Posted by : Any R jueves, mayo 28, 2009



Desde que cumplí los 11 años, sólo puedo recordarme sola. No es nada negativo... Simplemente... En fin, mejor será que lo explique desde el principio...



A esa edad, mi padre se fue de casa. Nos quedamos los tres hermanos (un universitario, un adolescente rebelde y una chiquitaja) y mi madre solos. Como mi padre fue un cabrón y no quiso pasarnos pensión y demás variadas chorradas que no voy a relatar, nos quedamos sólo con el ínfimo sueldo de mi madre para mantener a cuatro personas, así que la pobre acabó pluriempleándose para sacarnos adelante. Por las mañanas, se iba al hospital, entre carros, potas y emplatados, sus 8 horas diarias de jornada laboral. Y al salir, venía a casa, a veces le daba tiempo de hacer de comer, otras no. Y salía corriendo a trabajar en otra cocina, en un restaurante de postín, donde le pagaban una mierda en relación con lo que se partía el lomo, pero era una mierda necesaria... Había una hipoteca que pagar... Así que mientras hizo falta el dinero, mi madre trabajaba 20 horas al día.

Yo llegaba del colegio para comer. A veces había algo, otras, tenía que buscarme la vida (mis hermanos apenas se pasaban por casa). En ocasiones, era yo la que apenas volvía, porque sabiéndome desatendida, mi madre me mandaba prácticamente a vivir con mi mejor amiga. Pero la mayoría del tiempo, me quedaba sola en casa, sin nada que hacer, sin más compañía que la pobre Nikiña, cansada de escucharme quejarme de todo... (Sí, siempre fui una quejica).

Con el tiempo, el sueldo de mi madre fue subiendo. Consiguió plaza fija, superó un cáncer, le dieron una minusvalía... Mis hermanos acabaron marchándose de casa... En fin, que nuestra situación económica mejoró a base de bien... Así que mi madre ya no tenía que trabajar tanto. Pero entonces, lo que necesitaba era animarse, moverse, salir, conocer gente... Empezó a salir siempre que le era posible (siempre de forma sana, siempre con su hora fija de volver a casa, a ver si le había hecho caso y estaba dormidita, arroparme y darme un beso en la frente). La escuchaba llegar, sabía que era ella por los tacones. Entonces apagaba la luz, tiraba el libro al suelo y me metía en la cama, haciéndome la dormida, con Nika a mi lado, mirándome con reproche pintado en los ojos.

Más tarde, apareció su novio y entonces empecé a autoexiliarme. Quizás la soledad me había ganado la partida y ya no me encontraba cómoda si no era con cierta gente... Y al mismo tiempo apareció mi ex... Entonces, reduje todo mi mundo al suyo (¡¡¡¡ERROR!!!!). Incluso acabé yendo a clase con ella (bachillerato de arte cuando yo ya estaba en la carrera... xD). El caso es que fue entonces cuando cayeron las acusaciones sobre mí... "Me dejas sola"... ¿Cómo? ¿Perdona? Creo que no he escuchado bien... Pero sí... Y era cierto... Puede que yo tuviese complejo de columna, y además de soportar el peso de la soledad (culpable de esta locura mía tan característica, creo yo) y a callar y no exigir compañía... Pero el resto del mundo no... Siempre tiraban de mí... "Quédate conmigo, no quiero estar sola". "Estoy enferma... (pregunta implícita: ¿vas a dejarme para irte con ella?"). Pero yo todavía no lo veía. Fue cuando tuve que dejar a mi ex (no importan las circunstancias) cuando me di cuenta de que sí que me había quedado completamente sola. Cuando reduces tu mundo a una sola persona es lo que ocurre...

Poco a poco fui recuperando mi vida, caminando por nuevos caminos, dibujando posibles futuros... Todavía sigo en esa etapa... Todavía...

- ¿Y esto, Any, a qué coño viene? - algun@ se lo preguntará...

Mi madre no volverá hoy a casa, mi hermano casi nunca lo hace... Así que vuelvo a encontrarme sola, con el perro... Claro que ahora tengo algo que entonces hasta los 14 no pude disfrutar: INTERNET. Y la soledad... ¿Se esfuma? ¿Cómo de real es una compañía al otro lado de una pantalla? Tanto... Mitad de mi vida la he dedicado a este tipo de gente, en ocasiones hasta he mantenido amistades durante años sin apenas ver a las personas... Es algo que para mí se ha convertido en una realidad, en parte de mi vida...

Hoy me descubrí hablándole al perro... Realmente criticándole por tonto... xD Es que mira que es tonto... Y he recordado todos mis momentos de soledad con Nika, cuando le contaba mis penas... Pero ahora... La única soledad que siento, es la que describe esta canción, que siempre ha sido una de mis favoritas de Mónica Naranjo... Hoy, me quedo con un par de frases:

"Sola pasan las horas
sólo me acuerdo de ti...
Triste por no poder amarte,
loca por vivir así,
exclava soy de ti..."

"Descubrirnos juntas muy, muy lentamente
llegar a la cumbre de tu corazón."

8 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -