Posted by : Any R domingo, marzo 28, 2010

Hace unos años, en tercero de carrera, creo, quisimos hacer un documental sobre el voluntariado en la Protectora de Animales y Plantas de Santiago. Sin embargo, cuando llegamos allí para recopilar información, nos encontramos a una excavadora a punto de tirar el lugar. No salía rentable, así que habían vendido el terreno que albergaba a casi 300 perros, algunos gatos y hasta una oveja. La solución había sido la creación de una Perrera Municipal. Así que en lugar de un documental, sin quererlo, nos vimos reducidos a un reportaje sobre el cierre de la protectora a pesar de la necesidad que había de que existiese.

Pensaréis, a esta se le cruzó un cable, ¿eso ahora a qué coño viene?

Viene a que estoy harta de cómo trata la gente a los animales. Sin ir más lejos, mis vecinos. Cuando llegué a este barrio, en la casa de al lado tenían a tres pastores belgas preciosos encerrados en un recinto de unos dos metros cuadrados del que no salían ni para que les limpiasen la mierda. Eran madre, padre e hijo. El padre se volvió loco y acabó matando a los otros dos... No sé que harían con él después, era demasiado pequeña para recordarlo. Luego ese lugar pasó a ser ocupado por una boxer que hasta hacía poco llevaba la mejor vida del mundo... Tenía por dueño a un niño que la quería con locura y la sacaba a pasear continuamente. Pero ese niño murió en un desgraciado accidente y sus padres no se hicieron cargo del animal, que se vio privado de todo el cariño con que lo habían criado. Murió poco a poco de pena aullando sin que nadie le hiciese caso. En esa misma casa, hace como diez años que compraron un husky siberiano y lo encerraron en un enrejado de dos metros por uno. Cruel, ¿verdad? Pues un poco más tarde le trajeron a una hembra. Dos por el precio de una, en el mismo espacio. Sacaron una pasta vendiendo los cachorros hasta que ella murió de puro estres. Se le caía el pelo, se volvía loca y atacaba a su compañero constantemente hasta que finalmente apareció muerta una mañana. Pero él sigue ahí, con úlceras por todas partes y aullando continuamente, recibiendo por ello los improperios del resto de los vecinos, que en lugar de lamentar su situación lamentan las molestias que produce.

Cambiamos de tercio y sin que sirva de precedente saltamos la casa en la que tienen a tres perros encerrados en un enrejado de 4x4. Llegamos a una casa con una huerta amplia en la que siempre se ve corretear a una perrita palleira preciosa. Está bien cuidada, le dan de comer y tiene un lugar seco en que dormir en el garaje. No está tan mal, ¿no? Pero es que en esa misma casa tienen un bulldog francés. ¿Corretea por la huerta y duerme en el garaje? Me temo que no. Bueno, en ocasiones sí la dejan ir a corretear con su "amiga". Pero habitualmente la sacan a pasear por el barrio. Pero es normal, ¿no? Es una perra más cara. ¿Qué cuesta llevar dos correas y sacar a las dos? ¿Por qué se les da ese trato tan diferenciado? Hoy fue el colmo cuando veo bajar a uno de los dueños con la bulldog y atento a ver qué come, qué escarba, qué olisquea, aparta de una patada a la otra, que simplemente pedía un poquito de cariño y atención.

Sinceramente, hay gente que da asco.

Ahora entiendo los comentarios de mis vecinos cada vez que me ven sacar al perro. "¡Qué suerte tiene Pancho, que lo pasean tanto!"


Banda sonora de nuestro documental: Abandonados.

7 comentarios por lo de ahora.

  1. Nosu says:

    y eso no podeis denunciarlo?
    esos que confinan a esos perros hasta la muerte es pa matarlos a ellos. pa qué coño quieren un perro, pa dejarlo encerrado?

    es que mem enciendo

  2. Mmm, siempre he pensado que para tener un perro u gato, debemos u tenemos si no obligación, devoción de cuidarlo, mimarlo y darle todo cuanto necesite. Y no sacarlo solamente cuando queramos presumir de “raza” o simplemente por “chulear” de tener perro/gato.

    Creo que un animal (sea gato o perro), es más que un trofeo diario.

    Por desgracia, estamos rodeados de personas que no piensan así, te entiendo perfectamente cuando observas incrédula a esos pequeños y pobres animales, ya que tengo vecinos que hacen lo mismo, con la pequeña “GRAN” diferencia que mis “perros vecinos” están incrustados en un balcón si no soleados de más, inundados de agua hasta los topes. En más de una ocasión, he tenido “disputas” con mis vecinos por culpa de la situación de sus animales de compañía, pues no entiendo tal abandono.

    ¿Y sabes lo que me responden cuando le increpo?

    --No tengo tiempo!...

    A lo que respondo “ si usted no tiene tiempo, ¿para que contra se compró un perro o le regaló el perro a su hijo?.., a usted le gustaría estar horas y horas encerrados en un balcón sin posibilidad alguna de salir u hacer nada, eh?.

    Pero que sí, hay gente que da asco

    Un besazo cosa guapa.

  3. Anónimo says:

    Te comprendo muy bien pero hay que denunciar!!!
    Yo denuncié hace seis meses a unos hijos de puta que abandonaron a sus perros al trasladarse de casa.Los perros ahora los tengo yo (les estoy buscando familia)a través de "salvanos" .A ellos les toco pagar una multa alomejor la proxima vez se lo piensan dos veces antes de coger un perro o abandonarlo o al menos eso espero.
    En general este tema me produce mucha impotencia.
    Saludos

  4. Perdona... pero que mierda de gente! Es increible que también, muchas personas coincidamos en hacer lo mejor posible cuando tenemos cualquier mascota a nuestro cargo, pues les apreciamos y nuestro tiempo y cariño nada cuesta, ¿No?, pero es que como aún así, sigue habiendo gente carente de escrúpulos.

    Al igual que las chicas que ya han comentado, pienso que deberías demandar.

    A ti, un beso.

  5. Any says:

    Sin que sirva de precedente, voy a contestar.

    Punto 1. Lo que ocurre aquí cuando denuncias, es que ya no existe protectora, hablamos de perrera y no quieren más perros allí. Así que la denuncia como mucho incluye una inspección en el que al vecino le dicen que el de al lado le ha denunciado por maltrato a una animal. El caso es que cuando vengan a verles, ellos venderán que lo sacan para que corra de cuando en cuando, pero a parte, no pueden hacerse cargo de él porque es un perro muy grande y tira mucho de la correa (y como digo ese diría al resto). El caso es que demostrarían que lo tienen bien alimentado y que el perro es viejo y por eso tiene las úlceras que tiene y todo eso. Y lo peor, que las denuncias van firmadas, sabrá quién los denunció. Ni siquiera les quitarían al perro. Y tendríamos una guerra montada con los vecinos, que tal cual son con los perros son con las personas. Si denuncio la siguiente a la que abandonan es a mí, me largan a la calle por montar problemas, ya lo he hablado más veces...

    Punto 2: El resto de los casos, o ya no son comprobables o no son denunciables. Demuestra tú que los vecinos tratan a la palleira de mala manera mientras colman de mimitos a la bulldog.

    No sé cómo serán las cosas en otros lugares, pero la última vez que fuimos a la perrera a entregar a unos cachorrillos sn destetar porque el dueño iba a matarlos y nos sugirieron que podíamos denunciarlos, preguntamos si se sabría quién era el denunciante: "por supueso que sí" y denunciar a un familiar del novio de una amiga y que este sepa que has sido tú es una mierda... Porque esa gente no tiene escrúpulos. Mi amiga se puso de los nervios... Así que tampoco había denuncia. Además nos advirtieron de que no teníamos forma de demostrar lo que había pasado... Menuda seguridad, ¿no?

    En fin... He pensado que si me largo de aquí, intentaré robarles al husky para que pase sus últimos días como un marajá. O a secas... Si me largo de aquí ya empezaré a denunciar...

  6. Rick says:

    Buff! He caído por azar en tu blog y he flipado. ¿Por qué la gente es incapaz de darse cuenta del cariño que les da un animal? Es algo evidente, igual que cuando ese animal está mal.
    Quiero pensar que es porque hay gente que, sencillamente, es mala ya sea con personas o con animales.

  7. A mi nunca me han gustado ni los niños ni los bichos, y suelo decir que para mi son lo mismo, pero precisamente porque no me gustan no tengo ni animales ni niños, pues reconozco que el problema de que no me gusten es mio no de ellos.
    Por ¿si no les gustan ni los aprecian para que los tienen y los degradan de esta manera?
    Repito que no me gustan, pero a veces tengo que cuidar de mi sobrina y de la perra que tiene mi hermana, y aunque no me agrade los trato bien y yo hasta les caigo simpático ¿no se por qué?, lo que hace que sean mas pesados todavía, pero soy sensato y aunque no les mime tampoco los maltrato, y ver a alguien maltratando un animal me revuelve la sangre y me dan ganas de darle al dueño una paliza con su propia correa.
    En el fondo no creo que sea cuestión de sensibilidad, creo que es una cuestión de educación y respeto, y estas personas carecen de las dos y jamás las tendrán.
    PD: Gracias por añadir un enlace de mi blog en el tuyo, la verdad no me lo esperaba y me sorprendió bastante, te devuelvo el detalle.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -