Posted by : Any R viernes, octubre 03, 2008

Bueno. Muchos se preguntarán por qué el cambio. No es la primera vez. Probablemente no sea la última. Recuerdo las quejas de que mi blog no se leía. Bueno, quizás ahora sea más fácil. No lo sé. Quizás algún diseñador podría decirme si ha mejorado o ha empeorado la cosa… En principio se quedará así una temporada. Sé que hay quien decía que mi identidad viajaba con las letras de sangre sobre la oscuridad del abismo, pero siempre he querido llegar al mayor número de gente. Así que intento vocalizar en escrito, quizás no suene tan personal, pero mantengo que lo importante son las palabras.

El cambio trata de reflejar un poco las variaciones que se están produciendo en mi vida y en mi interior. Están cambiando tantas cosas, tan deprisa... Como siempre. También he decidido agregar algunas cosas más, como enlaces a otros Blogs y similares. Porque realmente necesito relacionarme con gente, incluso a través de un medio frío y falso como es internet (frío porque no es real; falso porque no acerca a la gente, sino que intensifica la distancia acercándonos a lo que no podemos poseer).

Me siento sola. Da igual que muchos se alcen en armas y me digan que es una estupidez, que tengo a mucha gente que me quiere a mi alrededor. Me sigo sintiendo sola. Por más que algún amigo o amiga me regale algún abrazo, por más que tenga que robar otros cuantos… Me sigo sintiendo sola. ¿Por qué? Joder… Si lo supiese lo habría solucionado, ¿no? Soy un poco tonta, pero no tanto…

He vuelto a hablar sola, lo admito. Cuando no hay nadie en el piso (me niego a llamarle casa por si tengo que abandonarla en breve, dolerá menos de esa forma), me paseo como un fantasma de la sala a la cocina, a mi habitación, recorro el pasillo… Comento estupideces conmigo misma, respondiéndome lo idiota que parezco. Pero lo sigo haciendo. Entonces algún vecino pone la música a tope y me encierro en un mundo de ordenadores y cascos, con la música alta para no escuchar ni mis propios pensamientos.

A pesar de todo la novela avanza a grandes pasos. Se mueve como el ser vivo que por fin me he dado cuenta que es. Pronto publicaré el último capítulo de un fanfic que significó un tímido principio y que será el final más grande al que me haya enfrentado en mi vida. Quizás por eso lo temo y lo rehúyo.

Hoy he vuelto a perderme en los inseguros trazos del lápiz entre mis dedos, dibujando en el papel un rostro de mujer. Hacía tiempo que no lo disfrutaba como hoy, mientras el resto de los habitantes intentaban solucionar un problema de conexión a internet. Ahora tengo las acuarelas aquí al lado, y algo me dice que no podré dormir hasta que las saque y regale a mi personaje algunos trazos de color. Iré pues cuanto antes, porque creo que también necesito perderme un poco en el mundo de los sueños. Porque no recuerdo ninguno últimamente, pero sé que son de lo más agradable que encuentro hoy en día en mi vida. Y por una temporada, me apetece soñar.


P.D: Es curioso que al releer todo esto parezca que estoy triste o afligida. No es cierto. No, no lo es. Sólo estoy cansada. Cansada de nada. Y, por supuesto, el piloto de la melancolía continúa encendido.

9 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -