Posted by : Any R miércoles, abril 18, 2012

A veces, cuando sabes que lo que sientes sólo es dolor, puedes llegar a ignorarlo... Las punzadas llegan sin avisar y me doblan como si sólo fuese un pequeño junco frente a un vendaval... Pero resisto. resisto porque no me queda otra alternativa. Alguien me dirá que puedo ir al médico... Sí, supongo que podría... Me atiborraría a pastillas y me diría lo que ya sé... Que sólo el tiempo y el reposo van a curarme. Pero es una mierda... Porque no tengo ni lo uno ni lo otro... Y blablabla, lo primero es la salud, blablabla... Lo único que quiero es que duela lo menos posible y que se pase mientras llevo una vida lo más normal que pueda (normal para mi standar).




A ver... Sé que normalmente soy muy metafórica... Pero ahora no lo estaba siendo... Duele. Duele literalmente. Algún nervio de la zona lumbar se ha pinzado y me cuesta hasta toser o respirar hondo sin que duela. Y puesto que sigo trabajando e intentando hacer una vida normal, es difícil que se cure... Pero ahí estamos... Mi corazón sigue entero y muy bien cuidado. Y sigo en el séptimo cielo gracias a mi pequeña maravilla. La jodienda es el puto dolor de espalda que espero que se pase en breve. Gracias por la preocupación. ^^

4 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -