Posted by : Any R jueves, octubre 09, 2008

Vaaaaaale. Dos puntos antes de continuar con los recuerdos iniciados ayer.

1. Siento haber dejado las cosas a medias. Pero en serio... Necesitaba dormir...

2. Ya tengo trabajo. A ver si puedo defenderme en otros ámbitos.


Y sin más dilación continúo con la historia que se había quedado en un susto: "bu".

Recibí un puñetazo por ese susto. A una de mis amigas no le hizo gracia (era la que iba delante y salió corriendo y gritando por un simple "bu"). Tras esa pequeña inyección de adrenalina, surgió una idea en común. Teníamos el sitio, ¿por qué no hacer un juego de rol en vivo? Así me convertí en la presa, al ser la que tenía un dominio total y absoluto del territorio, mientras los demás se convertían en los crueles cazadores que me perseguirían sin descanso.

Salí corriendo mientras contaban la ventaja. Sólo contarían hasta 100. Necesitaba pensar, necesitaba tiempo, así que me metí entre los caminos que apenas lo parecían y que sólo yo conocía. Volví a la piscina, pero al otro lado. Aprovechando las enredaderas, me oculté junto al muro, en una postura un tanto incómoda que mantuve durante 20 minutos.

Cuando me di cuenta de que moverme sería un suplicio, decidí salir de mi escondite. Y sí, moverme era espantoso. Y además, no tenía ni idea de dónde estaban los cazadores sanguinarios que me perseguían. Quiso la mala suerte que estuviesen justo encima de mí. Así que cuando me di cuenta (antes que ellos) salí corriendo y me acorralé, subiendo al árbol más cercano que encontré. Ninguno de ellos podía competir conmigo. Conocía cada rama de aquellos árboles y por cada una que subiesen ellos, yo subía tres más. Así acabé a unos cinco o seis metros del suelo, tratando de huir. Por supuesto siempre hay alguno de los cazadores que toma la iniciativa y que cree poder seguir a la presa vaya a donde vaya. No faltó alguien así, que pronto me daría alcance si yo no hacía nada. Sin embargo, no podía pasar a otro árbol, pues mis perseguidores estaban a la altura del último cruce entre ramas de distinta raíz. Así que hice lo único que podía hacer para huir: salté.




Bueno, parece que las interrupciones no me dejarán continuar hoy tampoco... Pues lo dejaremos para mañana... Lo siento, pero el deber de buena compi de piso y buena amiga me llama. Tengo que llevar a mi cojito particular al médico. Y cuando vuelva continuaré con otro de los blogs: "Mujeres, Sueños compartidos", que lleva esperando más tiempo. Así que lo siento muchísimo, peeeero... de nuevo: CONTINUARÁ.

6 comentarios por lo de ahora.

  1. Mara says:

    Me gustan los kanjis que ilustran la cabecera. Devuelvo la visita y a ver si puedo repetir.

  2. bimba says:

    O sea que me dejas con la intriga..Uy, uy si no duermo la culpa la tienes tu. Vaaaa, es broma. Me alegro de tu buenas noticias.Besos

  3. Elena says:

    Enhorabuena por ese nuevo curro! Ya verás que sí que te defiendes, mujer... sólo tienes que ver mi caso... de pastelera a administrativa. Si yo he podido, tú más!
    Cuídate. Besos!!!

  4. Ya veo que estás que no paras, lo cual siempre es buen síntoma...ja,ja,ja. Seguiré visitándote. Cuídate!
    Besos multicolores.

  5. Nono says:

    jajaja, esta historia va por fascículos?? si lo hubieras hecho queriendo no te habría salido tan bien.. o si :P
    pues nada seguiremos a la espera, se está poniendo cada vez mas interesante!!
    Saludos muchos!

  6. Tanais says:

    Me parece que me tengo q poner al día con tu blog...no dudes q lo haré...muaks!!!!

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -