Archive for 2018



Arranco con asco cada prenda que cubre mi piel. Cuesta, porque se pega a ella como si prácticamente se hubiera fundido... Con el calor de la ira y la frustración pueden hacerse milagros. O maldiciones. Llámalo como quieras.

Los zapatos pesan más de lo que han llegado a lastrarme jamás las botas tras más de 12 horas seguidas al pie del cañón. Al dejarlos en la taquilla, es como si se hudiese hasta el infierno. O hasta el mismísimo centro de la tierra, donde el magma espera para cargárselo todo.

Cierro casi de un portazo, pero la manga de una camisa blanca lo impide. Siempre hay un traje más incómodo que parece querer que me comporte correctamente. No entiende que soy incapaz de doblegarme a la estupidez.

Giro las llaves y la bola de dragón tintinea contra el metal. Contengo la respiración. Todavía faltan inmensos minutos para sentirme a salvo. No es mientras salgo del vestuario, los monstruos también acechan en las profundidades. Tampoco es tras el primer tramo de escaleras, ese es su territorio de caza. Ni siquiera cuando mis deportivas mascan el asfalto a la salida, cuando mi mano se refleja en el cristal de la garita al despedirme. Es cuando cruzo. El paso de zebra me transforma en una suerte de equino salvaje, libre. Pienso en otras cosas, el espeso fuel que cubría mi cuerpo se va desintegrando y cae un poco más con cada paso.

Apenas queda nada de él cuando el chico del bar me saluda (sin importar cuánto cambie, siempre me reconoce), llevándose la mano a la cabeza, recordándome la parte positiva de mis desvelos.

Las escaleras vuelven a introducirme bajo tierra. Y cuánto más abajo, más libre me siento. Cuando abro la cremallera de la mochila y tomo entre mis brazos las letras de otros, cuando me pierdo en mundos ficticios que no son los míos... Ahí, precisamente ahí, es donde mi realidad se desvanece y comienza a crearse algo distinto.

Doble vida

Posted by : Unknown 0 Comments
 
A veces me siento un poco así, como esa flor que alguien se ha molestado en arrancar, pero que no ha cumplido mayor propósito que terminar su vida sobre las baldosas de la acera.
 
Me sé la teoría. Me sé que lo que vale una persona radica en sí mismo, en su interior, sus principios, sus creencias... Y no en el valor que los demás quieran darle. Pero es difícil mantener las ideas firmes cuando te arrancan, te admiran de cerca como si no valieses la pena y, finalmente, te dejan caer al suelo para que te pudras en el borde del camino.
 
Por suerte, estas actitudes a mi alrededor, coinciden con un momento en que me siento más fuerte que hace un año, incluso que hace unos meses. Por suerte, a pesar de que me afecte, no me rompe los esquemas ni me obliga a frenar el cambio que llevo desde enero imprimiéndole a mi vida. Por suerte, los obstáculos ya sólo me hacen perder el equilibrio y no terminan con mis rodillas magulladas tras caer al suelo.
 
He caído, me he levantado y me he hecho más fuerte. Gracias a este proceso, a pesar de que en mi día a día haya quien se encargue de intentar convertirme en un cero a la izquierda, tengo la entereza y la capacidad suficiente como para poner una coma y convertirme en la parte entera de un decimal.

Desechada

Posted by : Unknown 0 Comments
 
Van y vienen. Las ideas y las ganas. Pocas veces vienen en el momento en que dispongo de tiempo y medios para reproducirlas. Hoy no es el caso. Pero algún día lograré que coincida.
 
Hace tiempo que le doy vueltas a la posibilidad de compartir mi alma de diversos modos. Supongo que es esa sensación de que, si no subes al tren, lo pierdes. Pero me falta valor. O quizás constancia. O puede que me sobre pereza. O que todavía valore demasiado mi identidad digital y no quiera ponerla más en riesgo de lo que ya lo está.
 
Mientras, retomo las viejas costumbres a golpe digital (de golpear furiosamente con los dedos la pantalla del móvil), regreso a la palabra escrita que tanto me ha ayudado en otras ocasiones. Terapia de vomitona literaria (subiéndome a la moto de que mis palabras lleguen al nivel de la literatura).
 
Voy poco a poco estructurando mi vida y mi propio interior. A veces, es un armario organizado, tirar cosas que ya no sirven, rompiendo el apego al pasado fútil e inútil que no hace más que frenarme los pasos. Otras veces, es buscar aquello que me ha hecho feliz e intentar desatarlo de nuevo. Hoy toca un pequeño escupitajo, mañana quizás pueda ser una entrada a la semana, incluso puede que me anime a la moda del vlog...
 
Nunca sabrás a dónde pueden llevarte tus pasos si no comienzas a caminar. Miro hacia los lados, sigue acechando el peligro. No importa, suspiro, me armo de valor y levanto la pierna derecha, precisamente la que me duele estos últimos días. La empujó hacia adelante con cierta timidez aprendida que no consigue frenarme lo suficiente. Y, con delicadeza, poso la suela de mis botas en el pavimento, iniciando con ello una reacción en cadena que me estremece hasta el alma.
 
Un primer paso. Un intento de programar una continuidad y una vida distinta a la que he llevado estos últimos años. El primer paso.

Programada

Posted by : Unknown 1 Comment

- Copyright © Confesionario Digital 4.0 - Diseñado por Any R -