Posted by : Any R jueves, noviembre 13, 2008

Tengo miles de pensamientos dando vueltas a mi cabeza. Es una mierda tener la mala costumbre de pensar tanto... Me siento como un grano de arroz perdido en una paella de estas que aparecen en los guiness... Quiero decir, que el mundo es tan grande y yo tan poco importante. A veces me planteo la estupidez que resulta cualquier cosa que haga, pues no va a valer de nada en el transcurso de la vida. Quiero decir... No sé... Porque ya puestos podría no importarme que la gente esté perdiendo su trabajo con la crisis, podría darme exactamente igual que miles de niños mueran de hambre en otros países... Podría simplemente echarme a dormir y dejar de pensar en toda la basura que existe en este pequeño punto del universo. ¿De qué valdrá todo lo que yo pueda hacer hoy, mañana, en toda mi existencia?

Momento metafísico, en fin... El caso es que cada vez que creo que me calmo, descubro que tengo menos claro lo que quiero hacer con mi vida. Recuerdo cuando era más pequeña, con una amiga que sólo sabía muchísimo sobre un par de temas y que envidiaba que yo dominase la base de un sinfín de ellos... Siempre le decía que quería saber un poco de todo en lugar de todo sobre pocas cosas... ¿De qué me valdrá eso en la vida más que para fracasar miserablemente? Ojalá tuviese dinero... Así, sería fácil hacer aquello que me gusta sin preocuparme por tener que "dedicarme" a algo. No tener que conseguir un trabajo y en su lugar aprender a bailar danza del vientre en condiciones; aprender y entrenar la danza en las cuerdas colgantes; mejorar mi flexibilidad y aumentar mi fuerza, moldeando mi cuerpo a base de esfuerzo; escribir, siempre que me apeteciese; dibujar de cuando en cuando; ver todas las series de tv que me interesen, todas las películas, leer todos los libros... Ayudar... Ayudar a todo el que lo necesite si está en mi mano... Viajar...

Tantos sueños y tan poca vida. Tan amplio el horizonte que me da miedo andar...

Empezaré por cerrar los ojos y olvidarme por un momento del futuro. Trabajaré en lo que pueda, ganando una mierda pero suficiente para cumplir con compromisos estúpidos (por ejemplo la factura del móvil). Volveré a las clases de danza del vientre e intentaré trabajar por mi cuenta en casa, intentando mejorar y tratando de expresar lo que siento... Porque me he dado cuenta de que el karate ya no me vale. La disciplina me ahoga... Necesito música, necesito libertad, necesito cerrar los ojos y bailar, olvidándolo todo.






P.S: Para quien se haya preocupado (que siempre pasa), estoy bien, estoy muy bien. Y hoy bailando me sentí genial. Pero de nuevo me he dado cuenta de una verdad inevitable. El motivo por el que nunca escojo un camino al 100% es porque "siempre hay alguien mejor que tú". Y si no puedo ser la mejor, no quiero dedicar mi vida a eso. Me vale sólo con disfrutarlo desde las sombras... Igual que escribir...

8 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -