Posted by : Any R miércoles, octubre 24, 2012

Inspira, respira, inspira, respira...

¿Sabes estos días en los que parece que todo lo que haces está mal, en las que te parece que todo te sale del revés y te quedas sin aire al intentar calmarte?

Bien... Pues hoy es uno de esos días.

Arañar el fondo de un contenedor buscando una raspa de pescado, entre la basura, entre la MIERDA que me rodea cada día... Cada café, cada momento de 15:00 a 22:00 es una putada tras otra que sólo me confirma que el mundo es un estercolero en el que ya sólo queda mierda y una bandada de ombligos bien dispuestos a no dejar de mirarse a sí mismos mientras pisotean a los demás.

Sólo hay una cosa que me calma, que consigue que me olvide de que me alimento en un puto cubo de basura... Pero está a 600 km, y no puede sujetarme siempre, porque a veces está nueva y no tiene ni ella dónde agarrarse. Y no consigo ser yo su apoyo, y por más que quiera y lo intente tampoco puedo cargarme contra ella y cederle el peso del mundo que parece que porto últimamente... Y tengo ganas de llorar, esta mañana desperté así, llorando, probablemente trasladando las lágrimas desde algún triste y profundo sueño relativo a la vida y la muerte.

Y he vuelto a perder mi palabra y dan las tres de la mañana sin que haya cerrado los ojos. Y el azul invade mi marea negra, arrancándome otro pedacito de confianza que hace que lamente que me crea siempre todo... Y entiendo más que nunca ese dicho de que nadie da duros a cuatro pesetas. Y creo que se hará difícil encontrar esa moneda importante entre el resto de comunes para comprar a precio de mercadillo lo que para mí valdrá una fortuna...

Me ahogo... Me ahogo en una corriente demasiado rápida y fuerte y necesito tu abrazo más de lo que siempre he necesitado respirar... Me faltas tanto que a veces creo que sin ti ya no sé ser yo...

One Response so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -