Posted by : Any R jueves, agosto 20, 2009

orballo
babuña
llovizna
zarzallo
chuvisca
poalla
sirimiri
babuxa
calabobos


LLUVIA



Comenzó siendo niebla baja, pero a lo largo del día, mientras se iba retirando, la lluvia tomó su lugar. Llevando las sandalias, los piratas y con una camiseta sin mangas, era normal que me empapase. Sin embargo, a medida que las pequeñas gotas iban resbalando por mis brazos desnudos, por mi pelo recogido, por mi cara... Mis labios se curvaron en una sonrisa. ¿En qué pensaba?

Sí... En ti...

Pensaba en el agua resbalando por tu pelo, por tu rostro, por tus labios... Me encantaría besarte entonces... Recoger con mi boca la humedad de la tuya, mientras la lluvia sigue cayendo sobre nosotras, incansable.

Siempre me ha encantado. Creo que gracias a eso no me volví loca en esta ciudad donde llueve una media de 300 días al año. Admito que cuando me fui a Coruña me acostumbré a otro clima más amable. Y regresar no fue tan fácil como pensaba... Pero seguirá encantándome aunque últimamente me deprimiese tanto. Además, desde que existes, desde que hablé contigo sobre el tema, desde que me formé la imagen de tu sonrisa a centímetros de la mía mientras el agua se cuela entre nuestra ropa, entre nuestros cuerpos, sin que nos inmutemos, sin que nos importe... Desde ese preciso momento, la lluvia ha recobrado todo su explendor en mis sueños. Y sobre todo en mis sueños contigo.

Es imposible... Ya ni lo intento... Te cuelas en todos mis pensamientos.



"Chuva, quero chuva
Tua chuva sobre mim"

10 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -