Posted by : Any R domingo, enero 29, 2017



Había una vez un gatito negro. Un triste y solitario gatito negro que buscaba desesperado la luz de la luna. El gatito tenía unos ojos tiernos y luminosos que encandilaban a cualquiera. De hecho, ¡¡¡encandilaron a un montón de gente!!! El problema era que, como el animalillo seguía caminando, se acababa cruzando por delante de muchas de esas personas. Dicen que cuando un gato negro se cruza hacia la izquierda, es un signo de mala fortuna... El gatito no recuerda cuántas veces puede haberse cruzado con alguien. ¿Cómo podría recordar, entonces, si el cruce fue a izquierda o a derecha?

Con algunas personas, recuerda el paso... Claro que lo recuerda. Son las personas que le han marcado, que le han roto, que le han moldeado, que le han querido y odiado, que le han hecho convertirse en la mitad del gatito que es hoy (la otra mitad es sólo mérito o fracaso suyo). Pero no lo consigue... Por mucho que se estruja los sesos, por mucho que exprime el cerebelo, es incapaz de concretar hacia qué lado estaba pasando. Y así, pensando, se pasa las noches a vueltas hasta las tantas, recordando cada vida por la que ha pasado y si la ha dejado o no marcada con la siniestra maldición del cruce del gato negro.

Supongo que todos nos preguntamos qué marcas dejamos en las vidas de los demás. Y si son buenas o malas...

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -