Posted by : Any R sábado, agosto 23, 2008

Quizás Santiago me entristece. O quizás sólo es la sensación de pérdida que siento siempre que vuelvo. Ya no hay nada mío aquí... O sí... No lo sé.

Quizás es que recuerdo cada olor, asociándolo a una sensación... Y hay ciertos olores que me van a volver loca...

Quizás es que quiero... o quizás no quiero... Y sencillamente alguien entre todo el mundo entiende mis palabras... El resto piensan que he vuelto a abstraerme y a loquear.

Mis manos huelen a humo de tabaco. No, no he fumado. Realmente quiero dejarlo... Y salvo la caída de la semana pasada, lo estoy consiguiendo. Pero hay otro olor... Bajo el humo hay otro olor. Uno que no es desagradable. Para llegar a él tengo que aspirar profundamente... Tengo que concentrarme en una mirada, en una sonrisa, en una voz... Y el tabaco se desvanece... Sólo quedas tú... Tu aroma, pegado a mi piel como a mí me gustaría estar pegada a la tuya.

Ahora ya no puedo renegar de lo dicho, ni puedo ocultarme tras la excusa de que no llegarás a leer esto... Me da igual. Dices que te gusta saber lo que siente la gente... Te allanaré el camino. Lo siento todo. TODO. Siento cada caricia y cada roce contigo, aunque sea por accidente. Siento cada respiración que sale de tus labios; siento tu mirada sobre mí... Y lo que más siento es que no pueda ser... Peeeeero. Es lo que hay.

Pero no pienses que estoy mal. Para nada. Me siento genial. Bueno... Genial tampoco sería la palabra... Simplemente me siento. Y eso es más de lo que puedo decir en otras ocasiones. Hoy sólo tengo sueño, y no tengo miedo de dormirme porque sé que mis fantasías me llevarán contigo. Mientras conserve este pequeño fragmento de tu aroma a mi lado... A pesar del humo de tabaco... Sólo disfrutaré de cada momento que pueda gastar cerca de ti. Eso al menos me está permitido.

Por favor, ni te sientas culpable ni sientas nada malo... Quizás debiera callarme... Quizás no debiera escribir. Pero alguien me enseñó hoy que siempre hay algo que puedes hacer sin importarte lo que piensen los demás.

Es tarde, tengo sueño y me pesan los párpados. No sé muy bien si la que escribe soy yo o esa parte de mí que no quiero dejar escapar a tu lado, porque seguramente se lanzaría en tus brazos y te suplicaría que no la dejases ir. Por suerte o por desgracia soy demasiado racional para dejar suelta esa mitad de mi ser que te anhela con todas mis fuerzas, agotándome cada vez que te veo.

Me voy a dormir antes de escribir más estupideces. Necesito relajarme y dormir hasta que mis ojos quieran abrirse por voluntad propia. Sí, creo que es lo que necesito. Mis sueños me buscan hace tiempo... Y en 4 horas es difícil encontrarme. Voy a verles por fin, a mirarles a la cara y decirles que no me dan miedo, porque me gusta levantarme cada día en esta vida, aunque a veces sea una mierda.


Buona notte a tutto il mondo.

4 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -