...

Posted by : Any R jueves, mayo 21, 2009

Ayer, paseando, vi algo que me atrajo de un modo inexplicable. Y pese a que es una tontería, pese a la ironía, pese a todo lo que pesaba... Decidí que tenía que ser mío. Ahora lo tengo aquí delante... Esperará, como yo, a que pueda ser útil... Quizás algún día...

Ayer fue un día un tanto... Extraño... Tantas cosas... Al mirar hacia atrás lo recuerdo como si fuese mucho más tiempo que 24 horas...

Academia a las 9 de la mañana... ¿Una paloma gorjea o zurea? Ains...

Luego gimnasio. Pierna... Con todo lo que tendría que andar después, la perspectiva se hacía un tanto... Desagrable. Pero como siempre, la Mini-ayuda sienta genial para superar los momentos saturados de testosterona. ¡¡¡Y sin acosador!!! ¿Se cansaría? Hasta le echaré de menos... mmmmm, no, no cae la breva... :P

Luego, corriendo a un restaurante para comer con mi madre y sus compañeras del trabajo, que habían ido a hacer el último tramo del camino de Santiago. Cachondeo, risas, canciones populares gallegas... Entretenido, la verdad. Cada mujer de esa mesa tiene su historia. Mi madre me las fue susurrando, para que entendiese lo increíble que era ver sonreír a cada una de ellas.

Paseo hasta el coche y al aeropuerto a buscar a mi hermano. Me gusta conducir por la carretera al aeropuerto. Más que por la autovía... Allí, fui a comprar unos chicles para mi madre y el hombre de la caja me llamó "caballero". Sonreí, mirando de reojo el tatuaje de mi brazo derecho y cuando se deshizo en disculpas, le comenté que "caballera", valía también. :) A fin de cuentas, soy una princesa caballero, ¿no? Mmmmmm, princesa de cuento de hadas, si lees esto, que sepas que te extraño.

Al volver a casa para pasear al perro (que llevaba todo el día sólo y encerrado en casa), me encontré con un paquete en la puerta. Un paquete de Italia. Ya lo había olvidado... Dolcenera... Sí... Dolcenera... No tenía tiempo para escucharlo, pero abrí el paquete y acaricié las portadas de los discos... Maravilloso...

Fue al subir al centro a hacer gestiones de las que pronto me arrepentiré, cuando lo vi... Me detuve... No pude evitarlo... Y sí... Tuve que hacerlo mío... Mío... ¿Y de alguien más? ...

Luego la vuelta a casa... Vuelta a ti... A ti... Tú... No puedo evitar nombrarte, porque no puedo evitar pensarte...

Y mientras disfruto de ti, una llamada... Danza... Sí... De nuevo... Dios... Tan extraño todo...

Y tú ahí... Siempre ahí... Siempre tú...

(Esto era lo que iba a publicar este medio día, se quedó a medias... Dejé de escribir cuando apareciste tú. Ahora... Sólo mastico la decepción un poco mientras intento convencerme de que no es para tanto... Porque no lo es... No es para tanto... Pero en fin... Se me pasará mañana...)


"Tu sarai per me spazio senza limite"

6 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -