Posted by : Any R domingo, enero 30, 2011

Pues a mí sí me ha gustado. A parte de todas las escenas de sexo explícitas y gratuítas, de la metáfora excesiva de la flecha de cupido y de la estupidez de dar vueltas en la bañera, creo que he visto justo la película que necesitaba ver...

Hoy me he encontrado una ficha de ajedrez por la calle. Y resulta que no es una reina. Tengo que admitir que fue toda una señal... Una torre azul. Mi cabeza comenzó a girar, elucubrando teorías sobre mí y el amor basadas en el ajedrez y en esa ficha en concreto. Traté de enunciarle la definitiva a otra filósofa como yo...

"Esta soy yo" dije sosteniendo la torre en alto. "¿Dónde está situada la torre en el tablero? ¿Cuántas probabilidades hay de que ambas torres se crucen en el transcurso de una partida? ¿Cuántas de que me encuentre con alguien a quien pueda querer?"

Y ella me respondió:

"Pero es que tú no buscas alguien que sea igual que tú, no buscas una torre. Buscas alguien que te complemente: buscas un alfil".

Si ya no puedo creer en el amor, ¿qué me queda? Porque yo soy una Alba que dejaría todo para quedarme en Roma con Natacha. Porque en mi vida siempre he pensado que lo más importante es el amor, con quién compartirla. Porque aunque todo quiera demostrarme que es imposible, no puedo dejar de creer que existe un "para siempre". No quiero perder la fe en que algún día encontraré a alguien con quien quiera pasar el resto de mi vida (y esa persona también querrá quedarse conmigo).

Y se me cierran los ojos, así que me voy a descansar.


Un comentario por lo de ahora.

  1. Juan says:

    Mira que la tengo pendiente de ver, esta por ahi bajada y guardada en algun lugar del ordenador, la buscare este finde a ver que tal. Con respecto al amor esta muy bien eso de dejar todo por la persona que amas pero la primera eres tu, no dejes que nada ni nadie influya en tu vida tanto porque la principal de la historia eres tu. Un besazo.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -