Posted by : Any R martes, julio 06, 2010

Con ella es imposible ganar. A veces estás a punto de lograrlo, pero no importa. Siempre ocurre algo que hace que te adelante y llegue a la meta antes que tú. Y cuando no son las causas externas, es ella misma la que se niega a perder... Poco a poco, momento a momento, va cambiando las normas para que la favorezcan. No entiende que por mucho que las cambie, me es más fácil seguirlas a mí que a ella... Así que lo sigue intentando. Siempre que le gano un punto, lo anula por una nueva norma que acaba incumpliendo para que yo vuelva a ganar. Y así una y otra vez. No le gusta perder. La gente me mira y sonríe. Le da a la cabeza y dice: "¿Cómo puedes tener tanta paciencia?". Yo les sonrío y dejo que ella tire de mi mano, me pongo en pie y me voy a jugar con ella hasta que se cansa. Me hace perder, me hace querer rendirme, me hace saltar vallas de dos metros de altura... Me lo pone muy, muy difícil. Pero antes de irme, le digo que me dé un abrazo y sale corriendo hacia mí, se lanza a mis brazos y deja que la levante y la achuche. Creo que soy la única a la que se lo permite. Sus rizos dorados me hacen cosquillas. Y es curioso, que siga teniendo ganas de volver a verla, de enseñarle a jugar al ajedrez, de hacerme trampas a mí misma para que no pierda al parchís... Quizás algún día se dé cuenta de que no quiero ganar. Sólo disfruto del tiempo que paso con ella.

Ella tiene 6 años y ya quiere comerse el mundo. Me recuerda tanto a mí...



Siempre tengo un momento para pensar en ti...

Poco más hay que decir.

3 comentarios por lo de ahora.

  1. Los niños tienen la audacia y la imaginación suficientes para cambiarlas reglas del juego, inventarlas o anularlas jeje son increibles.
    Muxuxxxx

  2. мιиι says:

    Que seas la única a la que le permite ciertas cosas no es raro, tienes ese efecto en muchas personas, tienes ese don... El de ser tú, genial.

    Un beso, mi niña.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -