Posted by : Any R miércoles, octubre 01, 2008

Bueeeeeeno. Tenía que encenderse la bombillita del Modo Melancólico. Sí, tenía que venir a hundirme un poquito. Eran horas, el subidón de la libertad no podía durar mucho tiempo. Ahora la libertad se me cae encima y estoy deseando una cadena a la que poder agarrarme. Más que nada para no caer más al fondo.

Sólo hay un problema (sí, claro, qué amable, sólo uno...): que no sé lo que quiero. ¿Qué hago? A medida que las puertas se van cerrando, cada vez me cuesta más decidir lo que quiero hacer. ¿Me voy a Barcelona? ¿Valencia? ¿Madrid? No tengo absolutamente nada más que amistades en cualquiera de esos lugares. Muy buenas amistades, pero que no me pueden dar la seguridad que tengo aquí. Normal... A fin de cuentas son amigos, no familia... Y a fin de cuentas, están todos en mi situación o similares. Lástima, era un buen momento para desplegar las alas y probar hasta donde puedo ser capaz de llegar.

Me acaba de dar la pájara... Estoy inscribiéndome en ofertas de trabajo de Valencia. ¿Por qué no? Conozco a gente allí, más de la que conozco en Coruña incluso... Me gusta la ciudad, no es excesivamente caro vivir en ella y sería toda una experiencia. ¿Si saliese algo, por qué no irme a visitar a toda la gente de allí a la que adoro? Y quizás haga lo mismo con Madrid y Barcelona.

Caray... Cómo cambio en media hora de forma de pensar. Soy libre, leñe, era lo que necesitaba. Deja de deprimirte y melancolizarte y lánzate a la vida con los brazos abiertos. ¡Imos aló!

2 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -