Posted by : Any R jueves, abril 12, 2012

Cada mañana que despierto sin ti, me falta algo. Me faltan besos y abrazos, me faltan gruñidos que me indican que todavía no te quieres levantar, me faltan cosquillas y risas, me falta esa mirada que tus ojos reservan sólo para mí... Me faltan las sonrisas, las caricias, esa forma que tienes de atraparme y conseguir que una hora más tarde siga dando vueltas en la cama cuando ya había decidido levantarme.

Cuando me levanto sin ti, me faltan ganas, me falta tropezarme en la alfombra con tu niña, me falta algún ladrido aislado cada vez que hay movimiento, o muchos cuando el movimiento se acentúa, seguidos de tu bronca o de la mía... Me falta el aire de tu aliento, incluso aunque dices que por las mañanas es como el de un perro... Me falta ese olor a cigarrillos, a vainilla, a saliva... Me agarro a las sábanas y me resisto a creer que no estás conmigo. Me levanto, siempre acabo levantándome, deseando que algún día podamos compartir la cama cada noche.

Porque tengo que admitir que me has dado algo que nadie me había dado. Y es esa seguridad que hace que piense que esto puede funcionar. Pese a que me vaya, pese a que no puedas venir conmigo, pese a que nos separe el tiempo y el espacio... Siento que no sólo te quiero, sino que ME QUIERES. Y eso es algo que pocas veces he llegado a saber sin ningún género de dudas... Por no decir que nunca lo he sabido...

Me tienes tonta, niña, me tienes tonta del todo... ^^

3 comentarios por lo de ahora.

  1. Se puede decir mas alto pero no mas claro!.me encanta verte en ese estado,si,si.

    Un abrazote michiña.

  2. amora says:

    ¡Qué gusto da seguir leyéndote así! Beso* enorme

  3. Anónimo says:

    Me encanta leerte y sentir de alguna manera lo mismo que tu! Besito reina

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -