Posted by : Any R domingo, agosto 02, 2009

No importa que sepas de antemano cómo acabarán las cosas. Cuando ocurra, no podrás evitar las emociones, los sentimientos, las lágrimas... ¡Oh, mierda!

Qué tremendista soy, ¿verdad? Llevo como hora y media llorando. Aproximadamente lo que dura el último capítulo de "Los hombres de Paco". Sí, lo sé, lo sé... No es como para admitirlo, que una tiene una reputación... Pero en fin, nunca me arrepiento de admitir que he llorado. Además opino que cuando más guapa está una mujer es cuando llora... O al menos yo, será que mi cabecita para que me calme, me hace verme más guapa cuando me miro al espejo con las lágrimas resbalando por mis mejillas, la nariz congestionada y las mejillas coloradas.

Lunática me había desvelado el final en uno de sus posts. Y me ocurrió como con Titánic. Me pasé el último capítulo esperando la muerte. Pero cuando llegó... Las lágrimas empezaron a rodar cuesta abajo, los sollozos se escaparon de mi pecho... Y ala... Llorera va... Mierda... ¿Por qué coño tengo que ser tan jodidamente sensible? El caso es que ahora intento parar, pero no puedo... A veces me cuesta creer que hubiese épocas de mi vida en las que no era capaz de emocionarme de esta manera, en las que el nudo de la garganta retenía las lágrimas antes de que llegase siquiera a pensarlas.

Sólo tengo un problema con las lágrimas. Me gusta compartirlas con alguien... En ocasiones fue mi ex, en otras alguna amiga, mi madre, mis hermanos... Recuerdo otro capítulo final, el de Xena. Aquel día sentí que no tenía con quien compartirlas. Y curiosamente acabé comenzando una historia sentimental a distancia con un sms... Ahora... Ahora sé con quién querría compartirlas. Pero supongo que es mejor abrir el blog, desahogarme, dejar que los sentimientos se diluyan al pensar en que es sólo ficción... Y dejar de imaginar lo que pasará después... Dejar de situarme en los papeles de los personajes.

Bueno, yo no voy a hacer spoiler. Pero recomiendo a todo el mundo que no vean ese capítulo. Es curioso. Siempre he pensado que las buenas historias sólo tienen un final posible, que acabas pensando "es lo único que podía pasar" y eso es lo que consuela el dolor empático. Pero esta vez, puede que la historia no sea buena. Yo, personalmente y como guionista, no la habría acabado así. ¿Qué es lo que quiere ver el público? ¿Qué...? Joder, ya me había olvidado de lo mal que me quedo después de algo así... Ufffff, se me pasará... Pronto, espero.



Realmente no entiendo la elección de la canción... Pero me ha emocionado...

10 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -