Posted by : Any R viernes, mayo 15, 2009



Hoy nos hicieron una prueba de tuberculosis en la academia. Al parecer una alumna que lo dejó hace un tiempo (precisamente por enfermedad) ha sido diagnosticada ya. Así que hoy cuando terminamos el examen de los últimos dos temas (Gobierno, Administración y Funcionarios), la profe nos dejó haciendo una redacción (¿Por qué os meteis a esto? - pero dicho finamente). Realmente era la oportunidad de reescribirla. A mí me ha vuelto a quedar sentimentaloide... Igual debería evitar la mención de mi padre... En fin.

El caso es que cuando acabamos, fuimos pasando por orden a la sala con la enfermera que nos inyectaba la "tuberculina". Las caras con las que salía todo el mundo, acojonaban a los que todavía quedábamos fuera. Y cuando me llegó el turno, admito que recordé la carita de la profe con los ojos llorosos diciendo: "no, no duele... pero pica un poco...".

Abrí la puerta. Me senté con la hoja de los datos entre las manos temblando levemente y delatando mi nerviosismo.

- ¿Es la primera vez que te haces la prueba?

- Mmmmmm, que yo recuerde sí.

Cogió la aguja, miré a otro lado, la clavó ("ah, esto no duele nada", pensé) y cuando empezó a apretar, tuve que cerrar los dientes con fuerza para no soltar un gritito. El líquido que me estaban inyectando picaba a rabiar... Pero picar no de que te picó un mosquito... Picar de escozor igual que cuando echas alcohol en una herida. Auch.

- Ya está.

- Ah, nada más - Any que se hace la valiente-. Pues no es para tanto...

Salí también con los ojos llorosos. Sin decir ni una palabra. Me fui a la clase y saqué pluma y papel para dibujar gatitos... Pero suspendieron la clase. Así que nada... A pasear por ahí hasta la hora del gimnasio...


Redescubriendo a Silvia Penide. Increíble.


Mira, he encontrado esta canción entre todas para ti...

14 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -