Posted by : Any R martes, abril 08, 2008

Desde la cocina se ve el mar. Por esperar a estas horas tengo que escribir despacito para no molestar a B. O mejor... Un momento que me voy a la cocina...


Listo. De todas formas también tengo que tener cuidado. Los muros de esta casa son de papel... Los vecinos de abajo tienen una gata en celo... La escucho como si estuviese escondida debajo de mi cama. Pero al menos aquí el calentador, la nevera, los coches de la calle y un sonido que no logro identificar, enmascaran el ruido de las teclas y puedo elevar mi velocidad (sino corría el riesgo de dormirme sobre el teclado).

En fin, había decidido escribir todas las noches, pues aquí estoy. Una noche más, con el cuerpo dolorido de estar sentada. Una vez más ante una pantalla... Crecí con las grandes historias del cine. De niña quería ser Indiana Jones hasta que conocí a Xena... Pero ella era un retazo del pasado... ¿Quién podía ser entonces? Con el tiempo empecé a plantearme que no importaba quién fuese, si podía escribir historias... ¿Pero y si no puedo? ¿Tiempo? Tengo, no mucho, pero el suficiente. ¿Entonces? No lo sé... Siempre hay gente en el msn, hay cosas que ordenar, hay series y pelis que ver... Mierda...

Odio sentirme así cuando cae la noche... Refugiarme en los sueños en busca de todo aquello que no tengo en la realidad... Por eso duermo poco, porque cada día que sueño me resulta más complicado levantarme y dejar atrás mis fantasías. A veces se vienen conmigo y vivo un día casi mágico.

Soñé contigo, princesa. Y hoy me pasé el día sintiendo tu presencia. Hasta ese momento en que nos encontramos frente a frente, en el que llegué a asustarme, porque también estaba pensando en ti... La tarjeta entre mis cosas... No lo sé... Hoy, en definitiva, fue un día dedicado a pensarte.

¿Y la noche? ¿Qué trae esta noche? Sueño, muchísimo, estoy rendida. Pero no quiero irme a dormir... No quiero soñar porque luego me veré obligada a despertar... Igual que en la vida prefiero vivir lo que sea, aunque luego duela, con los sueños... Rozar el cielo para caer después... Es un jodido infierno. Tengo ganas de salir de aquí. De Coruña, de Santiago, de todo, de la vida en general. Me gustaría soñar, indefinidamente... Hasta que mis sueños se convirtiesen en una nueva realidad de la que acabaría queriendo escapar también...

¿Por qué tengo la capacidad de pensar? ¿Por qué puedo cuestionarme todo lo que me rodea? Sería más feliz si fuese una idiota con un mundo reducido a 10 km a su alrededor... Pero desde siempre estiré los dedos hacia donde quieran ir, lo más lejos que lleguen... Sin darme cuenta de que luego no puedo mover el cuerpo hasta allí... Estoy atrapada en esta realidad. Y sólo se me permite entrever la libertad cada noche, en mis sueños...

Empiezo a perder el hilo... Es hora de dormir. Y que sea lo que los dioses de los sueños (Morpheo y compañia) deseen para mi solitaria noche. Ciao a tutti.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -