Posted by : Any R viernes, abril 11, 2008

Tantas cosas por hacer... Libros que todavía no terminé, historias que no encontraron su final, dibujos sin hacer... He pensado que tenía todo el tiempo del mundo para acabar los mil y un proyectos que en algún momento de mi vida he iniciado. Pero quizás no tenga ese tiempo...

Cada proyecto inacabado supone una herida abierta por la que voy perdiendo sangre poco a poco... Acabaré desangrada.

Hay ciertas cosas contra las que todavía no me puedo enfrentar (como el final de la novela). Otras son tediosas y cuesta ponerse con ellas (el maldito armario que quizás termine de organizar algún día). Y la gran mayoría requieren de mí una atención que todavía no puedo dar a estas alturas.

Me siento dispersa... Y sin embargo hoy estoy orgullosa de mí misma. Porque conseguí centrarme en algo (en el trabajo, curioso). Me puse las pilas y adelanté todas las tareas que pude, olvidándome de las distracciones que normalmente llaman mi atención... Veamos qué tal se me da mañana.

Ahora me voy a la cama, porque ya es la una y media y me propongo volver a mi horario de antes. Porque a veces la rutina es la que nos salva de esa rabia, ese dolor y ese vacío que llevamos dentro...

Buona notti a tutto il mondo.

Un comentario por lo de ahora.

  1. Amrita says:

    ¿Por qué ver los proyectos inacabados como una herida? Una de las primeras cosas "filosóficas" que aprendí en su momento y que es conocida por todo el mundo es que lo importante no es llegar a la meta, sino el camino que recorremos intentando acercarnos lo más posible a nuestros sueños...

    Mi maestra decía que hay proyectos, sueños y grandes sueños. Y sólo los grandes sueños son los que perviven a lo largo de nuestra vida. Emanan de la fuente misma de la vida y nada puede impedir que los llevemos acabo.

    No sé, creo que todos hemos "Abandonado" muchas cosas en el camino, pero no hay que darle más importancia que recordarlos como algo hermoso que disfrutamos en su momento y que o bien, dejamos para siempre atrás o bien los dejamos a un lado con paciencia y cariño hasta que podamos volver a abordarlos.

    Creo que estás cansada, princesa... Te devolveré un gran consejo que me diste... encuentra tiempo para descansar de verdad. Que llevas una racha llena de sorpresas agradables y desagradables que desgasta.

    Un besito con polvo de hadas para volar un poquitín.

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -