Posted by : Any R lunes, diciembre 10, 2012

A tres grados centígrados, la disputa entre el gato de Chesire y el cuarto menguante se resuelve a favor de la que más calor me ha dado. El olor a palomitas me invade, pero no sabría decir si es cosa de algún cinéfilo madrugador o me traigo conmigo el aroma circense de los copos de maíz triturados por las fauces de un muy logrado Beatlejuice. Hay como un halo de resignación dormido en la ciudad, de resignación que suda la esperanza de que hayamos tocado fondo en esta sombría economía de país desgastado por el (mal) uso que se le ha ido dando a lo largo de tantos años. Y es que "con Franco vivíamos mejor", o al menos te robaban de frente, con sinceridad... Y con la esperanza dormida bajo el sudor de la podredumbre económica, con resignación, continúo caminando hacia la nueva experiencia que me espera a un mes vista, algo que llevo soñando desde la primera película de Disney. ¿Será tal vez un "vivieron felices y comieron perdices"? Con o sin perdices, al menos será juntas...

2 comentarios por lo de ahora.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -