Posted by : Any R martes, agosto 12, 2008

Estaba sentada, con el móvil delante, intentando hacer algo de limpieza entre los cientos de mensajes que tenía. Y de pronto, cuando iba a borrar uno, la opción “Borrar todos los mensajes” pareció tremendamente atractiva. Sin saber exactamente cuándo lo decidí, apreté esa opción. Adiós, recuerdos, adiós.

Llegué al ordenador y pensé en lo que acababa de hacer. Y en lo ligera que me sentía. No lamentaba ninguna pérdida. A fin de cuentas, las palabras son palabras y se las lleva el viento (o Any cuando hace limpieza de mensajes xD). Imbuida por esa fuerza que me recorría el cuerpo, abrí mi correo electrónico y elegí tres carpetas de mails archivados. Tres carpetas con nombre de mujer… Adiós, recuerdos, adiós.

Pero cuando me di cuenta, el filtro de la papelera los había retenido. Así que cometí el error de abrir uno al azar y leerlo. A veces creo que mi mente selecciona cosas que recordar, y siempre se queda con lo que debe, nunca con lo que querría… Así que tomé la decisión de nuevo. Pulsé el botón derecho del ratón y seleccioné la opción “Vaciar carpeta”. Listo. Adiós, recuerdos, adiós.

Así que ahora me veo empezando un nuevo camino. Libre de recuerdos (todavía queda una carpeta que se me resiste, pero quizás caiga pronto – depende de lo que me ofrezca la mujer cuyo nombre lleva por deshacerme de ella :P). Pero al menos ya camino más ligera.




P.D: ¡¡¡Ah!!! Y también borré el historial del skype en el trabajo... Y probablemente al llegar a casa haga lo mismo con todos los logs que guardo desde tiempos inmemoriales. Y me desharé por fin de más nombres de mujer... :P

Estoy que lo tiro (y ahora por accidente borro la novela y me da algo :D)

7 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -