Posted by : Any R martes, enero 22, 2008

En distintos momentos de mi vida, me he encontrado con diversas cosas vetadas, prohibidas... Ahora no es una excepción... En ocasiones fueron lugares:

- No vayas al monte tú sola. Te puedes perder, puedes encontrarte algún animal que te ataque, puedes caerte...

Más tarde, vas creciendo y en lugar de prohibirte lugares, te prohiben actos:

- No lleges tarde a casa. No toques eso que lo pudes romper. No le peques a tu hermano...

Y a medida que creces más, terminan prohibiéndote hasta comer cierto tipo de cosas, o algunos hábitos:

- No beba alcohol. No fume. No coma alimentos con grasas saturadas.

Y finalmente, te acostumbras tanto a las prohibiciones, que eres tú misma quien te las impones.

- No debería ir por ese callejón de noche. No debería haberme acostado con aquella tía. No debería fumar...

Y sobre todo...

- No, no te fijes en ella. Ella está prohibida.

Quizás aprendemos a defendernos. Quizás cada vez tenemos más miedo. O quizás, y sólo quizás, por mucho que nos prohiban las cosas, seguiremos yendo a aquellos lugares, seguiremos haciendo lo mismo, seguiremos con nuestros malos hábitos y sí... quizás algún día yo me atreva y ella quiera...



Porque en ocasiones... te encariñas demasiado con lo prohibido... Sólo por no ser accesible...

4 Responses so far.

Leave a Reply

Deja tu huella para que no camine sola.

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -