Posted by : Any R lunes, enero 03, 2011

Son las tres de la mañana y el sueño no quiere venir. El que sí hace acto de presencia es el dolor de cabeza. Ahora justo entre los ojos. Me obliga a mantenerlos todo el día entrecerrados. Eso sí es un ceño fruncido, ¿no? Y sin embargo, aunque no lo parezca, las cosas han cambiado un poquito...

Me he levantado tarde, después de remolonear durante dos horas. He hecho algo de desayunar y me lo he comido viendo un capítulo de la serie "Supernatural". Luego he recogido la cocina (lo que me ha valido para recibir un buen abrazo de mi madre y un "gracias" que no me esperaba en absoluto... quizás es que esta ya no es mi casa...). Después he decidido ponerme a estudiar seriamente. He conseguido repasar un par de asignaturas al completo. Pequeñas, sí, de las de menos valor y menos materia, pero han sido dos (lástima que no pudiese llegar a las tres que había planeado). Supongo que poco a poco empiezo a despertar, empiezo a limpiar mi mente de tonterías, de distracciones de cosas que realmente no importan aunque yo quiera/crea que sí. Al menos no ahora... "Todo no puede ser"...

Pero supongo que llegar de nuevo a las tres de la mañana será un bajón, cuando pensaba levantarme mañana realmente a una hora prudente para estudiar. ¿Cinco horas y media de sueño serán suficiente? Tendrán que serlo. Aunque de todas formas he cambiado de idea en muchos aspectos... Creo que voy a tragar un poquito más de mierda. Realmente, a veces abrir la boca no es tan importante. Y menos cuando vas a decir cosas que la gente ya sabe... En fin, me lío, digo gilipolleces que sólo yo entenderé y debería apagar la luz y dar vueltas en la cama pensando en fantasmas, monstruos y demonios hasta que el puñetero Morfeo (el de la mitología griega, no el de Matrix) venga a recogerme para llevarme a sus dominios.

Buenas noches. O buenos días...


3 comentarios por lo de ahora.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -