Posted by : Any R lunes, mayo 23, 2011

Hoy el cielo está plagado de halcones. Vuelan con tanta magestuosidad que es imposible apartar la vista de ellos hasta que la carretera te obliga a perderlos. Y entonces tus ojos caen sobre una marea roja de amapolas que se extiende hacia el horizonte infinito, es tan distinta de las lagunas amarillas de girasoles de hace casi un año que parece que ha pasado una vida entera... Y sin embargo los días no han medido más de 24 horas. La vida no ha crecido más de lo estrictamente necesario. Pronto cumpliré los 26 y simplemente habrá pasado un año más de mi vida. Pero todo ha cambiado. Yo misma, soy diferente, quizás más yo que nunca, quizás nunca dejo de ser yo aunque me sienta un poco extraña conmigo misma... Me reinvento a cada instante, evoluciono, me prendo fuego hasta quedar convertida en cenizas para renacer entre ellas como el fénix que me tatuaré en cuanto dé con el diseño correcto.

Hace tiempo que buscaba una meta en mi vida que me llevase más allá de mí misma, que me hiciese crecer y mejorar. Tanto tiempo haciendo el idiota tras ideas y valores que puedo moldear día a día, poco a poco... Sólo tengo que intentar vivir la vida como venga, sin esperar, sin posponer... Sólo buscar esos pequeños instantes que hacen que la vida merezca la pena. Estoy en ello. Por fin estoy en ello.

3 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -