Posted by : Any R domingo, abril 03, 2011

Te convences de que te has equivocado durante toda tu vida. Para no decepcionarte, olvidas cada final de cuento de hadas, cada película que te ha hecho llorar de emoción, cada sueño en el que una princesa azul te recogía y te subía a su brioso corcel... Olvidas la ilusión, intentas matar a la esperanza. Destruyes todo. Absolutamente todo.

Y entonces ella aparece. Vestida de azul, quizás no tal como la veías en tus sueños, algo distinta... Pero lo principal sigue ahí: es atenta, cariñosa, dulce, divertida, tierna, entregada, detallista... Quizás un reflejo de las noches en vela deseando lo que había llegado a creer imposible. Quizás un remiendo para mi corazón habitualmente roto. Sea lo que sea, sólo puedo pensar en vivirlo. Pese al dolor físico, pese al "tener que..." que me imponen, pese a las ganas de marcharme de aquí de una vez... Saber que ella está esperándome, dispuesta a hacerme sonreír, dispuesta a entregarme tanto como nunca nadie lo ha estado... Es suficiente para mantener mi sonrisa a flote pase lo que pase.

Un comentario por lo de ahora.

  1. Juan says:

    Nunca dejes de sentir. Un besazo.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -