Posted by : Any R lunes, mayo 12, 2008

El viernes salí de trabajar con la seguridad de no tener nada de prisa... No volvería a casa de mi madre ese fin de semana. En lugar de eso volví tranquilamente al piso y comí con mi compi. Un par de horas más tarde le acerqué a la estación de tren para que volviese a Santiago.

Cuando volvía, me llamó una amiga. Fui a buscarla a su casa y vinimos a jugar al stepmanía. Tenía que suplir el entrenamiento de karate que me faltó. Y lo hicimos con creces, bailando desde las seis y media hasta las diez. Cenamos, vimos "Frágiles"... De maravilla. Me encanta esa mujer... Va a ser mi profe de surf... ¡¡¡Yuuuuuhuuuuu!!! Es una persona con la que puedo hablar de casi cualquier cosa sin tener que explicársela (salvo cuando hablo de cine... :D).

Nos fuimos a dormir tarde, pero a las ocho y media ya estábamos en pie. Yo tenía un vuelo que coger. Fuimos hasta casa de la princesa de los cuentos de hadas. Entre las dos planearon maquillarme. Pues maquillada que me fui... Y con su talento... Me llevaron al aeropuerto. La princesa se fue, pero mi amiga se quedó conmigo. Estuvimos hablando del surf, de nosotras mismas... de unas vacaciones en Tenerife... Se quedó hasta que tuve que embarcar.

A partir de entonces todos mis recuerdos se centran en el libro que iba leyendo: "Aquí pasa algo raro" de Susana Guzner. No fui consciente de a dónde estaba yendo hasta que no me bajé del avión. Curioso...

La vicepresidenta de mi club me estaba esperando (sí, estamos montando un club de bichos raros y desastres absolutos xD). Nos fuimos a comer a un restaurante Italiano (te debo una, desastre número 2). Luego pasamos el resto de la tarde en su casa viendo pelis.

La noche empezó de maravilla... Yendo a la Groove nos perdimos xD. Digamos que nunca deberías usar las indicaciones del google maps para llegar a ninguna parte. Usa los mapas. Siempre habrá alguien en el coche que lo entienda... xD Cuando nos dimos cuenta de que íbamos en la dirección contraria, La desastre número dos intentó dar la vuelta, y el coche acabó hundido en una zanja... xD Ya nos ves a las cuatro ocupantes restantes empujando para sacarlo. Con tan mala suerte que la zanja era más profunda de lo que parecía... El coche salió, pero nosotras fuimos detrás... A dentro de la zanja. Unas medias rotas, unos raspones y manchas de barro después, volvimos al camino. Nos costó encontrar la fiesta, pero finalmente dimos con ella.

Y allí... Bueno... Menuda noche... Tomamos algo, bailamos house un ratillo, y nos sumergimos por completo en la zona de latino. Allí apareció ella. Estaba con dos amigas, que visiblemente eran pareja. Nos preguntaron dónde estaba el baño antes de desaparecer, dejándola sola. Le habría propuesto que se uniese a nosotras, pero... En fin... muchos ya me conocéis... :P Soy una cobarde... xD Pero la suerte jugó a mi favor y acabé a su lado. Me invitó a bailar, y luego a algo más. Una chica linda, con una sonrisa preciosa, una mirada intensa... Y de Madrid (siempre me pasa lo mismo... xD). Pasé toda la noche sin despegarme de ella. No sé quien enganchó a quien... Pero habia química, eso seguro, algo que creía desaparecido... Química y lo que más valoro... dulzura. Es curioso... Apenas sin palabras, apenas sin algo más que un nombre y una procedencia. Y sin embargo es un recuerdo que ni quiero ni puedo borrar.

Hoy sé un poco más de ella. No demasiado... Pero sí algo más... Tienes razón, princesa, lo curioso que es el destino... Pero no es algo que vaya a explicar aquí... Digamos que este fin de semana fue un cúmulo de mis fallos y errores, pero demostrándome que quizás no lo son tanto...

Salí de la fiesta a las 6. Llegamos a casa de la desastre después de dejar al resto. Me di una ducha, me tomé un café y al aeropuerto. Intenté leer sentada en la puerta de embarque. Pero la cabeza se me caía, así que me paseé un rato, fui al baño, me fijé en la gente que iba llegando... EN el avión no pude evitar dar cabezadas y quedarme algo... traspuesta ( que no dormida del todo... :D).

Sin embargo no acabaría ahí. El avión no llegó a Coruña... Bueno, llegó, pero no tocó tierra. Nos llevaron al aeropuerto de Santiago. Recordé que mi madre estaba de viaje, así que no podría llamarla (y además apenas tenía batería en el móvil). Me apunté los números de gente a la que podía o debía llamar... Pero finalmente decidí lanzarme a la aventura. Me subí al autobús que la compañía nos ponía para llegar al aeropuerto de la Coruña. Fui leyendo todo el camino, salvo la distancia Lavacolla-Sigüeiro, que nunca la había visto.

Una vez en el aeropuerto de Coruña, podía haber cogido el autobús... Pero no me dio la gana, así que me di un paseo de una hora hasta casa. Acabé rebentada, deseando no haber andado nunca, pero contenta y con un subidón de adrenalina necesario para mantenerme despierta el resto del día. Aproveché el tiempo de soledad para ver la quinta temporada de "The L Word". Y pese a los comentarios de mi amiga surfera, a mí sí me gustó el final de temporada. Se habían sentado las bases para todo ello en toda la temporada. Fue agradable ver que no pierdo facultades a la hora de arruinarme las tramas de las series y películas... :D (Eso sí, Balagueró sigue desconcertándome... :D).

Y hoy, aquí de nuevo a las tantas, sin conseguir el orden que necesito para poder levantarme antes cada mañana y volver de nuevo a mi tanda de ejercicios. Hoy fue un día curioso... Incluso metida de reunión tras reunión, fui capaz de terminar el trabajo que me había propuesto. Puede que este fin de semana haya sido bueno para mí. Puede que cierto hecho que cualquiera consideraría sin importancia, haya cambiado algo en mí... O puede que no, pero que me haya ayudado a ver las cosas con más claridad...

Es muy tarde. Y todavía tengo que preparar la comida para mañana (sólo meterla en un tupper... que para variar... hay arroz... :D) En fin, que lo de siempre: buona notte a tutto il mondo.

3 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -