Posted by : Any R martes, diciembre 15, 2009

A veces "algo" se queda corto. Por ejemplo un "te quiero". Es entonces cuando buscas pequeñas partículas que agreguen un valor añadido a esas palabras. Puedes decir "te quiero mucho", "muchísimo", "mogollón"... Sin embargo sigue quedándose corto. Y entonces, a mí, que dicen que domino las palabras aunque en realidad son ellas las que me dominan a mí, se me ocurre utilizar un añadido distinto. Y de mi boca salen las palabras: "te quiero demasiado". Uy. ¿Respuesta? "Demasiado es malo". Mmmmmmmm, ¿seguro?

Hagamos lo que a mí me gusta en estos casos: consultemos a la RAE.


demasiado, da.

(De demasía).


1. adj. Que es en demasía, o tiene demasía.

2. adj. ant. Que habla o dice con libertad lo que siente.

3. adv. c. excesivamente.



¡¡¡Ey, ey, ey!!! ¿Qué es eso?


2. adj. ant. Que habla o dice con libertad lo que siente.


Eso no suena nada mal, ¿no? Y de echo, esta dueña de las palabras (o esclava, lo reitero) es de esas personas que dicen siempre con plena libertad lo que sienten. Soy demasiado...

No, mi amor. Demasiado no es malo. Siempre he querido rebatírtelo. Siempre lo he hecho. Sólo que hoy esta canción me recordó que todavía tenía más argumentos.


TE QUIERO DEMASIADO.


Y un retazo más de casualidad...

"Te brindo una noche que no conocí,
mis pocos amigos MI PERRO y mi hogar
" ;P

6 comentarios por lo de ahora.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -