Galicia. Que cada paso en este camino, por pesado y duro que se me haga, es parte de esta vida maravillosa que comparto con la mujer más increíble que he conocido nunca. Pese a todo, decide hacer caso omiso a mi recomendación de dejarme sola y volver a casa antes para aliviar el calor horrible que nos ataca, que a pesar de que la temperatura ronde lo mismo, el calor de Galicia se hace más agradable.
Intentar dormir cuando el calor se come tus sueños y los mosquitos aguijonean tu cuerpo, es una tarea dura. Nada que no pueda superar. O nada que no pueda al menos soportar y sobrellevar malamente hasta que bajen las temperaturas de una maldita vez...
Así que cierro los ojos y regreso a la cascada de mis sueños, real como la vida misma, pero a demasiados kilómetros de aquí. A años luz en sentimientos, en vida, en proyectos... Regreso a un instante de mi vida en que eran tantas las cosas que me faltaban, que la única que no querría haber alcanzado es el calor... ¿Me ayudarán los recuerdos a dormir?

Calor

Posted by : Any R 0 Comments
Ahora estoy en la cama. Sin demasiado sueño, a pesar de la perspectiva de la hora del madrugón de mañana. E igual que siempre, me da por pensar. Pero esta vez, las ideas que me vienen a la cabeza son tan positivas que me cuesta creer que pueda ser más feliz de lo que lo soy ahora. He crecido tanto que apenas puedo creerlo. Vivo en un piso en que día a día me voy sintiendo más cómoda,  al igual que la persona que está a mi lado y que me hace sentirme tan llena.
Mi trabajo ya no me quita el sueño.  Hago lo que puedo/debo/quiero. No voy a amargarme por nada. Voy a mantenerme firme y a seguir haciendo las cosas a mi manera, contagiando en lugar de que me contagien... Aprenderé de todo y de todos... Seguiré adelante y apandaré con lo que la vida quiera enviarme. Sin miedo,  sin dudas.
Respiro hondo y la vida me parece agradable pese a que apenas llegue a fin de mes. Todo pasa. Lo bueno y lo malo. Y todo depende de cómo quieras/puedas/debas tomártelo.

Ahora

Posted by : Any R 3 Comments
Es en noches como esta en las que el alma se me sale por la boca y viaja lejos, hacia cada rincón de mi universo conocido y por conocer. Vuela libre entre posible e imposible,  soñando, imaginando, recordando, creando...
Es en noches como esta en las que los balances de mi vida me entregan ese saldo positivo a veces, neutro otras, pero jamás negativo. Desde lo más profundo de mi corazón,  se me reflejan las victorias y las dolorosas derrotas que me han llevado a arrastrarme y crecer como pocos saben hacer, para alejarme del peligro, levantarme, avanzar a tumbos un trecho y erguir la frente con el orgullo de saberme campeona.
Pero también es en estas noches en las que las arenas de los sueños imposibles se me escurren entre los dedos y me traen a la memoria todo aquello que no tengo, que ya nunca tendré. Y el castillo de naipes se desmorona a mi alrededor, mis ojos se abren de par en par y la perspectiva de los deberes por cumplir no resulta suficiente para  que la reparadora inconsciencia me regale más de cuatro horas de sueño.
En resumen: que no puedo dormir...

Desvelada

Posted by : Any R 1 Comment

Con la opresión en el pecho de un gol mal encajado, atiendo a mis limitaciones psicológicas, morales y físicas con la pereza activa de quien se sabe bien acomodada. Quisiera correr pero mis piernas dormidas sólo me permiten caminar en  círculos alrededor de todo aquello que me ata y me comprime las ganas. Saco el valor a paseo, la fuerza, el descaro, la vida mal llevada, las ganas de enderezar el roble ahora que ya cae escorado hacia un lado y acaricia con sus hojas las mejillas sonrosadas de los sueños que se escurren de puntillas.

Y quiero levantarme, coger el toro por los cuernos, hacer todo eso que querría y que tanta pereza me da... Quiero cortarme el pelo, empezar de cero, sentirme a gusto conmigo misma y aprender a quererme todavía más.

Quiero vencerme a mí misma.

Vencerme

Posted by : Any R 1 Comment
Este es mi vigésimo séptimo año en este mundo. Podría llenar la entrada de todos esos tópicos de cambio de año que he aprendido durante todo ese tiempo, pero me temo que no me apetece...
El caso es que ya está, ya se ha terminado el que, hasta la fecha, ha sido con creces el mejor año de mi vida.
Recordaré el 2012 por que me han convencido de que puede ser que deba tratar de sacar mi optimismo a la calle y admitir que estoy más enamorada de lo que nunca lo he estado y tras un año de una relación sana y maravillosa, todavía pueden darme más... Y puedo dar más. Recordare el 2012 porque "ESTA VEZ SÍ".
Recordaré el 2012 por toda esa gente que va y viene, que no siempre te hablan y te recuerdan, pero que sabes que piensan en ti tanto como tú en ell@s. Por esos amigos que llevan, en ocasiones, más de una vida a tu lado, dándote todo lo que pueden e incluso más. Recordaré el 2012 por toda esa gente que se queda.
Recordaré el 2012 por la ausencia de gente importante. Gente que no te das cuenta de lo mucho que te faltan hasta que te caen las lágrimas al recordarles. Recordaré el 2012 por aquellos que se han ido.
Intentaré mantener siempre la cabeza bien alta, el corazón erguido y los recuerdos bien presentes para que el 2013 sea tan bueno, o mejor incluso, de lo que ha resultado ser el 2012. Adiós a un año más. Y cojamos al toro por los cuernos los 365 días que nos quedan por delante.

Balance

Posted by : Any R 3 Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -