Posted by : Any R jueves, octubre 21, 2010

Lo peor que me han dicho hoy ha sido: "Arriba, chicas, que son menos veinte". Y todos mis sueños se esfumaron de golpe. Intentar dormir una hora más con las luces encendidas y el sonido del lápiz o de los repasadores al arañar el papel conservando el mundo onírico que te rodea es extremadamente difícil. ¿Qué soñaba? Una tribu con una reina lesbiana y poco menos que canibal, un viaje en el tiempo de elementos del futuro (un robot amatillo un tanto inquieto), alguien más conmigo a quien no he llegado a reconocer... Las mismas paranoias de siempre, las mismas tonterías fantástico-ciencioficticias en las que me quedaría sin dudarlo para siempre. Como cuando Buffy tiene que escoger entre la vida de siempre que odia y la que podría haber sido sin todos los elementos que la llevaron a donde estaba. Por suerte o por desgracia yo me veo obligada a retornar a mi realidad diaria, no carente de emoción, de surrealismo, de fantasía o ciencia ficción... Pero tan... Desmotivada en ocasiones. Porque el orden de prioridades de mi vida no es este, pero todo lo que me rodea (físicamente y no presencial) me obliga a tomar este sendero sin posibilidad de decidir más que lo que hago un par de horas al día (y eso siempre con alguien que me recuerda que no hago lo que debo).

... Se pasará... Si además estoy genial... Vivan los complejos vitamínicos...

One Response so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -