Posted by : Any R sábado, octubre 03, 2009

Hay momentos en la vida en que las consecuencias de tus actos te muestran que no estás circulando por el camino por el que quieres andar. Tus actos… Sí, esos martillazos que tanto le duelen al corazón. Y viéndolo todo desde una perspectiva más amplia, cuando te retiras unos pasos para recuperar el aliento, te das cuenta de que de pronto algo intangible se ha vuelto gran parte de tu vida. Y en lugar de huir, como has hecho siempre, te abrazas a ello con desesperación, tratando de no perderlo… Porque sí… Es el motivo por el que te levantas cada mañana. Es el motivo por el que sonríes cada día. Es… Ella…

Y es que un “te quiero” se hace poco cuando te das cuenta de que te estás enamorando. Y cuando ves que lo darías todo… Cuando piensas que es tarde y ya lo has echado a perder… Lo ves todo mucho más claro. Ves lo que no quieres en tu vida… Ves lo que sí quieres… La ves a Ella… Y todo encaja. Sí, como las piezas de un puzle. Cada una en su lugar, cada una con su hueco perfecto… Como tú y yo…

Sé lo que quiero en mi vida. Hace mucho que caminaba simplemente decidiendo qué no me gustaría tener. Ahora puedo hablar en positivo. Quiero lo que llevo desde febrero buscando. Quiero lo que deseo desde hace un año… Desde ese primer encuentro contigo… Desde que apareciste en mi vida para darle la vuelta por completo. Porque sí… Hoy hace un año que nos “conocimos”. Y todavía nos queda un mundo por conocer. Porque no quiero evitar lo que venga contigo. Porque te quiero. Porque estoy loca por ti. Porque… Estoy por ti.


8 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -