Posted by : Any R jueves, junio 04, 2009

Hacía tanto tiempo que no desayunaba nada más que el zumo de naranja, que había olvidado las proporciones de los cereales solubles, el azúcar y la leche. Me he pasado. Hay una capa amarga de cereales cubriendo la leche. Pero está bueno.

Me he quedado dormida. Dejé que el despertador nuevo (nuevo móvil ahora que me cambié de compañía – adiós, chupópteros de verde azulado o azul verdoso, nunca me decido) tratase de hacer su trabajo. Pero no lo hizo. Y la radio… Si soy sincera ni siquiera puedo mencionar una sola de las canciones que pusieron. Ay, Any, Any… ¿Cuándo aprenderás a levantarte en cuanto suena el despertador?

Hoy el día está nublado, pero hace demasiado calor. Es uno de esos típicos días de bochorno santiagués. No llueve, no hace fresco, no… nada… Son los días que te dejan completamente apática, sin capacidad de conmoverte por nada. Bueno… A cualquiera que no sea yo… Sé que en cualquier momento, caminando por la calle (cuando salga hacia la clase de las 11) veré algo que me llamará la atención. No será cómo un niño le contesta a su madre con un tono de autosuficiencia (que en mi época habría valido para ganarme una buena hostia de mi padre), no serán los restos del botellón (eso mañana), no serán las chicas pintarrajeadas yendo al instituto y sin llegar a la puerta siquiera… Puede ser cualquier cosa. Un árbol, una flor, una pintada nueva en los murales del callejón…



Supongo que no soy imparcial… Supongo que desde que alguien ocupa mi corazón, veo el mundo a través de un cristal nuevo… Sí, nuevo… Porque reconoceréis que con cada nuevo inquilino en el corazón, se siente diferente. Y eso es lo que me pasa a mí… Puedo reconocer alguna pauta, alguna estructura… Pero, por lo demás, ella es completamente distinta a todo lo que he conocido jamás.

Pero no hablaré de ella… Soy egoísta… No la compartiré con nadie… ;P


"Me sobra respirar..." Me gusta esta versión con Iván Ferreiro...


Me ha gustado disponer de este tiempo para colgar una entrada… Me ha gustado mucho. Hacía tiempo que no podía permitirme el lujo de sentarme delante del ordenador con mi taza de cereales solubles sin disolver, sin prisas, con casi una hora por delante… Sin otras cuestiones en la cabeza, sin remordimientos por no estar haciendo lo que debería estar haciendo… Me ha sentado bien quedarme frita esta mañana. Además de las horas de sueño a mayores, que se agradecen pese a tener que apagar el despertador cada 7 minutos (porque sí, me quedé dormida de 7 en 7 minutos hasta que dejó de sonar… La culpa es mía, no suya…). Pero… Mira por donde… Hoy me agradezco la culpa.

10 comentarios por lo de ahora.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -