Posted by : Any R miércoles, febrero 23, 2011

Sólo está amaneciendo el miércoles y yo ya me siento como si me hubiese pasado por encima el camión de los viernes (dos veces). Las noches se están volviendo un poco difíciles, encierran sueños que me obligan a levantarme infinitamente más cansada de lo que me acuesto. Quizás es por las vueltas de tuerca que le doy a mi vida cada noche, la manía de cuestionarme cada mínima decisión que tomo, si es que estoy tomando alguna y no me dejo llevar simplemente por lo que la vida desea y espera de mí.

Lo único que tengo claro es que cada día cuesta más levantarse y que necesito un descanso que no llegará como mínimo hasta semana santa. Pero, como siempre, sobreviviré. Porque es lo que siempre hago (maldita costumbre...)

One Response so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -