Posted by : Any R martes, abril 13, 2010

Recibió el golpe como una descarga eléctrica que atontó cada uno de sus sentidos. La sangre se agolpaba en su ojo y teñía de rojo el atardecer anaranjado. Se recompuso y volvió a levantarse. No dejaría de luchar. Otro golpe, esta vez en la pierna, destrozó sus ropas y se clavó como un desgarrador frío azulado que se extendía por todo el cuádriceps. Reprimió un grito y cayó sobre una roca, se abrazó a ella, se aferró a la dureza, a la resistencia de la piedra entre sus brazos. No podía rendirse, no debía, no era una opción...





Tomó el aire con furia. Resbalaba por su garganta como si ardiese. Quemaba, quemaba tanto como la ira, como la rabia, como la frustración. Quería llegar. Quería llegar de una vez por todas al lugar donde se suponía que debía estar, fuese cual fuese. Pero cada vez parecía más lejos, por más camino que recorriese, siempre quedaba más, mucho más, infinitamente más. Y esa mole no le dejaría pasar. Había perdido la espada, estaba herida, no podía enfocar su mirada con claridad... Pero no importaba... Rendirse no era una opción. Temblando, levantó la mirada y la centró en el enorme caballero de armadura negra.





Ella era la princesa de Jade. Era el capitán de su ejército, la soberana de su pueblo... Era el caballero, era la única dama que había sobrevivido a la caída de Jade. No, rendirse no era una opción. Seguiría adelante costase lo que costase. Y sólo había dos finales posibles: el éxito... O la muerte...




12 comentarios por lo de ahora.

  1. [...]"rendirse no era una opción" [...]



    en ocasiones Any los finales no son tan malos como la historia nos conduce a pensar y los principios ¿que decir de ellos? a mi me apasionan ...



    Un saludo soleado desde el sur de Cantabria xD



    P.D. Espero que ella deje que muevas la luna a su antojo (y al tuyo)

  2. jelly says:

    rendirse no es una opción, rendirse no es una opción... creo que todos somos un poco, o deberíamos ser, la princesa de Jade

    me ha gustado mucho este escrito :)
    bicos, guapa!!

  3. que duelo! hay parte dos?
    regresare por aqui para leerte.
    un saludo en la lejania.

  4. Pues el título lo dice todo... Me dan ganas de hacer de ésa frase la mía personal para todos los días.

    "cueste lo que cueste" se puede tomar muy arriesgado, pero ¿Qué vale la pena que no sea sintiendo que podrías perderlo todo? Solo lo que trasciende para el alma.

    Excelente relato (también espero que haya continuación).

    Besos

  5. Rendirse NUNCA es una opcion, por mi caida que te encuentres, no debes nunca de luchar, esta vida es un aprendizaje, apoyate en las personas que quieras y date tiempo...

    besotes de esta peke.

    pd. te espero por mi rincon tu taza de cafe, siempre que quieras...

  6. мιиι says:

    Tenemos el poder de decidir; es el único poder que tenemos. Rendirse es una opción, claro que lo es, pero no es una buena opción. Hay que lanzarse, pero no hay que ser suicidas.

    [...]

    -Si te digo que te tires de un puente, ¿lo harías?
    -Con una cuerda sí.

    xD

  7. helen says:

    la victoria es de los que siguen adelante... cueste lo que cueste... pase lo que pase...
    y es verdad... rendirse no es una opción... nunca...

    besiños

  8. Para mi nunca es una opcion.
    :)

  9. *mUssA* says:

    Rendirse nunca.

    Sí hija, audiovisuales... Y así me va, jejeje.

    Gracias por escribir en mi blog.

  10. Clari says:

    Buen blog buena música!
    clarasojo.blogspot.com
    Hacete seguidor hay premios!

  11. Tanais says:

    Rendirse? eso jamás, aunque la posibilidad de éxito sea pequeñita, hay que luchar

  12. Anónimo says:

    Puede ser un héroe igual el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate. (Thomas Carlvle)

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -