Posted by : Any R domingo, diciembre 26, 2010

Soy consciente de que no llego a todo. Soy consciente de que estoy dividida en mil pedazos, en mil fragmentos de vida que requieren mi atención y no soy capaz de centrarme en todos ellos, de darles solución, de mantener las cosas unidas para que no se rompan al caer al suelo...

Hoy debería haber estudiado. Pero mi mente está dispersa. Piensa en cosas que no debería. Y para evitar pensar me refugio en el oportuno regalo de mi hermano (una aventura gráfica llena de violencia y sinsentidos que dan un poco más de sentido a mi vida paradógicamente). Al menos pude contentar a medias a mi madre quedándome con ella para ver un par de comedias románticas que me han destrozado viva y para dar un paseo con el perro que acabó haciéndome sentir culpable por no haberme deshecho de la pereza lo suficiente como para sostener otro de esos fragmentos que se rompen cuando caen.

Llevo todo el día evitando pensar en el futuro. Pero en algún que otro momento, viene a mi cabecita la imagen de varios cubos de basura para hacer separación de residuos y pienso "cuando viva sola será lo que haga". Pienso en el perro que voy a tener, en si me llevaré al mío o lo dejaré con mi madre porque ya se han adaptado demasiado el uno al otro... Pienso en que es prácticamente imposible que en algún momento alguien comparta su vida conmigo. Pienso en que algo en lo que me rodea, o quizás dentro de mí, gira alejando a todo el mundo de mi lado...

Ayer alguien quiso echarle la culpa de la disolución de la pandilla del instituto a otra persona... Pero si me paro a pensarlo, puedo definir perfectamente que la culpable he sido yo. Tengo una tendencia natural a formar pandillas, a reunir a la gente en común para que se conozcan, para que salgan juntas, para que se unan con lazos de amistad (o incluso amorosos), pero al final siempre acabo cubriendo mi cabeza con la capucha de la sudadera y dando un paso atrás.

Son malas costumbres, supongo. Malas costumbres de las que sé que nunca me desharé. Tengo la manía de alejarme de todo el mundo hasta que los lazos se rompen de tanto estirarlos.



Desde que escuché esta canción ayer, quería colocarla en el blog. Gracias por recordármelo. Y siento no estar ahí siempre que lo necesitas. O más bien nunca...

2 comentarios por lo de ahora.

  1. Por mucho que te guste pensar que sí, hay personas que nunca dejarán de estar a tu lado, y lo sabes. Conozco a muy poca gente de tu mundo, pero ahora se me ocurren dos de pronto. ;)

    Sabes que me he acordado de ti mucho estos días? No sabes la de veces que he dicho la frase de "mala hierba nunca muere"... Pero esta vez con sentido, no como tú... :P

    Un besiño muy muy grande, ojalá pudiera ir a verte aunque fuera un ratillo para poder ver con mis propios ojos cómo vas tirando...

    Feliz Navidad y todas esas chorradas, linda

  2. No te flageles...
    Cada uno es como es y todo el mundo tiene sus cosas buenas.
    Imposible que una persona que escribe así esté sola.

    Un beso.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -