Posted by : Any R domingo, julio 11, 2010

De niña, mi madre me contaba sobre las gitanas de Écija. Caminabas por la calle y te ponían en la mano una ramita de romero. Y si no les pagabas, te maldecían. Quizás por eso hoy cuando me vi con la ramita de romero en la cara no me negué en rotundo a cogerla. Y ahí empezó el problema que nos costó a mi madre y a mí 30€ (y no fue más porque pasó lo que pasó).

Sólo la voluntad. La voluntad fue que mientras sacaba unas monedas sueltas de mi cartera, enganchó a mi madre por banda y la obligó (literalmente, la empujó hacia una pared del callejón y le tomó la mano) a dejar que le leyese la "buena fortuna". Claro que luego hay que pagarlo. Pero mi madre sólo tenía encima 5€. Pero daba igual, ella nos acompañaba al cajero, nos esperaba, no pasaba nada... El caso es que teníamos que darle 20€. Al final, como la tía no cejaba en su empeño y mi madre empezaba a asustarse, cedí, abrí mi cartera y saqué los 15€ restantes. Pero fue un error, porque la mujer vio que me quedaban justo 20€. Entonces se empeñó en leérmela a mí. Dije que no, le retiré la mano cuando me la cogió, pero ante la cara de miedo de mi madre (dicen que las maldiciones gitanas son las peores y mi madre cree en esas cosas a pies juntillas), acabé dejándole la mano con un "no voy a pagarte más, que lo sepas" resonando en el callejón. Terminó de hacer sus gestos y sus ridículas predicciones ("vas a recibir una carta en el que tengas buenas y malas noticias" no te jode...). Me sonrió con sorna y me dijo: "Paga la buena fortuna". La miré fijamente.

- ¿Y cuánto es?

- 20€, ya se lo dije a tu madre.

- ... No. Me importa una mierda. Maldime, me da igual.

La mujer puso cara de espanto. Pero no se fue.

- Pues sólo 10€.

- No pienso pagarte más, me da igual. Sólo tengo 20€ para la feria, y no te los voy a dar.

- Pero 10...

- Sólo tengo un billete de 20.

- Pero te doy el cambio...

Mi madre me suplicaba que le pagase los 10€. Supongo que le asustaban las historias que ella misma me contaba de niña. Así que saqué los 20€ y al extenderlos miré a la mujer a los ojos y le dije:

- Vale, te los pago, pero procura no volver a ponerte delante de mi vista. Porque tú no te acordarás de mi cara, pero yo no pienso olvidar la tuya...

Balbuceó algo sobre que si no los entregaba de buena fe no valía, pero los cogió igual y me dio el cambio. Así que la gitana se fue con 30€ en el bolsillo y la promesa de que si la vuelvo a ver no seré tan amable con ella. Nos la cruzamos dos veces más en la feria, pero supongo que al final la que teme sus propias historias es ella, porque siempre que me vio cambió de calle para intentar que no la viese. Si algún día me la encuentro, recuperaré esos 30€, eso lo tengo claro. Por mucho que me dijese que me acordaré de ella por bien, nada de lo que me pase en adelante se lo atribuiré a ella, sea bueno o malo. Pero lo que sí le censuraré por el resto de mi vida es que engañe a la gente del modo del que lo intentó con nosotras. No me gusta la gente que utiliza los miedos de los demás para conseguir dinero. Y he llegado a donde estoy con maldiciones y males de ojo encima a mansalva... No me da miedo una gitana, me crié con ellos... Pero a pesar del cariño que les tengo, esta me ha hecho maldecir toda su puta raza... Y mantengo la promesa. Si algún día vuelvo a verla, me devolverá lo que me ha robado, eso seguro.

4 comentarios por lo de ahora.

  1. Yulia says:

    Yo soy testigo de q la tía se apartaba cuando se la cruzaban... a saber la cara con la q la miraste... eres de lo q no hay, tia
    Un besiño!

  2. мιиι says:

    Ahí, ahí, imponiendo. Acostúmbrate... ;)

  3. Juan says:

    Yo venia a ver quien es esa persona a la que nunca dejes de sonreir ha dedicado su entrada y me encuentro con alguien que es de mi estilo, asi que me quedo leyendote y te deseo que pases un marzvilloso dia de cumple. Un besazo.

  4. Muchas, muchas felicidades.
    Muxuxxxxxx

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -