Posted by : Any R viernes, diciembre 26, 2008

Hace mucho tiempo que no encuentro un trébol de cuatro hojas. Hace años, unos 7 u 8, no podía evitar encontrar alguno simplemente bajando la vista al suelo. Pero luego ni buscándolos era capaz de localizar ninguno. No soy una persona muy afortunada y eso lo sé. Aunque como dice siempre mi madre, nadie se acostumbra a ello...

Hace una semana envié mi ordenador a servicio técnico. Volvió el día 23. Menudo regalazo habría sido... si lo hubieran reparado. Ya no sé si llevarlo de nuevo o pasar un poco de todo... Quedármelo como funciona y olvidarme de más.

Ayer fue una noche muy fría. Fui al cine a ver "El intercambio". Una película alucinante. Hacía tanto frío que cuando salimos del cine los cristales del coche estaban congelados. Me pasé unos 10 minutos intentando descongelar la luna delantera, hasta que realmente podía ver. El cristal de la ventanilla de mi lado lo bajé para limpiarlo, pero a mitad de camino volvía a estar empañado. Y mi coche no tenía un gran sistema de aire con el que se arreglase... No me excuso, fui una idiota... En lugar de doblar en la calle en la que lo hago siempre, un Audi me exasperó y tomé otro camino... En lugar de seguir por ese camino, decidí de todas formas tomar un atajo... Paré en el ceda para dejar pasar al Audi exasperante, pero el cristal empañado de mi ventanilla me impidió ver el 306 que venía por el otro lado. Y choqué.

Un bonito regalo de navidad... Alfie ha muerto. Aunque como suele decirse en estos casos: "al menos no nos pasó nada" (salvo a mi acompañante que probablemente tenga un esguince cervical).

Y ahora mi madre sale una hora antes de trabajar porque sabe que no me he tomado nada bien el accidente. Aunque son cosas que pasan. Y no soy tan prudente como me habría gustado... Apenas dormí esta noche... No puedo dejar de pensar todas las maneras en las que podría haberse evitado... Sé que es inútil, intento no hacerlo... Pero mi cabeza mantiene un runrun constante que me impide pensar en otra cosa (además de levantarme un dolor de cabeza bestial, qué putada ser alérgica a las aspirinas...).

Feliz Navidad a todo el mundo (y no va en plan depresivo y con segundas, seguirá gustándome la Navidad).

Es en estos casos en los que esbozo una sonrisa, encojo los hombros y digo: "¿ves como soy gafe?". Porque si no me río de mí misma...


Una sonrisa por Navidad. Yo la regalaré a quien la desee. Biquiños a todo el mundo.

9 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -