Posted by : Any R miércoles, marzo 05, 2008

Pensé que me había quedado sin lágrimas hace un par de años, que ya sólo salían cuando la situación era demasiado sombría como para afrontarla de otra manera... Pero últimamente... Bufff... Comenzó la cosa con "Ahora o nunca" (para quien no la haya visto se la recomiendo, pero que se lleven la caja del clinex si tienden al moco fácil, que sino es un poco incómodo). Me pasé todo el final de la película llorando como una descosida, sintiendo cómo las lágrimas resbalaban por mis mejillas de forma incontenible. Lo primero que hice al llegar al piso de C. fue mirarme en el espejo. Seguiré diciendo el resto de mi vida que lo más hermoso que puede haber en el mundo son los ojos llorosos de una mujer.

La siguiente vez fue en casa de mi madre, sola, mientras leía el último libro de Harry Potter. No contaré qué pasó, por si alguien lo está leyendo y le desmonto algo... Pero llegué a un punto del libro en el que acabé riéndome a lágrima viva, porque me hacía demasiada gracia que las lágrimas se me escapasen solas por un motivo tan estúpido. También en ese momento corrí al baño, a lavarme la cara, y no pude evitar sonreir al ver mis ojos.

Pero entonces me dio por recordar la última vez que me había pasado algo así. Fue con el final de Xena. Recuerdo haberle mandado un sms a alguien... Alguien que luego pasó a ser muy importante en mi vida... Alguien que se acercó y se alejó tan rápido que apenas me dio tiempo a respirar a su lado... Y ahora, últimamente, no soy capaz de pensar en otra cosa que no sea ella... MIERDA. ¿Por qué cuando creo que olvido las cosas vuelven para darme una bofetada y constatar que no se irán jamás?




- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -