Posted by : Any R domingo, noviembre 16, 2008

Cada fibra de mi ser me gritaba: "bésala". Y mi mente me aconsejó sabiamente que la olvidase. No hice caso a ninguna de las dos.

¿Por qué cada vez que creo que podría olvidarte vuelvo a verte y tu sonrisa (siempre dedicada a otras, a mí sólo me dedicas esa mirada de "no puede ser") vuelve a traerme el recuerdo de tu olor en mi piel, de tus labios sobre los míos, de... de todo. ¿Qué cojones me pasa contigo? Como diría Mecano: "me cuesta tanto olvidarte".

Todas las señales me decían que no saliese hoy. Malos rollos por todas partes, tu canción que no dejaba de acosarme en la radio... ¿Cómo no lo vi?

Entonces se abrió la puerta del bar y cuando entró la primera chica de tu grupo me dio un vuelco al corazón. ¿Las conocía? No. Pero a ti sí. A ti... Querría poder desear olvidarte, pero sólo te deseo a ti. Sólo me gustaría besar de nuevo tus labios... Si es que me vuelves loca cada vez que te veo, aunque sólo sea eso, una mirada, un roce.

Llegó un momento en el que me volví loca... Me fui al baño, no aguantaba más. Pensé: "ojalá me siguieras...". Y allí apareciste... No ibas al baño, sólo ibas a verme. Pero te esfumaste de nuevo. Sólo puedo tener de ti roces y caricias furtivas entre miles de miradas que nos ignoran por completo.

Cuando volví, te buscaba desesperada entre la gente, disimuladamente. Pero no pude encontrarte. Y entonces una mano se coló por debajo de mi camiseta. No me hacía falta mirar. Llevé mi mano a la espalda y me la cogiste... Habría dado cualquier cosa porque no me soltases. Mierda... ¿Cómo puedes afectarme tanto? Decidí alejarme suponiendo que era lo mejor para ti. No quería esto... No quería sentir esta vorágine de sentimientos cada vez que estoy contigo. Bueno... Sí quería sentirla, pero... pero... contigo siempre fue un pero. Sabía dónde me estaba metiendo. Fui una ilusa por confiar... Fui una ilusa desde aquel día en que después de la playa me enviaste ese mensaje... Creo que fue cuando realmente me perdí entre tu sonrisa y tus caricias. ¿Para qué? Para no volver a tener más de ti... Curiosamente sigo esperando. Siempre que alguien se me acerca, le vendo un NO certificado de fábrica. Quizás porque te estoy esperando a ti... Quizás porque estúpidamente sigo pensando que mañana llamarás y me dirás que sigues sintiendo por mí ese "algo" extraño que las dos descubrimos al besarnos por primera vez.

No puedo olvidar siquiera la primera vez que te vi. Entré en el bar y tú te diste la vuelta... Me miraste... Daría mi alma por tener esa mirada cada día, cada mañana. Quizás es que soy una niña a tus ojos... Lo soy... No lo sé... Pero querría la oportunidad de quererte, de tenerte, de despertarme contigo al menos una sola mañana. Aunque quizás fuese más aterrador el tenerte a ese nivel y perderte después.

¿Estoy enamorada? Dios... No lo sé... Hace tanto tiempo que no siento nada más que esto que despierta siempre que te veo... Pero por ti, por mí, tengo que olvidarte. Por mucho que Mónica Naranjo me inste a "guardar mi libertad" para cuando quieras venir a buscarme. No vas a venir, lo sé. No sólo porque tengas a alguien ya. Sólo por el hecho de que "el quererte no lo es todo".

Dios... Necesitaba sacar esto fuera. No busco nada de ti, sólo me gustaría entender por qué en un mar de indiferencia eres la única persona que me hace sentir. Y por qué siendo ESA persona no puedo estar contigo...

Any, olvídate. Olvídate... Como dije hoy a una buena amiga, mejor es que me obligue a creer que sola estoy mejor. Duele menos...



Buona notte.

10 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -